Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La Policía pide calma en Londres, tras protesta por la muerte de un hombre

La manifestación por la muerte a tiros de Mike Duggan, luego de que el taxi en que iba fue detenido por autoridades, terminó con violencia
dom 07 agosto 2011 07:48 AM

Las autoridades británicas instaron a la calma la madrugada de este domingo, horas después de que manifestantes quemaron en el norte de Londres coches de policía, un autobús y edificios, en protesta por la muerte de un hombre de la localidad.

Unas 42 personas fueron arrestadas y 26 policías resultaron heridos.

"Las manifestaciones en Tottenham anoche son absolutamente inaceptables", declaró el gobierno británico el sábado. "No hay justificación para la agresión que la Policía y los ciudadanos enfrentaron, o para los daños a la propiedad".

Las protestas comenzaron pacíficamente la noche de este sábado, cuando unos 30 amigos y familiares de la víctima se reunieron afuera de la comisaría de Tottenham para protestar por el tiroteo contra Mark Duggan.

De acuerdo con la Comisión Independiente de Quejas, de la Policía, el hombre de 29 años era pasajero de un taxi que fue detenido por las autoridades. Sin embargo, la dependencia no especificó quién le disparó a Duggan ni por qué pararon al vehículo.

Una investigación independiente está en marcha, dijo la agencia, por lo que llamó a los testigos a declarar.

Publicidad

"Ya tenemos a una familia de luto en nuestra comunidad y más violencia no sanará el dolor", dijo David Lammy, miembro del parlamento por Tottenham.

Lammy exhortó a los manifestantes a frenar la violencia.

"La comunidad de Tottenham y la familia y amigos de Mark Duggan necesitan entender lo que pasó el jueves por la tarde cuando Mark perdió la vida", dijo. "Para entender esos hechos debemos estar en calma".

Aún así, algunos manifestantes permanecieron en el área de Tottenham por la mañana de este domingo, según la Policía.

Unas tres horas más tarde, la protesta se volvió tensa cuando la multitud fue creciendo y comenzó a lanzar proyectiles y botellas a los coches de la policía, dijeron las autoridades.

"Estas escenas son estresantes para los londinenses en general y la comunidad local, en particular", afirmó el comandante Stephen Watson. "Para quienes están involucrados en este nivel de violencia no hay excusa".

Publicidad
Publicidad