Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El nuevo director de la FAO es un hombre cercano a Lula da Silva

José Graziano da Silva, de Brasil, se impuso frente a su adversario español, el ex ministro de Exteriores Miguel Ángel Moratinos
dom 26 junio 2011 12:44 PM
Reuters
Brasileño-FAO-Reuters Reuters

El brasileño José Graziano da Silva fue elegido este domingo director general de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) por 92 votos, frente a los 88 votos obtenidos por su adversario español, el ex ministro de Exteriores Miguel Ángel Moratinos.

José Graziano da Silva, nacido en 1949, que sucederá en el puesto al senegalés Jacques Diouf, tomará posesión de su nuevo cargo el 1 de enero de 2012.

En la primera ronda de votaciones, José Graziano da Silva sacó cinco puntos de ventaja al ex ministro de Exteriores de España, ambos muy por delante de los demás cuatro candidatos al cargo de director general de la FAO.

Graziano da Silva obtuvo 77 votos, seguido por Moratinos con 72, el indonesio Indroyono Seoselio con 12, Franz Fischler de Austria con 10, Abdul Latif Rasih de Irak con 6 y Mohammad Saeid Noori de Irán con 2.

Poco después, los representantes de Indonesia, Austria, Irak e Irán se retiraron de la pugna por el puesto con lo que las delegaciones de su entorno resultaron decisivas a la hora de repartir esos votos entre los dos candidatos.

La reñida batalla entre ambos candidatos alcanzó su cota máxima tras la primera votación, en el tiempo de receso de 30 minutos que pidió Brasil, durante el cual los diferentes grupos establecieron sus estrategias de votos.

Publicidad

Fuentes del gobierno español manifestaron a EFE su "malestar por la decisión de la mesa de la presidencia de la FAO de conceder a Brasil un receso de 30 minutos".

"Según el reglamento de la FAO, no se puede interrumpir una votación ya comenzada, por lo que desde el Gobierno denunciamos la pirueta de Brasil, que consideramos ilegal".

El representante de Hungría protestó por el receso ante la mesa electoral, y el asesor jurídico de la FAO aseguró que no se realizó en ese momento propiamente una votación, sino cuando terminó la primera ronda.

Mientras Moratinos se reunía en el receso con el grupo europeo, el grupo de los 77 países no alineados hacía lo propio y se decidía a votar en bloque a favor de uno de los candidatos.

El hasta ahora subdirector de la FAO, José Graziano logró hacerse con el triunfo gracias también a muchos votos de Latinoamérica que se volcaron en conjunto con el aspirante brasileño, a excepción de México, que lo ha hecho por Moratinos.

Graziano, que ha ocupado cargos de la FAO en América Latina, contó en los días anteriores a la votación con un gran equipo diplomático que abordó temas comerciales con los países miembros para el caso de que resultara elegido.

En la 37 Conferencia de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación se encontraban presentes 180 delegaciones de países miembros que votaron en secreto, de las 191 previstas, y no se registró una sola abstención.

El nuevo director de la FAO, cercano a Lula

José Graziano da Silva, nacido en 1949 en Urbana, Illinois, Estados Unidos, tras una larga experiencia en la FAO logró coronar su carrera con su elección este domingo como director general de esta organización.

Como subdirector general de la FAO fue uno de los seis candidatos a suceder a Jacques Diouf como director general, junto al exministro de Exteriores de España Miguel Ángel Moratinos, a quien ganó por 92 votos frente a los 88 conseguidos por el español.

De nacionalidad brasileña e italiana, es licenciado en Agronomía y Máster en Economía Rural y Sociología por la Universidad de Sao Paulo y doctor en Economía por la Universidad Estatal de Campinas.

Posee títulos post-doctorales en Estudios Latinoamericanos y Medioambientales por el University College de Londres y la Universidad de California, respectivamente, y ha ejercido como profesor agrónomo experto en medio ambiente y rural.

Desde 1977, Graziano da Silva ha dedicado sus esfuerzos a cuestiones relacionadas con el desarrollo rural y la lucha contra el hambre.

En 2001 pasó a coordinar la formulación del programa Hambre Cero en Brasil, lo que le valió para que en 2003 el presidente Luiz Inácio Lula da Silva le nombrara ministro extraordinario para la Seguridad Alimentaria y la Lucha contra el Hambre.

Publicidad
Publicidad