Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Los rebeldes libios avanzan 'significativamente' a Trípoli: OTAN

El gobierno de Gadhafi y rebeldes han declarado llevar la delantera. OTAN asegura que son las fuerzas anti-Gadhafi quienes tienen el control
vie 19 agosto 2011 03:27 PM
Libia - rebeldes - agosto 18
Libia - rebeldes - agosto 18 Libia - rebeldes - agosto 18

El conflicto en Libia en ocasiones ha parecido más una guerra de palabras que una guerra en campo, tanto el gobierno de Gadhafi como las fuerzas rebeldes han declarado estar llevando la delantera. ¿Los reportes recientes de avances significativos de las fuerzas rebeldes indican un cambio decisivo a su favor, tras meses de aparente atasco?

El coronel Roland Lavoie, vocero de la operación militar de la OTAN , comentó a reporteros que “las fuerzas anti-Gadhafi están asumiendo el control de caminos clave hacia Trípoli”, la capital controlada por el líder libio que lleva tiempo lejos del alcance de los rebeldes.

Al describir los avances como la “victoria territorial más significativa anti-Gadhafi que hemos visto en meses”, dio la impresión de que las fuerzas de Gadhafi están replegándose, perdiendo “terrenos considerables” en varios frentes mientras los rebeldes avanzan hacia occidente .

La vocera de la OTAN, Carmen Romero, también habló sobre el uso de las fuerzas del gobierno de un misil balístico sin guía en una zona civil como señal de que “Gadhafi y su régimen están desesperados”.

Asimismo, un discurso sin pasión del líder libio Moammar Gadhafi a principios de semana en el cual hacía un llamado a su gente para “prepararse para pelear para liberar nuestra tierra pura y buena” podría sugerir que está bajo mucha presión.

Los propios rebeldes dicen que están listos para apoderarse de la ciudad clave de al-Zawiya , la cual se ubica en una ruta estratégica de abastecimiento alrededor de 50 kilómetros al oeste de Trípoli y, posteriormente, avanzar a la capital en cuestión de días.

Publicidad

Sus partidarios afuera de la nación africana también están optimistas. El Dr. Mahmoud Traina, cardiólogo libio estadounidense de 31 años de edad que vive en el sur de California, calificó el avance rebelde de los últimos días como un “parteaguas”, ya que Gadhafi peleó fuertemente para mantener el control de la ciudad costera.

“Demuestra el debilitamiento de su régimen”, comentó Traina, quien nació en Estados Unidos, pero su familia vive en Trípoli y Misrata, a CNN en una entrevista telefónica. “Corta sus rutas de abastecimiento para su última fuente de provisión de combustible y corta sus líneas de abastecimiento de todos los productos provenientes de Túnez”. Asimismo, agregó: “Pienso que esta es la última jugada antes de que se le acabe el poder. En este punto, sólo es cuestión de tiempo”.

Sin embargo, el hecho de que estas esperanzas estén bien fundamentadas es debatible. Representantes del gobierno de Gadhafi aún sostienen que les está yendo bien, y analistas difieren sobre lo que podría suceder.

El profesor Malcom Chalmers, un experto en política de defensa británica de los Servicios Unidos Reales del Instituto de Londres, piensa que el momento militar es favorable para los rebeldes, tras un período en que no tuvieron avances.

“Esto siempre ha sido una guerra de desgaste para la OTAN, basada en la creencia de que con el paso del tiempo, las capacidades del régimen se debilitarán y en algún punto, especialmente desde que las fuerzas de Gadhafi tuvieron que pelear en diferentes frentes a la vez, se derrumbarían. Y ciertamente, parece que eso es lo que está sucediendo”.

Asimismo, destacó que la degradación progresiva de las capacidades militares de Gadhafi producto de los ataques de la OTAN han nivelado la lucha a favor de los rebeldes, quienes también se están beneficiando al tener más acceso a recursos.

“Se ha hecho más y más difícil para las fuerzas de Gadhafi recuperar el terreno que han perdido porque su armamento ofensivo está siendo destruido, al igual que su capacidad de mando y control”.

Si las ganancias de los rebeldes significan que las fuerzas del régimen pierden rutas de reabastecimiento de Túnez, como parece, “acelerará el declive de la capacidad militar”, destacó Chalmers, agregando que no los ve resistiendo “más de uno o dos meses más, quizá menos”.

Sin embargo, Simon Henderson, un catedrático del Washington Institute for Near East Policy, comentó a CNN que aún era muy pronto para decir si el final estaba próximo. “Ha habido mucho ir y venir en términos de avances y retrocesos de ambas partes, es muy difícil afirmar en este momento que la oposición ha conseguido logros significativos y permanentes”.

