Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Obama condecora a Robert Gates en ceremonia de despedida en el Pentágono

Obama reconoció la labor desarrollada por el secretario de Defensa y le impuso, por sorpresa, la Medalla Presidencial de la Libertad
jue 30 junio 2011 03:17 PM
Reuters
Obama-Gates-REU Reuters

El secretario de la Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, se despidió este jueves del cargo con honores casi reservados a grandes estadistas, en una pomposa ceremonia militar en la que se le impuso la máxima condecoración presidencial.

El mandatario estadounidense Barack Obama, con el que ha colaborado muy estrechamente en la estrategia para las guerras de Iraq y Afganistán, reconoció la importante labor desarrollada por Gates y le impuso, por sorpresa, la Medalla Presidencial de la Libertad.

En una ceremonia celebrada en el predio del Pentágono, en la que se disparó una salva de quince cañonazos, Obama elogió el "sentido común y la decencia" del político, a quien se refirió como un "humilde patriota estadounidense".

Gates "es un hombre al que he aprendido a respetar", dijo Obama, quien aseguró que no sólo ha sido uno de los secretarios de Defensa más duraderos, "sino también uno de los mejores".

Destacó además que "ha sido ejemplo de una persona en la que el deber ciudadano prima sobre el interés partidista", por su capacidad para trabajar con demócratas y republicanos.

Gates, de 67 años, fue nombrado secretario de Defensa a finales de 2006 por el entonces presidente republicano George W. Bush, y tras las elecciones del 2008 su sucesor, Barack Obama, le pidió que permaneciera en el cargo.

Publicidad

Es el único secretario de Defensa en la historia de Estados Unidos que sobrevivió a un cambio en la Casa Blanca.

"Éstas son virtudes que necesitamos hoy más que nunca", dijo Obama, sobre quien se ha convertido en uno de sus más íntimos colaboradores.

Gates concluyó hoy cuatro décadas de servicio público, durante las que trabajó para los gobiernos de ocho presidentes diferentes, la mayor parte desde la Agencia Central de Inteligencia (CIA), donde estuvo casi 30 años, y de 1991 a 1993 como director.

Precisamente será sustituido a partir de mañana en el Pentágono por el hasta hace poco director de la CIA, Leon Panetta.

Gates llegó al Pentágono en noviembre del 2006, un momento difícil, pues el partido republicano acababa de sufrir un revés electoral y debía sustituir a Donald Rumsfeld, a quien entonces se vinculaba con la estrategia de invasión de Iraq.

Gates aceptó el cargo y puso en marcha una nueva estrategia para el conflicto iraquí promovida por el general David Petraeus, que consistió en un aumento rápido de las tropas estadounidenses y la colaboración con milicias sunis para erradicar a grupos vinculados a Al-Qaeda.

También se le atribuye el cambio de estrategia en la guerra de Afganistán, donde pronto comenzará la retirada de tropas de Estados Unidos.

Tanto Obama como el jefe del Estado Mayor Conjunto, almirante Michael Mullen, se refirieron hoy al esfuerzo de Gates para reestructurar las Fuerzas Armadas y para dotar a las tropas en zonas de guerra con equipos y transportes más adecuados para protegerse de los explosivos empleados por los insurgentes.

A Gates le tocó también poner en marcha un cambio en la política oficial de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos hacia sus miembros homosexuales.

Desde 1993 la participación de homosexuales en la vida militar estuvo regulada por la política de "no se pregunta, no se dice", bajo la cual podían ser despedidos si se conocía públicamente su orientación sexual.

En 2010 el Congreso finalmente aprobó la legislación que permite la participación abierta de homosexuales en las Fuerzas Armadas y Gates ordenó de inmediato que se pusieran en marcha programas de mayor educación para la tolerancia entre los militares.

Otra de las tareas que ha desarrollado Gates ha sido el recorte del presupuesto de Defensa, que representa el 25% del presupuesto general de Estados Unidos.

Gates identificó áreas del presupuesto militar donde se podrían ahorrar hasta 78,000 millones de dólares en los próximos diez años, pero ahora le corresponderá aplicar ese plan de austeridad a Panetta, quien fue director de la Oficina de Presupuesto bajo la presidencia de Bill Clinton.

Publicidad
Publicidad