Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El ministro de Defensa de Brasil renuncia por comentarios polémicos

Nelson Jobim dimitió luego de que se difundieran las supuestas críticas que dirigió en contra de dos colaboradoras de la presidenta
jue 04 agosto 2011 09:43 PM
Ministro defensa Brasil
Ministro defensa Brasil Ministro defensa Brasil

El ministro de Defensa de Brasil, Nelson Jobim, entregó este jueves el cargo a la presidenta Dilma Rousseff , que pierde así al tercer miembro de su gabinete en apenas ocho meses de gobierno, informaron fuentes oficiales.

Jobim, de 65 años, renunció después de reunirse brevemente con Rousseff, que le llamó esta noche al Palacio de Planalto, sede del Ejecutivo, para que explicara unas declaraciones suyas a una revista brasileña en las que supuestamente descalificaba a dos ministras bastante cercanas a la mandataria.

Según la Secretaría de Comunicación Social de la Presidencia, Jobim será reemplazado por el excanciller Celso Amorim, quien dirigió la política exterior brasileña durante los ocho años del gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011).

Jobim, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), ocupaba la cartera de Defensa desde julio de 2007, cuando Lula lo nombró para que resolviera una crisis operacional en la aviación civil, que depende de ese ministerio, y fue ratificado en el cargo por Rousseff, en atención a una recomendación de su antecesor y mentor político.

El malestar del gobierno con Jobim comenzó la semana pasada, cuando el ahora exministro dijo en una entrevista que en las elecciones presidenciales de 2010 había votado por el rival de Rousseff, el opositor José Serra, de quien dice ser "amigo íntimo".

Además, según reveló este jueves la prensa, en otra entrevista que dio a la revista Piauí, que todavía no ha salido a la circulación, Jobim criticó a la ministra de Relaciones Institucionales, Ideli Salvatti, a quien llamó "debilucha", y también a la titular de Presidencia, Gleisi Hoffmann, de quien dijo que "ni siquiera conoce Brasilia", la capital del país.

Publicidad

Tanto Salvatti como Hoffmann son del Partido de los Trabajadores (PT), el mismo de la presidenta, y son de las colaboradoras más cercanas a la mandataria.

Esos comentarios obligaron a Rousseff a llamarlo este jueves por teléfono a Tabatinga, en el estado de Amazonas, donde Jobim estaba reunido con otras autoridades brasileñas y colombianas para tratar asuntos fronterizos, y pedirle que anticipara su viaje de regreso a Brasilia.

Antes de reunirse con Rousseff, el entonces ministro negó haberse referido de manera despectiva a sus colegas de gabinete y dijo que todo el malestar con él era "parte de un juego de intrigas".

"En ningún momento hice referencias de esa naturaleza a ella (Salvatti)", dijo Jobim, citado en un comunicado oficial.

Según la nota, el exministro elogió a Salvatti y rechazó haber hecho comentarios despectivos hacia otros integrantes del gobierno.

Sus argumentos de poco valieron ante Rousseff, que le quitó todo su apoyo político, con lo cual Jobim se vio obligado a entregar el cargo.

Con la renuncia del titular de Defensa son tres los ministros que Rousseff ha perdido desde que llegó al poder el pasado 1 de enero.

El primero de ellos fue su mano derecha, Antonio Palocci, quien se vio obligado a renunciar el pasado 7 de junio al Ministerio de la Presidencia por unas acusaciones de corrupción, y fue reemplazado por Hoffmann.

Un mes después, el 6 de julio, presentó su dimisión Alfredo Nascimento, titular de Transportes, por denuncias asociadas a fraudes y corrupción en licitaciones de su ministerio.

Publicidad
Publicidad