Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La insalubridad y la hambruna agravan la epidemia de cólera en Somalia

Pruebas de laboratorio confirman que hay tres veces más casos de cólera en el país africano en relación con el 2010
vie 12 agosto 2011 08:15 AM
una mujer camina por un acalle desierta
somalia-calle-desierta una mujer camina por un acalle desierta

Mogadiscio, capital de Somalia, enfrenta una epidemia de cólera que podría agravarse debido a la situación hambruna , insalubridad, malnutrición y hacinamiento de desplazados que padece el país africano, confirmó este viernes las Naciones Unidas.

"No cometeremos el error de creer que lo peor ha pasado, esta crisis continúa, con desplazamientos masivos, riesgo de propagación de enfermedades, hacinamiento en los campamentos y situaciones que superan a los trabajadores en el terreno", dijo el portavoz del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Adrian Edwards.

Pruebas de laboratorio confirmaron que hay tres veces más casos de cólera respecto al año 2010, por lo que se puede decir que hay una epidemia en curso, dijo en rueda de prensa el experto de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Michel Yao.

Decenas de miles de desplazados procedentes del sur de Somalia, la zona más afectada por la sequía que ha provocado una hambruna, han llegado hasta la capital del país en busca de alimentos.

El 40% de los casos comprobados de cólera eran de desplazados y el resto de la población local, aunque también se han encontrado brotes de la enfermedad en el sur del país; 53% de los enfermos eran niños.

La enfermedad se está propagando con rapidez debido a que los asentamientos informales de desplazados se han multiplicado en condiciones de extrema precariedad. Además, escasea el acceso a agua limpia y a servicios de saneamiento básico, mientras que la tasa de malnutrición infantil es elevada y los centros de salud tienen una capacidad muy limitada, explicó Yao.

Publicidad

La OMS teme que el cólera se propague aún más rápido como consecuencia de los movimientos de población que no se pueden controlar.

Publicidad
Publicidad