Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La premier electa en Tailandia revisará los cargos contra su hermano

Yingluck Shinawatra, la primer ministra electa de Tailandia dijo que abrirá una comisión para investigar a su hermano, exiliado en Dubai
lun 04 julio 2011 11:18 AM
Tailandia - premier electa - Yingluck Shinawatra
Tailandia - premier electa - Yingluck Shinawatra Tailandia - premier electa - Yingluck Shinawatra

La mujer electa, por primera vez, como la premier de Tailandia, Yingluck Shinawatra , dijo este lunes que las autoridades reabrirán una investigación sobre su hermano, el ex primer ministro Thaksin Shinawatra, quien fue acusado de corrupción luego de verse obligado a dejar la oficina.

El partido de Yingluck Shinawatra, el Pheu Thai, dominó las elecciones generales del país el domingo, ganando 265 lugares en un parlamento de 500 miembros. Fue una victoria mayoritaria para un partido que alguna vez encabezó su hermano, quien fue exiliado luego de que un golpe de estado militar lo hiciera abdicar en 2006. Él dejó el país dos años después, luego de ser condenado por cargos de conflictos de intereses. Fue sentenciado, en ausencia, a dos años de prisión .

En su primera entrevista con un medio internacional luego del conteo de votos, Shinawatra le dijo a Sara Sidner de CNN que ella no alentaría a su hermano, quien vive en Dubai, a regresar a Tailandia a cumplir su sentencia. Comentó que no sabía si su hermano fue acusado erróneamente, pero que una comisión de la verdad y la reconciliación planea revisar su caso junto con el de otros.

Mientras tanto Thaksin Shinawatra habló el lunes acerca del estatus de su hermana como la nuevo primer ministra.

Publicidad

"Estoy orgulloso y confío en ella", le dijo a reporteros en Emiratos Árabes Unidos.

Cuando le preguntaron si espera que su hermana aclare las cosas para su regreso, el ex primer ministro dijo: "Regresar a casa no es una preocupación. No es una prioridad alta. La prioridad es que regrese la conciliación".

Muchos esperan que la elección general del domingo, la primera desde 2007, ponga un fin a años de disturbios entre las dos facciones políticas, los cuales llegaron a su cenit el año pasado con manifestaciones mortales.

Las tensiones entre el Partido Demócrata y el partido Pheu Thai, que mostraron divisiones profundas en la sociedad tailandesa, irrumpieron en 2010, con protestas en contra del gobierno del primer ministro Abhisit Vejjajiva lo que llevó a un enfrentamiento militar. Más de 90 personas murieron y cientos fueron heridas.

Luego de los motines , el gobierno tailandés prometió trabajar hacia un proceso de reconciliación nacional para sanar las divisiones políticas y de clase, aunque la división entre los dos grupos sigue siendo amplia.

Los otros partidos de coalición incluyen Chart Thai Pattana, Chart Pattana Puea Padin, Palang Chon y Mahachon.

"Ahora tenemos un buen número de 299 representantes", dijo Yingluck Shinawatra. "Es suficiente para tener estabilidad para servir a los tailandeses".

El Partido Demócrata de Tailandia ganó 159 lugares, dijo la comisión electoral del país estel lunes, aunque los resultados oficiales no han sido publicados.

Abhisit, el primer ministro, anunció que dejaría el cargo al perder en las urnas.

"Cuando comparamos los resultados de la elección de 2007 con la de este año, tenemos menos votos", dijo Abhisit a través de la agencia de noticias tailandesa, MCOT. "Creo que debemos asumir esa responsabilidad, así que hoy decidí renunciar del puesto líder del partido (Demócrata), y dejaré que el partido elija a un nuevo líder en 90 días".

Yingluck Shinawatra dijo el lunes que la reconciliación es "una labor urgente por venir". También dijo que su principal prioridad sería "ayudar a la gente con su situación económica".

La bolsa de valores tailandesa subió más de un 3 %, o 33 puntos, en la apertura del lunes.

La elección tuvo una participación de más del 70 %, dijo la comisión electoral del país.

"Felicitamos a la gente del Reino de Tailandia, nuestro viejo amigo y aliado, por su participación amplia en las elecciones parlamentarias del 3 de julio", dijo la vocera del Departamento de Estado de Estados Unidos, Victoria Nuland, en una declaración.

Thaksin sigue siendo una de las figuras políticas más polarizadas. Incluso lejos del país, él ha sido un tema de discusión durante la elección y luego de sus resultados.

Él todavía niega las acusaciones que llevaron a acusarlo por corrupción en 2008.

Los críticos de Yingluck Shinawatra están preocupados de que ella hará lo que dicte su hermano, algo que ella ha negado.

Antes de que diera su discurso de victoria, su hermano compartió sus comentarios desde el exilio en Dubai.

"Pues, le diría que realmente quiero volver, pero debe esperar para el momento adecuada y la circunstancia correcta", le dijo a reporteros.

Pero el lunes, Thaksin Shinawatra dijo que su regreso dependería de la reconciliación.

"Si regresara, sería una parte de la solución", le dijo a reporteros. "No deberé ser parte de los problemas".

Apuntó que él no es el líder del partido, sino su hermana.

El partido Pheu Thai apoya fervientemente al ex primer ministro y lo quiere devuelta. Pero los llamados "Camisas Amarillas", un grupo que lo obligó a dejar el poder, dijo que hará lo posible por evitar que eso suceda.

Yingluck Shinawatra dijo que ella no le dará un tratamiento preferencial a su hermano.

"No puedo hacer nada especial por mi hermano", dijo, añadiendo que se apegará al "estado de derecho".

Thaksin dijo que a la primera ministra la falta experiencia política real podría ayudar en el proceso de reconciliación.

A veces, dijo, "necesitas empezar de cero. Si tuvieras a gente con mucho bagaje político en una reconciliación, sería difícil".

Pero muchos electores tailandeses están más preocupados con temas económicos, queriendo que su ligereza reduzca la brecha entre lo que ganan y los costos de vida en aumento.

"La educación gratuita es buena, el cuidado de los adultos mayores también. De hecho todas las políticas de los partidos son buenas, la pregunta es si ellos las implementarían", dijo Banorn Achriyawatkul mientras trabajaba afuera de una casa.

Luego de que la corrieran de su trabajo como secretaria, la madre de cuatro ahora busca la forma de resolver sus problemas económicos como vendedora de comida en la calle.

Pese a la animosidad entre ellos, los dos partidos más importantes han hecho promesas similares a la gente: una mejor economía, educación gratuita y un incremento al salario mínimo, exactamente lo que muchos electores quieren escuchar.

Pero los analistas dicen que estos programas extravagantes costarán más de lo que Tailandia puede gastar. 

Supong Limtanakool, del Centro de Estudios Estratégicos de la Universidad de Bangkok, dijo que ambos partidos hicieron grandes promesas que no podrán mantener. Consideró que Tailandia tendría "que gastar algo entre 1.5 billones de bah a 7.5 billones de bah (entre 49,000 millones a 244,0000 millones de dólares) con sus programas extravagantes, lo cual es cinco veces el presupuesto nacional. Es decir, estaríamos quebrados en un año", dijo.

Publicidad
Publicidad