Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Texas critica la decisión de Obama de limitar la venta de armas en EU

El gobernador Rick Perry señaló que la medida afectará a los compradores legales y no impactará las actividades de los delincuentes
mié 13 julio 2011 09:38 PM
Rick Perry
Rick Perry Rick Perry

Texas, en el sur de Estados Unidos, criticó la decisión del gobierno de Barack Obama de limitar la venta de armas en los estados fronterizos con México, como una medida para combatir el tráfico de armamento.

Rick Perry, gobernador texano, señaló en un comunicado que la decisión de las autoridades federales únicamente afectará a los ciudadanos estadounidenses que actúan legalmente, en vez de impactar en las actividades de los grupos delictivos.

"Apuntar a las ventas y a los compradores legales de armas tendrá poco o ningún impacto en los cárteles mexicanos que transportan drogas, armamento o dinero en efectivo hacia y desde las grandes ciudades de Estados Unidos", indicó Perry.

"Estos cárteles (…) tienen varias formas de obtener armas que no implican recurrir a las adquisiciones legales con vendedores legítimos", agregó.

El Departamento de Justicia estadounidense anunció el lunes que, a partir de ahora, solicitará a las armerías situadas en los cuatro estados fronterizos con México —Texas, Nuevo México, Arizona y California— información sobre las personas que realicen compras frecuentes de rifles semiautomáticos .

Las armerías, según la orden, deberán reportar a quienes adquieran más de un arma en un periodo de cinco días, con el propósito de que las autoridades federales puedan ubicar y desmantelar a las redes de traficantes de armamento que proveen a los grupos del crimen organizado en México.

Publicidad

El anuncio se produjo en medio de la polémica generada dentro y fuera de Estados Unidos por el operativo Rápido y furioso, en el que presuntamente funcionarios de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, por sus siglas en inglés) permitieron el tráfico de armamento hacia México. La ATF, que depende del Departamento de Justicia, es investigada por Washington y el Congreso.

Perry, sin embargo, considera que la medida promovida por Obama es errónea.

"En vez de implementar arbitrariamente esta política mal dirigida y constitucionalmente cuestionable, la administración de Obama debe apuntar a los verdaderos criminales en lugar de a ciudadanos respaldados por la ley, así como asegurar nuestra frontera sur contra el tráfico ilegal de drogas, humanos, dinero, armas, fugitivos y vehículos robados", señala en su comunicado.

México, en tanto, aplaudió la medida del Departamento de Justicia, aunque exigió que se produzca un alto total al tráfico de armamento.

"El gobierno de México reconoce este esfuerzo del gobierno estadounidense, de la administración del presidente Obama; al mismo tiempo, lo reconocemos como un paso positivo en la dirección correcta", dijo este miércoles la canciller Patricia Espinosa.

"Sin embargo, continuamos reiterando la importancia de que en Estados Unidos se detenga el tráfico ilegal de armas a nuestro país. Sin duda, queda todavía mucho por hacer", agregó en conferencia de prensa.

En marzo, tras conocerse las primeras acusaciones contra Rápido y furioso , las autoridades mexicanas renovaron sus exigencias para que Washington detenga el tráfico de armamento , pues considera que éste dificulta el combate a los grupos delictivos en su territorio.

Publicidad
Publicidad