Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El primer ministro de Noruega dice que el país aún está de luto

El primer ministro del país europeo, Jens Stoltenberg, dijo que aún es pronto para modificar las medidas de seguridad de la nación
mié 27 julio 2011 08:15 AM
AFP
Partido-Noruega-AFP AFP

El primer ministro de Noruega, Jens Stoltenberg, dijo que aún es muy pronto para cambiar las medidas de seguridad en el país tras el ataque con bomba en Oslo y  el tiroteo en la isla de Utoya,  que causaron 76 muertos la semana pasada.

Luego de la investigación policial, Noruega verá qué puede aprender de la tragedia, dijo Stoltenberg durante una conferencia de prensa en Oslo. "Ahora es tiempo de lamentar las muertes, ahora es tiempo de cuidar de quienes perdieron a seres queridos".

Stoltenberg afirmó que los noruegos aceptan el mensaje de más democracia, apertura y participación política tras los ataques. Asimismo, el funcionario comentó que está orgulloso de cómo sus compatriotas respondieron este lunes, cuando cientos de miles se unieron a una manifestación en Oslo en memoria de las víctimas de los atentados.

La policía de Noruega detonó este martes los explosivos encontrados en una granja en Aasta, a 100 kilómetros al norte de Oslo, propiedad del presunto autor de los ataques, Anders Behring Breivik, informó a CNN un vocero de la dependencia. 

Las explosiones se realizaron a la orilla de un río dentro de la propiedad de Breivik, lo que dejó una columna de humo gris sobre el lugar. Esto se llevó a cabo después de que algunos materiales fueron asegurados como evidencia, dijo la vocera de la policía, Laila Sondrol. 

Sondrol afirmó que los investigadores buscan más explosivos en la granja. Otra vocera de la policía, Trina Dyngeland, no pudo confirmar el tipo o la cantidad de material detonado este martes, o dónde fue encontrado.

Publicidad

El viernes pasado, tras la explosión de una poderosa bomba construida presuntamente con fertilizantes, ocho personas murieron en Oslo tras un ataque a edificios de gobierno, mientras que en el tiroteo en la isla de Utoya, donde se celebraba una reunión del partido Laborista, fallecieron 68.

Anders Behring Breivik, de 32 años, confesó ser el autor de ambos ataques, pero no se declaró culpable , y dijo que trabajó con otras dos células para realizar los atentados, informó el juez Kim Heger.

El hombre apareció por primera vez ante una corte este lunes donde afirmó que el motivo de los atentados fue de "enviar una fuerte señal" a la gente sobre una invasión de musulmanes.

Las autoridades que respondieron al tiroteo en Utoya ofrecieron este miércoles detalles del operativo; dos policías y ocho integrantes de las fuerzas especiales fueron los primeros en arribar a la isla. 

Durante una conferencia en la ciudad de Hoenefoss, la corporación dijo que los oficiales que acudieron al lugar escucharon disparos, pero encontraron al atacante con las manos levantadas y las armas que utilizó a varios metros de distancia de él. 

"Verificamos si había más atacantes, y entonces comenzó la evacuación" de los heridos, dijo un funcionario.

Publicidad
Publicidad