Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El cáncer eleva la popularidad de Chávez, ¿le ayudará a ser reelecto?

La revelación sobre su enfermedad le dio puntos en las encuestas, aunque los analistas dudan de que eso baste para los comicios de 2012
mié 10 agosto 2011 07:43 PM
Hugo Chávez
Hugo Chávez Hugo Chávez

La popularidad del presidente venezolano, Hugo Chávez, subió tras anunciar que padece de cáncer, pero esa ventaja se podría diluir a medida que su enfermedad pase a segundo plano y temas como la inseguridad, el desempleo y la vivienda dominen la campaña para las presidenciales de 2012.

El militar retirado de 57 años, que todavía no ha revelado los detalles de su enfermedad, retornó este fin de semana a Cuba para someterse a un segundo ciclo de quimioterapia, tras anunciar a finales de junio que un tumor del tamaño de una pelota de béisbol que le extirparon tenía células cancerosas.

Las encuestas en la polarizada Venezuela suelen arrojar resultados dispares, pero tres encuestadoras reportaron que el respaldo al líder socialista subió en julio respecto del mes previo y se encuentra en alrededor de 50%, aún muy lejos del máximo alcanzado en su reelección de 2006.

"Le va a costar mucho mantener esa tendencia. La enfermedad le va a brindar, no muchos, pero algunos puntos. A mediano plazo eso no funcionará", dijo el vicepresidente de la encuestadora Consultores 21, Saúl Cabrera.

Aunque la enfermedad parece haberle dado a Chávez una tregua política, los venezolanos siguen identificando la falta de vivienda, la corrupción, el deterioro de los salarios y la criminalidad como los mayores problemas del país petrolero.

"No hay forma de que una enfermedad per se eleve la popularidad de un líder cuyo reto es el futuro. Puedes tener solidaridad, pero el candidato a presidente enfermo no suele tener impactos positivos", opinó Luis Vicente León, director de Datanálisis, que cifra el apoyo a Chávez el 50%.

Publicidad

Según la firma Hinterlaces, que suele trabajar para la oposición y empresas privadas, el 55% de los encuestados en julio valoró positivamente la gestión de Chávez, un incremento de casi 10 puntos desde junio.

Consultores 21, que no quiso detallar sus cifras, indicó también que hubo un aumento, pero no tan significativo. Mientras GIS XXI, una firma identificada con el gobierno, da al mandatario un avance de tres puntos, hasta el 57.8%.

Voto ni-ni

La gran incógnita es si el convaleciente mandatario estará en forma para liderar el próximo año al oficialismo, que con Chávez a la cabeza se ha impuesto en la mayoría de las elecciones y referendos desde 1998.

La radicalización del proyecto socialista ha ido mermando paulatinamente el apoyo del mandatario, cuyo partido perdió en votos totales frente a la oposición y la disidencia en las legislativas de 2010.

En 2007, los venezolanos le negaron por primera vez su apoyo en las urnas para acometer una amplia reforma constitucional, aunque dos años más tarde logró una enmienda a la Carta Magna que le permite la reelección indefinida.

Por el momento, Chávez ha cambiado sensiblemente su forma de gobierno, reduciendo sus maratónicas apariciones públicas por esporádicos contactos telefónicos mientras parece haber moderado su discurso para captar los votos de la clase media y en particular de los independientes.

Al menos un tercio de los votantes conforman el grupo conocido por las encuestadoras como ni-ni, que ni apoyan a Chávez ni a la oposición, y son quienes típicamente han definido los comicios en Venezuela.

"Los chavistas no van a dejar de serlo por la enfermedad de presidente y lo mismo con los opositores", dijo León. "En los independientes es donde eventualmente se podría tratar de esperar impactos de un evento como este".

La oposición, estancada

Mientras la enfermedad le ha permitido al gobernante izquierdista ganar unos puntos de popularidad, la oposición parece no haber sabido aprovechar esta ventana de oportunidad y se ha estancado el crecimiento de apoyos que venía experimentando en torno al 40%.

Tras sus recientes avances electorales en las regionales de 2008 y las parlamentarias del año pasado, la oposición ve ahora su mejor oportunidad para poner fin a 12 años de gobierno socialista y apuesta todas sus fichas al éxito de unas primarias en febrero, de las que saldrá su candidato único.

"Se requiere de una conexión afectiva, espiritual, de una narrativa, un relato que sintonice con el grueso de la población; mucho más que un programa de gobierno o una sumatoria de propuestas para resolver los problemas que tiene el país", dijo Hinterlaces en un reporte.

Y esas características son precisamente las que le sobran a Chávez, cuyo combativo discurso de justicia social y los miles de millones invertidos en programas asistenciales de alimentación y salud le han granjeado un sólido apoyo en los estratos pobres del país.

Pero con 15 kilos menos tras dos operaciones y el cabello rapado casi al cero por los efectos de la quimioterapia, aún es muy pronto para saber si Chávez podrá buscar un nuevo mandato a pesar de que insiste en que será el candidato de la revolución.

Para Jesse Chacón, exministro de Chávez y director de GIS XXI, aún es muy pronto para saber si la popularidad de Chávez prolongará la curva de crecimiento. Pero de llegar en plenas facultades a la contienda, Chacón cree que el mandatario será de nuevo un rival duro de roer.

"Un presidente que da esta nueva batalla y vence es un candidato formidable aquí y en cualquier país del mundo, rodeado de un aura de heroísmo, un candidato bastante difícil de vencer", opinó.

Publicidad
Publicidad