Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Estados Unidos niega la entrada a los violadores de derechos humanos

Obama firma una orden para impedir la entrada a su país a cualquier individuo que participara en crímenes de guerra o violó derechos humanos
jue 04 agosto 2011 02:34 PM
Barack Obama
Barack Obama Barack Obama

El presidente estadounidense, Barack Obama, firmó una orden este jueves para impedir la entrada a Estados Unidos de cualquier individuo que participó en crímenes de guerra u otras graves violaciones de los derechos humanos.

Bajo los términos de la orden, que tomó efecto inmediatamente, el Departamento de Estado será el responsable de determinar quién debe permanecer fuera del país. Se pueden realizar excepciones para dar cabida a intereses de Estados Unidos en el extranjero.

“El respeto universal por los derechos humanos y la ley humanitaria, y la prevención de atrocidades de manera internacional promueve los intereses y valores de Estados Unidos para ayudar a asegurar la paz, disuadir la agresión, promover el imperio de la ley, combatir el crimen y la corrupción, fortalecer a las democracias, y prevenir crisis humanitarias alrededor del mundo”, afirmó Obama en la proclamación.

El presidente también ordenó el establecimiento de la Junta de Prevención de Atrocidades que ayudará a fortalecer la habilidad de los Estados Unidos de prevenir atrocidades en masa. El nuevo panel comenzará a trabajar antes de 120 días.

“Sesenta años después del Holocausto y 17 años después de Ruanda, los Estados Unidos aun no tiene una política comprensiva y un mecanismo correspondiente para prevenir y responder a atrocidades en masa y al genocidio”, afirmó Obama en un posicionamiento por escrito. “Esto no tiene poco preparados para participar antes, proactivamente y decisivamente en la prevención de que amenazas se conviertan en atrocidades civiles a gran escala”.

El presidente instruyó a funcionarios a comenzar un periodo de 100 días para revisar el inventario actual de herramientas diplomáticas y económicas disponibles para prevenir las violaciones a los derechos humanos.

Publicidad

Alan Silverleib contribuyó con este reporte.

Publicidad
Publicidad