Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

La Marina de EU recurre a la inteligencia de los mamíferos submarinos

Un programa militar de Estados Unidos recurre a mamíferos submarinos para detectar ataques en el mar y la costa
lun 01 agosto 2011 11:30 AM

Nota del editor: Kaj Larsen, de CNN, fue miembro activo de los Navy SEAL durante cinco años y entrenó en combate acuático.

SAN DIEGO (CNN) — En una de las áreas menos conocidas del mundo del contraterrorismo, uno de los sistemas de detección más efectivo es un animal de 273 kilos que trabaja por nueve kilos de pescado al día.

Desde la década de los 60, Estados Unidos y un puñado de otros países han entrenado a delfines y lobos marinos para detectar minas submarinas, para recuperar torpedos inertes y probar objetos usados en ejercicios navales.

Publicidad

Los funcionarios del programa calculan que los lobos marinos en el Programa de Mamíferos Marinos han recuperado millones de dólares en torpedos navales e instrumentación caída en el suelo marino. La Marina mantuvo su estrategia en secreto hasta la década de 1990, y esta primavera CNN se convirtió en uno de los pocos medios de comunicación en ver de primera mano cómo funciona el programa.

Éste capacita a unos 75 delfines de nariz de botella, con un sonar natural que busca mejor que cualquier otro dispositivo artificial, y 35 leones marinos de California, con una visión suprema bajo el agua. Estos mamíferos marinos entrenados no sólo rastrean y recuperan millones de dólares en equipo militar de Estados Unidos, sino que también ayudan a salvar vidas.

La armada no revelará si los delfines y leones marinos han interceptado efectivamente a terroristas que tratan de hacer daño a las instalaciones de EU. De cualquier manera, "sirve como un efecto disuasivo", dice Christian Harris, supervisor de operaciones del programa.

Cuando los animales nos protegen

Los mamíferos pueden transportarse a través de aviones C-130 de carga para llevar a cabo sus misiones en cualquier parte del mundo en 72 horas. Se han utilizado en ejercicios desde Alaska hasta Hawai, operando en rangos muy amplios y diferentes de temperatura y medio ambiente. También tienen la capacidad de operar fuera de los buques.

Más recientemente, los delfines fueron desplegados en la guerra de Iraq, detectando minas y operaciones de limpieza en el Golfo Pérsico para asegurar el paso a los buques de la entrega de ayuda humanitaria. Algunos de estos "veteranos" de la guerra de Irak ahora están de vuelta a casa, a cargo de una nueva misión: vigilar submarinos nucleares en los puertos de salida de Bremerton, Washington, y Groton, Connecticut.

Una parte clave del programa de formación es la enseñanza de estos mamíferos es cómo interceptar nadadores potencialmente hostiles.

Existe un dominio entero de seguridad portuaria dedicada a la defensa y contrasubmarina. El buceo o natación de combate es practicada por un pequeño contingente de fuerzas de operación especial en todo el mundo.

Con un aparato para respirar bajo el agua, de noche es una forma muy sigilosa para acercarse a un objetivo, de una manera discreta, para provocar violencia con el elemento sorpresa. Los Kampfschwimmers alemanes, el Shayatet 13 israelí y los Navy SEAL de Estados Unidos por lo general son considerados como unidades élite que entrenan y realizan operaciones de combate bajo el agua alrededor del mundo.

El Programa de Mamíferos Marinos ha sido concebido para defenderse contra este tipo de ataques de naciones hostiles. 

El programa también está en condiciones de defenderse de los ataques terroristas de un nadador solitario también.

En 2002, informes clasificados de la comunidad de inteligencia, obtenida de los interrogatorios de sospechosos en Afganistán, advirtieron que Al-Qaeda estaba planeando el uso de buzos para atacar buques estadounidenses de la Armada en el puerto o anclados en el mar.

Y justo esta semana salió una imagen en la página de Facebook del presunto terrorista en Oslo, Anders Behring Breivik, con un rifle de asalto modificado en lo que parece ser un combate de buceo.

Cómo inició el programa

En la década de los 60, la Marina de Estados Unidos comenzó a estudiar la hidrodinámica de un delfín de costado blanco del Pacífico en un esfuerzo para mejorar el rendimiento de los torpedos. La Marina se dio cuenta rápidamente de que el sonar biológico increíblemente eficiente de los delfines fue excelente para la detección de objetos o gente difíciles de encontrar bajo el agua.

Durante el próximo cuarto de siglo, la Marina estadounidense perfeccionó en secreto la técnica del uso de los mamíferos para encontrar objetos bajo el agua, detectar minas y nadadores de combate. La armada desplegó delfines a Vietnam y el Golfo Pérsico para llevar a cabo la misión de interceptación de nadadores.

En la década de los 90, los militares estadounidenses desclasificaron el Programa de Mamíferos Marinos y desde entonces, ha estado en la Base Naval de Point Loma en San Diego.

El programa es administrado conjuntamente por el Centro de Sistemas de Guerra Naval del Pacífico y militares expertos en explosivos, que son la columna vertebral del programa.

Además, los biólogos marinos civiles, veterinarios, científicos y administradores están involucrados en el programa. Investigadores de instituciones desde Sea World a la Universidad de California de San Diego colaboran regularmente con ellos para fines de investigación.

El programa tiene un presupuesto operativo anual de 20 millones de dólares, de acuerdo con el director del Programa de Mamíferos Marinos, Mike Rothe, quien expresó su confianza en que el futuro financiamiento del programa no se encuentra en riesgo.

"No anticipamos ningún impacto en nuestro presupuesto con base en los temas de actualidad en Washington", dijo Rothe.

Perseguidos por acusaciones de maltrato animal y teorías de conspiración sobre los animales que utilizan para las operaciones ofensivas como la colocación de minas y ataques a nadadores, la Marina poco a poco ha permitido el acceso al programa.

En abril, CNN tuvo una oportunidad única de presenciar de primera mano la precisión de estos animales en la detección de posibles amenazas.

Tratando de ser más astuto que un delfín

Armado con una mina de lapa inerte, me sumergí en las frías aguas de la bahía de San Diego para realizar cinco simulacros de ataque en un buque experimental de la Armada atracado en un muelle para ver cómo estos animales pueden encontrar a atacantes potenciales en el agua.

Tanto como un nadador de superficie y usando un equipo de buceo, mi experiencia fue idéntica. Mientras me acerqué hacia la nave y fuera de las aguas turbias de la bahía sentiría un golpe agresivo, algo así como ser golpeado por un ariete, indicando que el delfín me había marcado y que las fuerzas de seguridad estaban camino a mi lugar.

A pesar de todos mis esfuerzos por ocultarme, era un blanco fácil para los delfines en su ambiente natural.

Más tarde, fui interceptado por un león marino que me puso un dispositivo a mi pierna, permitiendo que un barco de seguridad me arrastrara.

La puntuación final de mi día de entrenamiento en la bahía fue de 5  a 0 a favor de los mamíferos marinos.

Aunque parece extraño que en esta era digital, hay un enfoque aparentemente de tecnología de bajo nivel para proteger los activos más sofisticados y costosos de la Marina. Sin embargo, según Rothe, nada de la alta tecnología del mundo de hoy puede competir con las capacidades del sonar biológico de estos mamíferos.

"Espero que un día exista un robot o un Vehículo Submarino No Tripulado por una persona que haga obsoleto al programa de mamíferos", dijo. "Pero en este momento esto es lo mejor que hay".

Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad