Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Una aventura por los caminos de Camboya, tierra de los templos milenarios

La ciudad de Angkor ha resistido el paso del tiempo y guerras para mostrar al mundo tesoros que dan testimonio de una rica herencia cultural
dom 10 julio 2011 09:44 AM

Elevándose majestuosamente sobre la selva y, a veces enredados en sus gigantescas raíces, los templos de la antigua ciudad de Angkor, en Camboya, han provocado admiración desde hace siglos.

La joya de la corona de Angkor es el impresionante templo de Angkor Wat, construido en el siglo XII, y del que se dice es una réplica en miniatura del universo en piedra. Adorna la bandera de Camboya, tarjetas postales y un sinnúmero de carteles, por lo que se ha convertido en sinónimo del pequeño país del sudeste asiático.

Y a pesar de que la herencia cultural de Camboya sufrió terriblemente a manos de los miembros del Jemer Rojo , Angkor fue descuidada pero no destruida, y la UNESCO la nombró Patrimonio de la Humanidad .

Ahora Angkor es un lugar turístico pujante, lleno de visitantes. Con la adición del templo Baphuon, recientemente restaurado y reabierto, es seguro que atraerá a los visitantes cada vez más.

CNN selecciona algunos de los más impresionantes tesoros arquitectónicos de Camboya, en Angkor y más allá, de un itinerario que podría ser para Indiana Jones o Lara Croft o para aquellos a quienes les apasionan los viajes.

El alquiler de un scooter o una moto -o incluso el lomo de un elefante- son formas muy recomendables para moverse por las extensas ruinas, además de que ayudará a contrarrestar el cansancio.

Publicidad

En Angkor:

Angkor Wat

Es la joya del parque arqueológico de Angkor. La construcción de este templo llevó 30 años. Fue edificado en el siglo 12, en la época del rey jemer Suryavarman II, como un mausoleo personal y templo hindú. Posteriormente se convirtió en un monasterio budista y el resultado es una fascinante mezcla de dos culturas.

Con sus torres ornamentadas cónicas que recuerdan a capullos de loto, esculturas, bajorrelieves y estatuas, el complejo del templo es una fiesta para los ojos.

Tal vez su característica más llamativa es la talla llamada "la agitación del océano de leche", que representa el mito de la creación según el hinduismo.

Baphuon

Recientemente fue reabierto después de medio siglo de proyectos de restauración. Baphuon es el segundo templo más grande en Angkor, después de Angkor Wat, pero lo supera con un siglo de existencia.

El templo es una montaña de tres niveles compuestos por 300,000 bloques de piedra arenisca, que tuvieron que ser numerados y manejados cuidadosamente para reconstruirlo de nuevo, entre las embestidas del mal tiempo y los cambios de régimen político.

Ta Prohm

Parte del encanto de este templo es su rusticidad. Los árboles de la selva se han "apropiado a la fuerza" de las piedras y sus paredes son un poderoso ejemplo del dominio de la naturaleza sobre el hombre. 

Sus torres desmoronadas, los cantos rodados y los zaguanes obstaculizados por inmensas raíces hacen de este uno de los templos más pintorescos de la región.

Angkor Thom

Esta enorme ciudad amurallada, cuyos zaguanes son custodiados por estatuas monumentales de dioses y demonios, es la última gran ciudad del imperio Jemer, construido entre finales del siglo XII y principios del siglo XIII.

Dentro de las torres talladas y el complejo laberíntico del templo de Bayon, está una terraza de elefantes: una plataforma de observación para el rey Jemer compuesta por esculturas de elefantes. Este conjunto muestra algunas de las características más sorprendentes de Angkor Thom.

Más allá de Angkor

A pesar de que en Camboya, Angkor tiene la mayor concentración de templos, en el resto del país hay otros puntos dignos de visitar y no tienen tanto turismo.

Las ruinas de Ek Phnom, que se encuentra en un bello paisaje exuberante, no lejos de la ciudad de Battambang, son menos grandes que las de Angkor, pero la vista resulta más tranquila. Un templo de nueva construcción junto a las ruinas, es un lugar en el que cada año los habitantes de la región celebran sus festividades.

Hacia el norte del país, en la frontera con Tailandia y casí sobre un acantilado, está el hermoso templo de Preah Vihear . Construido entre los siglos XI y XII, está dedicado al dios hindú Shiva. Se compone por una serie de santuarios tallados y unidos por aceras y escaleras.

Preah Vihear ha sido objeto de una disputa de larga duración , en la que incluso se ha derramado sangre, entre los tailandeses y los camboyanos. Ambos se pelean su propiedad, porque ofrece unas vistas impresionantes de cada país. 

El empinado ascenso desde el lado de Camboya, junto con su propiedad impugnada hacen de este una imprescindible visita para los amantes de los templos.

Para tener una visión más precisa de los tesoros ubicados en estos templos fascinantes, puede visitar la colección del  Museo Nacional de Phnom Penh, donde obras en bronce, piedra, madera y cerámica muestran el arte de los antiguos jemeres.

Publicidad
Publicidad