“Es muy pronto para afirmar que esto terminará con una derrota total de las fuerzas de Gadhafi”, comentó, destacando el hecho de que a pesar de meses de lucha, los rebeldes no han logrado apoderarse de Trípoli. “Parece que Gadhafi está lejos todavía de ser vencido”.

Oficiales de alto rango también advierten que los rebeldes tuvieron avances reales en los primeros meses de la campaña, sólo para perderlos y para que la situación permaneciera estancada por un tiempo.

Los oficiales –que hablaron con CNN con la condición de no ser identificados– dijeron que el progreso actual es “significativo” pero que aún falta por ver cuánto tiempo más podrá Gadhafi mantenerse y cuántos recursos le quedan.

Afirman que el final del régimen de Gadhafi podría ser mañana o aún podría estar lejano. Nadie quiere aventurarse a predecir cuándo podría llegar,pero no será hasta que la gente de Trípoli perciba que el final está cerca y se levante”.

Observadores destacan que la acción de la OTAN ha sido clave para casi cualquier avance que los rebeldes han logrado hasta el momento en esta guerra de cinco meses, y algunos se preguntan si la OTAN está yendo más allá de su misión de proteger a la población civil si continúa atacando a las fuerzas de Gadhafi cuando están a la defensiva.

Lavoie descartó esto el martes, afirmando que el único bando que tomó la OTAN fue “el bando de la gente de Libia” y que cualquier blanco que atacaran representaba “una amenaza para la población”.

Aunque la OTAN dice que los rebeldes controlan de manera efectiva el territorio que rodea a Trípoli, no es seguro que puedan apoderarse de la capital, un bastión de Gadhafi. Después de 42 años en el poder, el líder libio aún tiene la lealtad de mucha gente y en esa ciudad se llevan a cabo grandes mítines en su apoyo.

Aunque los rebeldes se han apoderado de ciudades aledañas a Zawiay en los últimos días, aún no han podido hacerse del control de Zawiya.

Y los habitantes que huyen de Trípoli comentaron a CNN que creían que si los rebeldes no pueden coordinar un ataque desde varios frentes, tendrían dificultades para tener éxito, ya que casi todos los caminos que llevan y salen de la ciudad están cerrados o muy vigiladas por las fuerzas del gobierno.

No obstante, el Coronel Ahmed Banni, vocero del Consejo Nacional de Transición, dijo el martes que los rebeldes esperan entrar a la capital a finales de mes.

El comandante rebelde Radwan Heid manifestó un optimismo similar. “Estos son los últimos días, si Dios quiere”, comentó a CNN, refiriéndose al control de Gadhafi sobre la capital y el país.

Observadores afirman que la moral de las tropas rebeldes dentro y alrededor de las montañas de Nafusa  –donde la OTAN dice que la gente se siente segura de los ataques de las fuerzas leales a Gadhafi– parece estar en alto también.

Pero un vocero de Gadhafi, Ibrahim Musa, ofreció un punto de vista distinto. Dijo que al gobierno le estaba “yendo muy bien” a pesar de los problemas con “bandas armadas” en las ciudades costeras de Surman y Sabratha, las cuales fueron atacadas por las fuerzas rebeldes según la OTAN.

“Si Dios quiere, tendremos éxito en esta batalla. Lograremos la paz y la victoria”, dijo Musa.

En conferencia de prensa este jueves, el Primer Ministro libio al-Baghdadi al- Mahmoodi dijo que el ejército es “lo suficientemente poderoso para concluir esta batalla” a su favor, pero advirtió que el costo sería demasiado algo, haciendo un llamado para el diálogo y resolver la crisis pacíficamente y no con las armas.

Al-Mahmoodi dijo que el llamado del gobierno para una resolución pacífica viene de “una posición de poder, no de debilidad… podemos continuar luchando, pero desde el comienzo escogimos la paz”. El gobierno está actualmente en pláticas con todas las partes, agregó.

Si los avances del ejército rebelde rebasan tales esfuerzos diplomáticos, ¿qué le esperaría a Libia?

Chalmers dijo eso dependerá de si la gente dentro del régimen de Gadhafi decide que el juego ha terminado. “Un escenario muy creíble para la próxima etapa es que habrá gente dentro del régimen, además de la familia de Gadhafi, que busque negociar el cese al fuego y un acuerdo político que implique la salida de la familia de Gadhafi de cierta manera, pero no contempla un avance militar de los rebeldes en Trípoli”, agregó.

Publicidad
Publicidad