Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Una calma en la tormenta de Murdoch, ¿qué se avizora en el horizonte?

La posición del hijo del magnate Rupert Murdoch en el imperio de News Corp está en riesgo tras el escándalo de escuchas ilegales
vie 29 julio 2011 02:24 PM
Murdoch - cobertura medios
Murdoch - cobertura medios Murdoch - cobertura medios

Una semana después de que los ejecutivos de News International respondieran cuestionamientos del Parlamente británico sobre el escándalo de espionaje telefónico , la agitación disminuyó un poco, quizás, permitiendo a Rupert Murdoch y sus subordinados dirigir las noticias en lugar de reaccionar a ellas.

Se han esfumado los blogs en vivo de todos los días y el Parlamento está en receso. En los últimos días, las noticias sobre los problemas de News of the World ya no han invadido las primeras planas.

El tiempo tan necesario podría ser exactamente lo que News Corp necesita antes de realizar reuniones importantes. Y nos da la oportunidad de ver dónde están las cosas y a dónde podrían dirigirse.

¿El lugar de James Murdoch en la cima de la montaña en peligro?

Durante las audiencias del Parlamento, la mayor parte de la atención estuvo centrada en Rupert Murdoch, presidente y director de News Corp , pero su hijo James surgió como un jugador clave en cómo se desarrollaría esta historia. En los días previos y durante su testimonio, Reuters y otros medios de comunicación informaron que el puesto de James Murdoch en la cima de News Corp, que controla parte de la compañía satelital BSkyB, dependería de cómo le fuera en su testimonio.

Inmediatamente después de que testificó su situación no estaba clara. Pero en los días siguientes, las acusaciones convirtieron las dudas en lodo. “Lo que fue especialmente problemático para James Murdoch fue la acusación pública de la semana pasada por parte de ex ejecutivos de News of the World en el sentido de que mintió al Parlamento sobre el momento en que se enteró de que las prácticas ilegales del diario estaban más generalizadas”, destacó un artículo del Wall Street Journal, que pertenece a los Murdoch.

Publicidad

El polémico testimonio ante el Parlamente desató una reacción en cadena de enojo de algunos ex trabajadores por la honestidad del joven Murdoch. “La presión sobre James Murdoch está a punto de intensificarse”, fue el encabezado de una nota del New York Times.

Adelantándonos al miércoles.

Un día antes de que la junta directiva de BSkyB se reúna –y dependiendo de en cuál periódico o página lo leas– el destino de James Murdoch está o totalmente acabado o más a salvo que nunca.

“El asunto más importante es si James Murdoch seguirá siendo presidente”, dijo Steve Liechti, analista de Investec Securities en Londres. “Dados los problemas actuales de News Corp y la posición de James Murdoch en ese asunto, puede que no se vea apropiado”.

En el mismo artículo, el Times habla con un ex ministro de servicios financieros en el Reino Unido, quien piensa que se necesita una sacudida a nivel de la junta directiva. Paul Myners comentó al Times que piensa que James Murdoch debería dejar de ser presidente, pero permanecer en la junta directiva con rol determinado.

“La mayoría de los problemas corporativos pueden tener su origen en una deficiente dirección corporativa y esta compañía se acerca a esa descripción”, agregó.

Pero en The Guardian, parece ser que la opinión es que James Murdoch puede estar tranquilo como cabeza de la junta directiva tras ganar importantes apoyos.

“Es probable que James Murdoch siga siendo presidente de la compañía satelital BSkyB tras ganar el apoyo del director más importante previo a una reunión que se sostendrá esta semana”, señala la nota. “ Se dice que Nicholas Ferguson, el presidente adjunto de Sky, le dio su apoyo a Murdoch después de una larga conversación en una reunión privada, a pesar de que los cuestionamientos continúan sobre el papel del hijo más joven de Rupert Murdoch en el escándalo de espionaje telefónico”.

Cualquiera que sea la dirección en que se incline la balanza, la decisión sobre James Murdoch y cualquier otro con relación al escándalo que se abordará en la reunión de la junta directiva podría tener implicaciones mayores. El Wall Street Journal publica: “Los directores de BSkyB, que representan a los accionistas de la compañía, podrían verse como representantes de los accionistas de News Corp, ya que ambas compañías cuentan con muchos importantes accionistas en común. Eso significa que cualquier movimiento o señal de la junta directiva de BSkyB sobre el estatus del señor Murdoch a la luz de los acontecimientos recientes, podría también ser un indicador de su posición en News Corp”.

Al problema se suma una investigación iniciada por el regulador de medios británicos, Ofcom, que está analizando si News Corp sigue estando “en capacidad” para supervisar a BSkyB.

¿Qué piensa el público al respecto?

El Independent de Inglaterra publica una encuesta que llevó a cabo, destacando que el 65% de los encuestados coinciden en que el escándalo significa que los Murdoch no están “en capacidad” para poseer ninguna parte de BSkyB y un 26% en desacuerdo con esta afirmación.

¿Qué tan invasivo fue el espionaje y cuál será el impacto?

Según un artículo de David Carr publicado en el New York Times, el escándalo en sí ha fragmentado el “negocio familiar”.

“Mientras parece que el reino de la familia se fragmentará inevitablemente, las riquezas propias de News Corporation son menos predecibles", dice un reporte del analista Michael Nathanson de Nomura Capital Investments.

"Al mercado no le importa si has hecho cosas malas; le importa cuando te cachan”, agrega.

El juez británico que encabeza la investigación gubernamental sobre el espionaje ilegal de periodistas dijo que comenzará a ordenar a la gente que testifique y entregue documentación “lo antes posible”.

