Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Grupos de vigilantes ciudadanos protegen las calles de Londres

Grupos de vigilantes armados de manera improvisada, con palos de golf y bats, están decididos a proteger su comunidad de los saqueadores
sáb 13 agosto 2011 07:12 AM
Londres - ciudadanos - vigilantes
Londres - ciudadanos - vigilantes Londres - ciudadanos - vigilantes

Mientras se desataban las revueltas en Londres , que dejaron comercios y casas bajo fuego y a los residentes resguardándose en sus hogares, Elif Mills regresó a su departamento al este de la ciudad para encontrarse con un autobús quemado a la vuelta de la esquina y un grupo de hombres fornidos en la calle.

Pero en lugar de saquear, esta banda estaba trabajando para proteger a la colonia. Y lejos de asaltar a Mills, los hombre le regalaron un kebab, la acompañaron a la puerta de su casa y prometieron protegerla a ella y a sus atemorizados vecinos mientras crecía la violencia en las calles aledañas.

Mills los llama su “ejército turco” –decenas de comerciantes que vigilan Kingsland High Street de Dalston- y son sólo uno de muchos grupos de vigilantes provistos con armas improvisadas decididos a proteger sus zonas de los saqueadores.

Tras varias noches de violencia en ciudades y pueblos en toda Inglaterra, la reacción del público contra los saqueadores ha comenzado.

Cientos de hombres con palos de golf, bats de béisbol y palos han estado patrullando áreas de Londres –de Southall al oeste hasta Dalston al este, y de Eltham al sur y Enfield al norte– y otras ciudades para repeler a bandas de saqueadores .

Amazon ha reportado una alza masiva en ventas de bats de béisbol y bastones, mientras los británicos se preparan para defenderse.

Publicidad

La productora de televisión, Mills, sólo tiene elogios para estos grupos y afirma que están haciendo su parte para ayudar, en momentos en que la policía se ha visto
llevada al límite.

“No lo están haciendo de una manera conflictiva. Están protegiéndonos y ha resultado. Las calles aledañas han sido destruidas, pero esta zona está completamente intacta. “No es lo mejor, pero ha funcionado en esta situación. Me ha hecho sentir segura, especialmente en las noches cuando no había una gran presencia policial en la zona; dormí tranquilamente sabiendo que tenía un ejército
turco de hombres fuertes, armados con bats vigilando al pie de mi ventana”.

En Ealing, un suburbio afluente al oeste de Londres que fue muy afectado por las bandas de jóvenes la tarde del lunes, los residentes se envalentonaron y desafiaron a los saqueadores.

El martes, se pegaron volantes en las puertas de los hogares en esa zona implorando a los residentes que “se unieran para proteger sus calles”.

“Si ves algún problema, por favor toca tu claxon. El objetivo de esto es demostrar a estos despreciables maleantes que no nos aterrorizarán”.

Y en Enfield, que fue muy dañada el sábado, la primera noche de las revueltas , los residentes también trataron de reclamarle la zona a los saqueadores.

Un residente quien se identificó como Nick, comentó a CNN: “Estamos aquí cuidando nuestra ciudad. Estamos tratando de hacerlo y sin embargo, la policía está más interesada en echarnos para atrás. Queremos proteger a nuestra ciudad”.

Mientras crece el descontento contra los saqueadores, una abuela cantante de jazz del este de Londres se ha convertido en un símbolo poco común del deseo del público de defenderse y ser tomados en cuenta.

Pauline Pearce ha sido llamada la heroína de Hackney al darse a conocer un video en el que regaña fuertemente a los jóvenes alborotadores, el cual se reprodujo de manera viral tras subirse a Youtube.

“¿Por qué están quemando los comercios de la gente que tanto trabajo les costó construir?”, les pregunta a los alborotadores.

“¿Y para qué? Sólo para decir que son chicos malos? Esto es por un hombre que recibió un disparo en Tottenham, no es por destrozar un lugar. ¡Sean realistas!

“No estamos todos reunidos para pelear por una causa , están vaciando baúles y robando zapatos. ¡Malditos ladrones!”.

Pero la Policía Metropolitana ha hecho advertencias contra las vigilancias, haciendo un llamado a la sociedad a no ponerse en riesgo, tras varios incidentes donde aquellos que trataron de oponerse terminaron siendo atacados por los saqueadores.

En Ealing, un hombre recibió graves heridas en la cabeza después de haber intentado reprocharle a un grupo de alborotadores que habían prendido fuego a basureros.

“Estos son tiempos de prueba y exhorto al público a mantenerse vigilantes y reportar cualquier información que tengan a la policía”, dijo el Comandante del municipio de Ealing, Andy Rowell.

“Si viven más desorden, los exhorto a contactar a la policía y no tomar medidas para intentar intervenir por su cuenta, esto los pondrá a ustedes y a otros en peligro. Por favor, permitan que la policía maneje estos crímenes”.

En lugar de ello, han instado a la gente a identificar a los responsables de las revueltas y saqueos. La transmisión de Flickr de la Policía Metropolitana de imágenes de CCTV de alborotadores fueron vistas por más de 300,000 personas el miércoles en la tarde.

El diario más vendido en Inglaterra, The Sun, captó el miércoles la atención de muchos con su campaña “Shop a moron” (Compra un tonto), promoviendo entre sus lectores que nombraran y avergonzaran a aquellos que han sido captados por las cámaras saqueando.

Y otros han asumido una postura práctica, arremangándose para unirse a las operaciones de limpieza en Londres, Birmingham y Manchester.

Organizándose vía Twitter utilizando hashtags como #riotcleanup y #broomarmy, así como en las páginas de Internet riotcleanup.co.uk y broomarmy.co.uk, cientos de personas ayudan a barrer cristales rotos en las calles y a reparar tiendas destrozadas.

Rachel, residente de Manchester, dijo que ella y sus amigas estaban planeando hacer las labores de limpieza aunque las revueltas continuaran.

“La gente de Manchester está muy fuerte y no va a dejar que esto los derrote. Una vez se calmen las cosas vamos a ir juntos a la calle y empezar a componer todo el desastre que dejaron en nuestra ciudad”, comentó.

Sin embargo, eligieron hacerlo y parece que los ciudadanos británicos están más que dispuestos a unirse a lo que el primer Ministro David Cameron denominó como el “contraataque” contra los alborotadores.

“No permitiremos que la cultura del miedo exista en nuestras calles”, dijo Cameron.

Publicidad
Publicidad