Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

“No hay justificación” por las medidas tomadas en Siria: Rey saudita

El rey Abdullah condenó las drásticas medidas aplicadas en contra de los manifestantes en Siria y aseguró que nada justifica tanta sangre
lun 08 agosto 2011 01:37 PM
Abdullah arabia saudita
Abdullah arabia saudita Abdullah arabia saudita

El rey Abdullah de Arabia Saudita condenó las duras medidas aplicadas el domingo contra los manifestantes  opositores en Siria, al asegurar que no existe "ninguna justificación para tanta sangre derramada."

En un comunicado hecho público a través de la televisión estatal saudita, Abdullah dijo que el reino ha retirado a su embajador de Damasco para consultar el tema.

"Lo que allí sucede no es aceptado por el Reino de Arabia Saudita", dijo el rey.

"No hay ninguna justificación por el derrame de sangre en Siria , y lo que pasa no tiene nada que ver con una cuestión de religión o ética. El mandatario sirio podría poner en marcha, de manera rápida, reformas integrales".

Las manifestaciones en contra del gobierno del presidente sirio Bashar Al-Assad comenzaron en marzo, y los opositores han desafiado los intentos cada vez más enérgicos del gobierno por derrumbar el movimiento. La semana pasada, las tropas del gobierno y la policía tomaron fuertes medidas, lo cual provocó el reproche de varios países y organizaciones, incluyendo a la Liga Árabe, las Naciones Unidas y la Iglesia Católica.

La declaración de Abdullah coloca al líder de una de las potencias principales de la región en consonancia con los llamados para acabar con la violencia. En sus comentarios del domingo por la noche, aseguró que el futuro sirio "recae entre dos opciones: la prudencia o el caos".

Publicidad

Desde tiempo atrás, Siria es un aliado de Irán, principal rival principal de Arabia Saudita en la región del Golfo Pérsico. Los lazos entre Riad y Damasco también tuvieron su momento de tensión en enero, por una crisis política entre Siria y su antiguo estado cliente, Libano, conflicto en la cual Arabia Saudita fungió como mediador.

Y mientras que Abdullah condenó la mano dura en Siria, en marzo Arabia Saudita envió tropas a Bahréin para ayudar a su monarquía a suprimir protestas de opositores. Los jefes sunitas de Baréin acusaron a Irán, país liderado por un chiita, de promover las protestas entre la mayoría chiita que habita el pequeño reino insular, acusación que los manifestantes negaron.

Publicidad
Publicidad