Brian Levenson, el juez, dijo que tras la investigación intentaría entregar su reporte inicial dentro de un año, como se ha instruido, a pesar de la gran cantidad de sujetos que debe cubrir.

El primer ministro David Cameron anunció la investigación el 13 de julio en respuesta a la furia pública ante las acusaciones de que empleados del diario News of the World de Rupert Murdoch intervino ilegalmente el teléfono de una niña británica que estaba desaparecida y que fuera encontrada muerta más adelante.

El enojo de políticos, anunciantes y del público provocó casi inmediatamente el cierre del periódico, una institución nacional y uno de los diarios más vendidos en el mundo de habla inglesa.

Acusaciones subsecuentes de que la práctica de espionaje telefónico era generalizada, que la policía echó a perder una investigación por ello y que periodistas sobornaban a policías retumbaron en las altas estructuras de poder británicas. El escándalo se difundió más allá del Atlántico con la acusación de que los diarios del imperio de News Corp pudieron haber buscado información privada sobre las víctimas de los ataques del 11 de septiembre de 2001 . El Departamento de Justicia abrió una investigación sobre esas acusaciones.

Sumado a esto y después de que Rupert Murdoch compareciera ante el parlamento, se ha convertido en el blanco de ex trabajadores de News International. El Wall Street Journal hace un recuento de algunas de las malas noticias más recientes:

“El jueves pasado, el último editor del diario, Colin Myler, y su abogado de tiempo atrás, Tom Crone, dijeron que le comentaron a James Murdoch a principios del 2008 sobre un importante correo electrónico que sugería que el espionaje telefónico fue más allá de un solo periodista, contradiciendo la postura de la compañía que destacó el señor Murdoch en la audiencia de la semana pasada, afirmando que no tenían conocimiento de que el espionaje era generalizado hasta mucho tiempo después. Un tercer individuo –Jon Chapman, ex director de asuntos legales de News International– también indicó que quiere corregir “serias imprecisiones” que afirma se transmitieron en la audiencia”.

El diario británico Telegraph reportó que el Comité del Parlamento le solicitará a James Murdoch clarificar su testimonio y responder a los señalamientos. El diario también reportó que en respuesta a las acusaciones, James Murdoch dijo que News Corp respalda su testimonio.

El New York Times publicó un artículo que cuestionó el argumento de Rupert Murdoch esgrimido ante el Parlamento de que no está tan involucrado en su imperio mediático como mucha gente cree, destacando que con tantos empleados, no había manera de que pudiera saber lo que estaba pasando en cada nivel de la compañía. El artículo lo describe como un “jefe totalmente involucrado”, basándose en los relatos de otros empleados veteranos de Murdoch. Un ex editor comentó al diario que Murdoch nunca estuvo desvinculado y “lee vorazmente” con el “mejor servicio de recortes de prensa que jamás he visto”.

“Para ser honesto, no me lo creí”, dijo Roy Greensdale, ex editor de Murdoch, quien actualmente es profesor de periodismo en la City University London.

“Estoy seguro de que él no interfiere tanto como lo hacía hace 20 años, pero puedes ver a través de The Sun y News of the World que su palabra todavía es la ley”.

Esa serie de comentarios han estropeado las probabilidades de que los Murdoch y su imperio pudieran terminar con esto rápidamente. Con las nuevas acusaciones de mentiras en el propio testimonio, el viento está cambiando.

“Está lejos de ser el suspiro de alivio que algunos en News Corp tuvieron después de la audiencia ante el parlamento de la semana pasada, cuando la sensación inicial fue que nada había trascendido para empeorar las cosas para cualquiera de los Murdoch”, destacó el artículo del Wall Street Journal.

Posteriormente, detalles de supuestos informes secretos de defensa sobre Afganistán empezaron a surgir. El Independent informó que Murdoch, sus hijos y otros oficiales de alto rango tenían “acceso extraordinario” a autoridades, incluyendo “más de dos decenas de reuniones privadas entre la familia y altos funcionarios de gobierno durante los 15 meses a partir de que David Cameron llegó a Downing Street”.

“En total, ministros del gabinete han tenido reuniones privadas con ejecutivos de Murdoch más de 60 veces y si incluimos eventos sociales como recepciones en conferencias partidistas, la cifra sería de al menos 107”.

“En dos ocasiones, James Murdoch y la ex presidenta ejecutiva de News International, Rebekah Brooks , recibieron informes de defensa confidenciales sobre Afganistán y el análisis sobre la defensa estratégica de Inglaterra del Secretario de Defensa, Liam Fox”.

La BBC informó esto debido a las inquietudes generadas sobre el número de reuniones, especialmente durante el intento de Murdoch por la fusión de BSkyB y News Corp, “los minutos de esas reuniones serán publicadas en las próximas semanas” y los “minutos de una reunión con grupos de medios de comunicación que se opusieron a la puja de News Corp también se publicarán”.

Algunos otros acontecimientos: Trinity Mirror, la casa editorial de varios diarios incluyendo el Daily Mirror, lanzó su propia investigación interna sobre prácticas de espionaje telefónico. La editorial sufrió una caída del 10% en sus acciones inmediatamente después de que se dio a conocer la noticia, informó el Wall Street Journal.

La debacle entera tiene las características de una película de Hollywood. Por ahora, comenzará en los estantes. Según el Hollywood Reporter, el periodista que dio a conocer la noticias sobre el escándalo de espionaje de Murdoch en el diario Guardian, Nick Davies, ha cerrado su primer acuerdo para publicar el primer libro.

Pero esperen, porque el último capítulo de esta historia seguramente aún está por escribirse.

Publicidad
Publicidad