Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Una mujer policía combate la trata sexual de menores en Nueva Delhi

Kaur desea cerrar el barrio rojo de la capital de India; dice que ya no quiere ver a menores de edad que son obligadas a trabajar ahí
mar 09 agosto 2011 03:05 PM
Proyecto Libertad - India - policía
Proyecto Libertad - India - policía Proyecto Libertad - India - policía

Nota del Editor: En el reciente documental "Niños robados de Nepal", CNN siguió a la actriz Demi Moore y al Héroe CNN del Año 2010, Anuradha Koirala , en su intento por rescatar a las mujeres y las niñas de la prostitución forzada, especialmente a las niñas víctimas de trata de Nepal a India. Pocos días después de que el documental salió al aire, la policía india allanó un prostíbulo en el barrio rojo de Nueva Delhi, rescatando a nueve niñas . Los esfuerzos de rescate de este tipo son cada vez más comunes en la India, conforme la policía empieza a convertirlo en una prioridad.

(CNN) — La oficial de policía Surinder Kaur está en una misión. "No quiero a menores de edad trabajando aquí, nadie debería ser forzado a trabajar aquí... quiero cerrar esto (el barrio rojo)", dice Kaur. Como jefa de la comisaría de un área que incluye el más grande barrio rojo de Nueva Delhi -G.B. Road- Kaur sabe que no será una tarea fácil.

Desde que se convirtió en la oficial a cargo de G.B. Road hace dos años, Kaur ha rescatado a 89 menores de edad. Antes de su nombramiento, dice, sólo cuatro o cinco chicas habían sido rescatadas.

Un escritorio lleno de premios y mensajes de "gracias" es testimonio de sus logros. "Antes, todo el mundo pensaba que la policía estaba involucrada con los propietarios de burdeles...  así que nadie proporcionaba ninguna información a la policía. Pero cuando me hice cargo, lo tomé como un reto.

"Decidí que definitivamente haría algo diferente y lo que hice fue que la gente tuviera fe en mí y en mi fuerza policial ", dijo Kaur.

Un rescate de nueve niñas

Publicidad

Se estima que más de 2,000 prostitutas viven y trabajan en el área de G.B. Road en Nueva Delhi. No es legal que mujeres de 18 años y mayores de esa edad trabajen en la prostitución, pero muchas de ellas son menores de edad y la mayoría son traficadas ilegalmente de todas las partes de la India y de los países vecinos, Bangladesh y Nepal.

"Nos concentramos en las menores de edad debido a que el tema de trata se refiere a las niñas. Ellas están siendo traídas de Nepal, son traídas de otras partes de la India con el engaño de darles empleo, pero son traídas de forma ilegal", dice el comisionado adjunto de la Policía,  Aslam Khan.

Sólo hace unas semanas, Kaur y su equipo allanaron un prostíbulo en GB Road después de haber sido alertados por un grupo antitrata de menores de edad que estaba trabajando allí. Ella rescató a nueve chicas, todas las cuales se veían menores a los 18 años de edad. Seis de ellas eran de Nepal.

Las niñas fueron enviadas a Nirmal Chayaa, un refugio del gobierno donde se aplican pruebas médicas a las menores sospechosas para determinar su edad. Los resultados de cinco de las nueve niñas han sido liberados hasta el momento, confirmando que son menores de edad.

Una de las víctimas es una jovencita de sólo 10 años de edad, de acuerdo con el grupo Fundación Rescate antitrata con base en Mumbai. “Ya he registrado el caso y arrestamos a la gerente del burdel”, dice Kaur. “Ahora estamos buscando al dueño del burdel”.

La gerente del burdel arrestada por Kaur es una mujer india de 38 años cuya identidad no puede ser dada a conocer por razones legales.

Una visita sorpresa a un burdel

La policía ha arrestado a otros 27 dueños de burdeles en esta área en los últimos dos años. Khan, el subcomisionado de la policía, dice que en promedio se lleva a cabo una intervención al mes. Una noche reciente, CNN siguió a Kaur a uno de sus patrullajes nocturnos.

Cada noche alrededor de las 11 p.m., Kaur y su equipo conducen sus vehículos alrededor del barrio rojo para asegurarse de que los oficiales están en sus puestos y de vez en cuando hacen una visita sorpresa a los burdeles.

La zona es normalmente inaccesible para los extraños. Incluso las organizaciones no gubernamentales han dudado en llevar a los medios allí, y los propietarios de burdeles han atacado a las cámaras en el pasado. Pero en esta ocasión CNN estaba con una mujer policía que realmente está a cargo en el área.

Kaur nos llevó hasta una escalera oscura y lúgubre. Restos de hojas de betel masticadas y encajadas en las paredes, ratas corriendo alrededor y los hombres que estaban en el interior del burdel salieron corriendo y se escondieron tan pronto como vieron al grupo.

Kaur tocó a la puerta varias veces y cinco minutos después, las mujeres dentro la saludaron amablemente, pero cubrieron su rostro tan pronto ella las vio. Les preguntó si alguna quería ir con ella. Todas ellas dijeron “no”. Ninguna de las prostitutas que encontramos en el lugar era menor de edad. Dijeron que querían estar ahí. “Por favor, no le den un mal nombre a este lugar, para nosotras es un templo, es de donde alimentamos a nuestras familias”, dijo una de las prostitutas.

“No tenemos otra opción. Ustedes no lo entenderían”. “¿Por qué no solamente cierran el lugar? “No puedo forzar a las mujeres a irse si quieren quedarse allí”, dice Kaur.  “¿Entonces a dónde irían? No puedo simplemente enviarlas a las calles”. Luego de muchos años en el negocio, esto se ha convertido en su forma de vida.

Sin embargo, si hay una sola prueba de que una menor de edad es forzada a prostituirse, la policía actuará de inmediato. Grupos en contra de la trata dicen que los esfuerzos de rescate se están volviendo más comunes en la India, conforme la policía los considera una prioridad.

La presidenta de la Fundación Rescate, Triveni Acharya, quien ha trabajado en el tema durante los últimos 18 años, dice que ha visto un "cambio histórico" en la forma como las autoridades están manejando los casos de trata.

"Anteriormente, cuando llamábamos a la policía decían que no, que no tenían personal", explica. "Pero ahora, si nos llamamos para dar una información dicen no hay problema, por favor, ven".

La policía también está ahora más sensibilizada hacia las prostitutas. “Antes les hablan a las chicas con rudeza y malas palabras, ahora cuando las rescatan les hablan con respeto. Ellos dicen “ven, vístete bien y ven con nosotros”.

Acharya dice que ahora los oficiales de la policía ven a las chicas como víctimas en lugar que como criminales, y ese es el más grande cambio. “Rescatar a chicas menores de edad y a niñas se ha convertido en nuestra mayor prioridad”, dice Kaur. “La demanda del Siglo XXI es lo que debemos cambiar”.

Publicidad
Publicidad