Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Yuval Roth creó una red de transporte para los palestinos enfermos

Yuval Roth fundó un servicio para transportar a palestinos enfermos hacia hospitales israelíes y así contribuir a la paz
lun 01 agosto 2011 08:28 AM
yuval roth
yuval roth yuval roth

Aya Abu Mouwais, es una una niña palestina de tres años que vive en la Ribera Occidental, apenas puede caminar o hablar por una falla hígado y riñón pero gracias a un hombre israelí ha podido obtener la ayuda y el tratamiento que necesita para sobrevivir.

Más de 500 veces en los últimos dos años, Yuval Roth y sus voluntarios han llevado a Aya y su madre de ida y vuelta desde un punto de revisión en la frontera de la Ribera Occidental al Centro Médico Rambam, el cual está a una hora de Haifa, en Israel.

"Lo que ha hecho Yuval, no lo ha hecho nadie más", dijo Suhair, la madre de Aya. "Él nos ayuda día a día a llevarla al hospital. Yo no tengo permiso para manejar un coche israelí, así que si no fuera por Yuval, no podríamos transportarla. Le agradecemos".

Publicidad

La única forma para que Aya tenga su diálisis es dejando la Ribera Occidental. En parte, porque los servicios médicos son limitados en este territorio.

"En la Autoridad Palestina, es muy caro obtener ayuda médica y la mayoría de la gente no puede pagarlo", dijo Roth.

También es caro hacer el viaje a hospitales israelíes. Aunque la Autoridad Palestina permite a niños y adultos enfermos dejar la Ribera Occidental para tratarse, no se les permite manejar después de los puntos de revisión. Para llegar a los hospitales israelíes, tendrían que tomar un taxi, que les costaría 90 dólares sólo de ida.

Por fortuna están Roth y su organización, Derech Hachlama ("Por el camino de la recuperación"). Desde 2006, Roth y su equipo de voluntarios le han dado una alternativa a los palestinos.

"Los voluntarios manejan al menos cinco días a la semana", dijo Roth, un hombre de 55 años, carpintero y malabarista profesional de Pardes Hanna, en Israel.

"Algunos manejan en la mañana para dejar pacientes y otros llegan en la tarde para llevarlos de vuelta. Eso facilita las cosas, ya que pueden trabajar sin pasar todo el día en esto".

Para Roth, el servicio de transporte es una forma de recuperarse de una tragedia personal. En 1993, su hermano Udi fue secuestrado y asesinado por miembros del grupo islamista Hamas. Después de su pérdida, Roth encontró una forma de canalizar su enojo y convertirlo en paz.

"Escuché una entrevista en una estación de radio israelí, de un hombre que perdió a su hijo de la misma forma en que perdí a mi hermano", dijo Roth. "Después de la entrevista lo llamé y le dije que quería establecer un grupo para impulsar el diálogo entre las familias afectadas de ambos lados, israelíes y palestinos".

Roth se unió a un grupo llamado Parents Circle - Families Forum, y se hizo amigo de muchos palestinos. Todos compartieron una necesidad en común: la transportación y acceso a facilidades médicas israelíes.

"Un día (un participante del programa) llamó y me dijo que su hermano podría tener un tumor en el cerebro. Él hizo una cita en el hospital Rambam, pero no tenía cómo ir", dijo Roth. "Me preguntó si lo podía llevar y estuve de acuerdo, no habría problema".

Esa primer llamada de auxilio fue hace más de cuatro años. La generosidad de Roth se dio a conocer, las demandas de transporte aumentaron y Roth empezó a reclutar a sus amigos como choferes voluntarios.

Hoy, el grupo de Roth ha crecido a 200 voluntarios. Los esfuerzos para coordinar el transporte son dirigidos por Roth completamente, quien pasa horas en su teléfono celular intentando localizar a los voluntarios y las familias palestinas. Cada voluntario tiene su propio vehículo, pero Roth ayuda a cubrir los gastos de gasolina con dinero de las donaciones que ha recibido.

Aunque existen diferencias, incluyendo algunas barreras de lenguaje, Roth cree que el programa ayuda a israelíes y palestinos a aprender el uno del otro.

"Cuando venimos a recoger a los niños enfermos, los encargados de los puntos de revisión (palestinos e israelíes) nos ayudan mucho", dijo Roth. "Eso nos facilita mucho la vida a nosotros y ellos. Creo que las familias palestinas confían en mi, porque llego como uno de ellos. Siento que son mi familia o parte de mis amigos".

El grupo de Roth manejó cerca de 90,000 kilómetros sólo en 2010. Dice que le ha ayudado a cientos de palestinos a obtener cuidado médico.

"Perdí a mi hermano, pero no perdí la cabeza", dijo Roth. "Esta actividad me da una razón para vivir. He aprendido que el precio de un conflicto es mucho más grande que el precio de hacer la paz. Todos somos seres humanos. 

¿Quieres involucrarte? Manda un correo a On the Road to Recovery a roadtorecovery10@gmail.com para más información.

Publicidad
Publicidad