Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Un fotógrafo captura el 'espíritu inquebrantable' de África Occidental

Thomas Nybo captura imágenes de los problemas más difíciles que enfrenta África como la mortalidad infantil y el acceso a la educación
sáb 06 agosto 2011 11:20 AM

El fotógrafo Thomas Nybo ha capturado imágenes de algunos de los problemas más difíciles que enfrenta África , desde mortalidad infantil hasta el acceso a la educación.

Recientemente, visitó cinco países en 11 días mientras recorría el África Occidental con el columnista del New York Times, Nicholas Kristof.

Nybo, un fotógrafo experimentado y cineasta, ha documentado la vida de más de 65 países, incluyendo Sudán, Líbano, El Congo y Yemen. Es colaborador regular de CNN y ha trabajado para otras organizaciones como la ONU.

Durante su estancia en naciones africanas como Níger y Burkina Faso, Nybo afirma que más allá de las dificultades que viven los habitantes, descubrió un espíritu inquebrantable en todos que brilla en sus fotografías.

Su imagen favorita del viaje es la de una niña cargando a su hermana hacia una clínica.

“Ella estaba fascinada por la cámara y me siguió hasta que le tomé una foto”, comentó. En el mismo lugar, Nybo conoció a un niño que llevaba a su hermana en su espalda. El fotógrafo destacó que si lo mirabas de cerca, el niño llevaba maquillaje en sus cejas.

Publicidad

“Era la primera vez que veía a un niño de su edad en África usando maquillaje”. En otra de sus fotografías, Nybo capturó a un joven con cicatrices faciales, una práctica común en la zona.

“Tradicionalmente, usan hojas de afeitar o cuchillos afilados para dibujar patrones en su piel”, explicó Nybo. Uno de los lugares más impactantes que visitó fue un centro de desnutrición en Níger.

Fotografió a una familia que estaba acampando afuera del edificio debido al calor asfixiante al interior del mismo.

En el centro, fotografió a una bebé de dos años con sarampión. La bebé estaba empezando a perder la vista por una deficiencia de vitamina A, pero los doctores pudieron salvarla.

Nybo señala que en todos los lugares a los que fue, conoció a madres trabajadoras; un grupo en particular llamó su atención, ya que creó un jardín comunitario para alimentar a sus niños.

Publicidad
Publicidad