Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Un alcalde de Montana presiona por respuestas al derrame de petróleo

Las inundaciones que afectan al estado dificultan las labores de limpieza del derrame de petróleo en el río Yellowstone
mar 05 julio 2011 12:54 PM
Yellowstone - río - derrame crudo
Yellowstone - río - derrame crudo Yellowstone - río - derrame crudo

El gobernador de Montana batalló por respuestas del por qué no se habían destinado recursos adicionales para limpiar el río Yellowstone, días después de que cientos de barriles de crudo se filtraran a las aguas, luego de que se rompiera una tubería.

ExxonMobil reportó la noche del lunes que más de 280 personas han cubierto el área cerca de Billings, incluyen a trabajadores de la compañía petrolera, con base en Texas, y la compañía ambiental Clean Harbors. El gobernador Brian Schweitzer le dijo a CNN que su esfuerzo ha sido "bastante bueno" hasta ahora, incluso cuando criticó que la velocidad y comprensión de la respuesta.

"No están todos los bienes que queremos aquí y vamos a descubrir por qué", dijo.

Publicidad

El gobernador señaló que "hace un año, casi a diario", un anfitrión del estado, condado y agencias locales tuvo un "simulacro de derrame del oleoducto" de perforación en el río Yellowstone. Muchas de esas organizaciones, incluyendo Montana Fish, el departamento de Vida Silvestre y Parques, el departamento estatal de Calidad Ambiental y varios oficiales del condado de Yellowstone, están involucrados en el esfuerzo en el sur del estado.

Las crisis comenzó el viernes pasado, cuando ExxonMobil reportó que de 750 a 1,000 barriles (121,000 a 160,000 litros) de crudo salieron por una grieta de una de sus oleoductos en el río Yellowstone en Laurel, a unos 26 kilómetros al suroeste de Billings. La compañía dijo que cerró la línea en cosa de minutos, pero no antes de que las toxinas vertidas en el agua dejaran un olor de petróleo "bastante fuerte" en el área, de acuerdo con el ranchero de Laurel, Lloyd Webber.

Los niveles de agua históricamente altos y las corrientes han dificultado las cosas para tratar de limpiar el derrame. El sábado, por ejemplo, los niveles cerca de Billings llegaron a su tope para la temporada a 4 metros, casi 30 centímetros por arriba de que se inunde, de acuerdo con el Servicio Geológico de Estados Unidos.

Mientras que las condiciones del agua ayudaron a diluir la derrame petrolera, también les dejó pocas opciones a los trabajadores de limpieza. Duane Winslow, el director de servicios de emergencia del Condado de Yellowstone, dijo el domingo que el equipo había sido forzado a trabajar desde el borde por temor a ser arrastrados por el agua.

"Es demasiado peligroso hacer cualquier cosa en el río, el poner cualquier tipo de barco o cualquier cosa", dijo Winslow.

ExxonMobil dijo el lunes que muchas de las áreas permanecen inseguras, añadiendo que tiene ocho barcos listos si las condiciones mejoran.

En términos de evacuaciones, la inundación continua afectando a la gente en la región, en gran parte debido a los efectos residuales del derretimiento de capas de nieve masivas. A cerca de 200 residentes les ordenaron salir el viernes en la noche, y luego se les permitió volver en la mañana, debido al derrame de crudo. Eso es significativamente menos que los cientos que han sido forzados a dejar sus hogares debido a la persistente inundación en el área.

"No hemos visto tantos problemas aquí y en los alrededores (debido al derrame)", dijo Nathan Hammond, quien trabaja en las zonas para acampar en el río Yellowstone en Billings. "Pero sí ha habido un problema grande por la inundación".

ExxonMobil reportó en una declaración que ha recibido 94 llamadas a sus teléfonos disponibles para la comunidad hasta el lunes por la noche, 36 de ellas provenientes de propietarios que reportaron que había petróleo en su tierra.

La corriente continuó moviéndose hasta Yellowstone, llevando todo tipo de escombros, como un árbol de 76 centímetros de diámetro que reportó Schweitzer. Aunque no se ha realizado una determinación oficial sobre qué causó la ruptura del oleoducto, el gobernador dijo que es fácil ver los peligros que presentan las aguas rápidas. (Cualquier oleoducto construido ahora, apuntó, debe estar debajo del manto acuático en orden de prevenir este tipo de incidentes).

El lunes, los niveles de agua en Billings bajaron a 3.7 metro, lo cual coloca a Yellowstone a un nivel debajo de una inundación. Esto ayudó a que menos arbustos y troncos fueran arrastrados al río. Pero las aguas residuales también han dejado charcos de "petróleo pesado", dijo Schweitzer.

El gobernador dijo que es prematuro minimizar el impacto del derrame al comentar, por ejemplo, que "sólo" ha afectado 16 kilómetros del río. Su temor es que la abundancia de peces, aves y animales en el área, que está a 160 kilómetros río abajo del Parque Nacional de Yellowstone, pudiera afectarse en el corto y largo plazo.

"Mi principal preocupación son esos 1,000 barriles", dijo Schweitzer. "No puedes verter (tanto petróleo) a un arroyo prístino de truchas sin causar daños a las pescaderías".

Además de los peces, el área es casa a gansos canadienses, patos, águilas pescadoras, nutrias y águilas calvas, dijo Charles Preston, un ecologista y un biólogo conservacionista quien dirige el Museo de Historia Natural de Draper. Las aves, en particular, podrían morir directamente o indirectamente cuando cacen peces. En el largo plazo y dependiendo de factores como la cantidad y naturaleza del derrame, las toxinas podrían matar insectos, lo cual podría tener un efecto dominó en la "industria pesquera multimillonaria", dijo.

Preston añadió que, además de las consecuencias al corto plazo, "podría tomar años entender realmente el impacto de este derrame".

Yellowstone es el río más largo de la nación sin una presa, una ventaja para los esfuerzos de limpieza por el constante fluir del agua hace que las toxinas se diluyan, pero negativo porque cualquier efecto nocivo podría esparcirse al río Missouri y sus afluentes, dijo Preston.

Más de 14,630 metros de barreras flotantes y 2,300 almohadillas absorbentes han sido usadas para absorber el petróleo, mientras que "camiones aspiradores" y tanques han sido posesionados cerca para transportarlos del lugar, de acuerdo con ExxonMobil. La compañía dijo que la calidad del aire y el sistema de aguas municipales también están siendo monitoreados, mientras que aviones realizan vuelos rutinarios encima del río para detectar estanques de petróleo. 

David Eglinton, un vocero de ExxonMobil, dijo que la compañía está comprometida con mantener su curso y estudiar los efectos a través de todo el curso del río. Eso incluye revisar la calidad del agua río abajo hasta la ciudad Miles (232 kilómetros) y Glendive (357 kilómetros) del lugar en donde se originó el derrame.

"Nos quedaremos ahí hasta que sea necesario", dijo. 

Schweitzer también prometió que las agencias del gobierno harán lo propio y no descansarán hasta que el trabajo de limpieza esté completo y otros temas relacionados, incluyendo el costo del esfuerzo, un recibo que irá a las compañías petroleras, estén resueltas. 

"Todos en Montana trabajarán duro hasta que esto termine", dijo el gobernador.

Publicidad
Publicidad