Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Un 'exniño soldado' usa la música para generar conciencia en Sudán

Emmanuel Jal fue reclutado a los 8 años, ahora utiliza la música para evitar que los niños terminen como soldados
mié 17 agosto 2011 09:31 AM
sudan niño soldado proyecto libertad
sudan niño soldado proyecto libertad sudan niño soldado proyecto libertad

Nota del editor: Emmanuel Jal fue un niño soldado en Sudán que desafío a todas las probabilidades para convertirse en músico. Su campaña “We Want Peace” (Queremos Paz) crea conciencia sobre justicia, igualdad y prevención de conflictos. Nos cuenta su historia y por qué se unió al Proyecto Libertad de CNN.

(CNN) — Yo nací en tiempos muy difíciles, cuando mi país estaba en guerra. La primera vez que escuché una bomba creí que el mundo se estaba acabando. La tierra temblaba, la gente gritaba entre disparos y explosiones.

Mi madre rezaba con nosotros y ponía sus brazos a nuestro alrededor, diciéndonos que todo iba a estar bien, que Dios estaba con nosotros. Cuando terminaba, nuestros vecinos y todo el pueblo se quedaba en silencio, sólo escuchabas llantos y lamentos.

Crecí en el sur de Sudán , donde los rebeldes peleaban por la independencia del resto de Sudán. Los recuerdos del pasado están frescos en mi mente. Cuando tenía cinco años yo no entendía qué era la violación, pero vi a mi tía ser violada delante de mí, encerrado en un cuarto por un soldado árabe y puede verla llorar. No entendía lo que estaba pasando.

No pasó mucho para que los soldados del gobierno destruyeran mi aldea. Nos la pasábamos huyendo de un lugar a otro. Durante esos ataques fue cuando perdí a mi madre.

Cuando cumplí siete años, mi padre me envió a la escuela a Etiopía. Caminé junto con cientos de niños. No había lo suficiente para comer o beber. Algunos se morían de hambre y a otros se los comían los animales salvajes. Algunos niños fueron secuestrados por gente que había perdido a sus hijos durante la guerra.

Publicidad

A los ocho años fui reclutado como niño soldado . Era susceptible porque quería venganza por mi familia. El entrenamiento no era sencillo, pero me prometí a mí mismo que encontraría a aquellos que destruyeron mi hogar, tomar una AK-47 y matar a tantos musulmanes y árabes como me fuera posible.

En ese entonces no entendía la guerra. Era un niño y no sabía la diferencia. Ahora, soy un hombre educado y descubrí que no fueron ni musulmanes ni árabes los que destruyeron mi hogar, fue la situación económica.

La religión era utilizada como una herramienta del gobierno para unir a la gente de la misma fe y usarla como arma para atacar a otros.

Fui afortunado; una trabajadora de Asistencia Británica, Emma McCune, finalmente me rescató. La conocí cuando tenía 11 años, escapando del Ejército de Liberación del Pueblo de Sudán. Fue en uno de mis peores tiempos. Acababa de sobrevivir a un viaje donde me vi tentando a comerme a mi amigo ya que se nos acabó la comida y dependíamos de buitres, caracoles, ratas y lo que encontráramos para comer.

Mi historia es larga. Perdí mi infancia y no puedo cambiar la historia, pero viajo por el mundo para contarla y generar conciencia, así como la inteligencia emocional de todos los que conozco.

Cuando la gente sabe que algo malo está pasando quiere hacer algo para pararlo. Voy a escuelas y le doy mi confianza a los jóvenes para que corrijan los errores del pasado.

El Proyecto Libertad de CNN ha elevado mis esperanzas porque abrirá los ojos de millones y creará energía positiva. La gente querrá ser parte de esta campaña para acabar con la esclavitud moderna. Va a traer esperanza para los oprimidos y luz para exponer a la maldad. La esclavitud todavía existe en mi país.

Un referendum se llevó a cabo el 9 de enero, en el cual la gente del sur de Sudán tenía la opción de votar a favor de una separación del norte y convertirse en una nación independiente. Las cosas han salido relativamente bien hasta el momento y la gente votó a favor de la separación .

Creé una organización de beneficencia llamada GUA Africa para construir una escuela en el sur de Sudán en honor a Emma McCune, la trabajadora británica que me salvó. Lancé una campaña llamada Lose to Win (Perder para Ganar) para lograrlo y comía sólo una vez al día para juntar suficiente dinero para completar nuestra primera fase.

La idea de Lose to Win es que la gente renuncie a algo para que haya un cambio positivo en la gente a su alrededor, y que continúen para hacer de sus comunidades y del mundo entero un lugar mejor.

Por ejemplo, la gente ha renunciado a cosas como cigarros o cerveza, calculando la cantidad que les hubieran costado, la cual donan en línea para ayudar a construir la escuela. En diciembre, empezaré otra vez con Lose to Win para intentar recaudar dinero para tres organizaciones de beneficencia dedicadas al mejoramiento de la educación en África: GUA Africa, Africa Yoga Project y My Start.

En esta ocasión me convertiré en un nómada moderno y mi meta es reacudar 1.4 millones de dólares.

El Proyecto Libertad de CNN es una causa noble, del cual estoy orgulloso de formar parte. Al generar conciencia sobre la esclavitud moderna durante este año, llegaremos al núcleo de este monstruo y lo llevaremos a la justicia.

El eco de una voz puede hacer la diferencia, pero dos o más personas unidas pueden cambiar al mundo.

Publicidad
Publicidad