Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Las opciones de Gadhafi ante los distintos escenarios para Libia

Los nuevos gobernantes libios se enfrentan al reto de poner en marcha la economía así como mantener control en la seguridad
mié 24 agosto 2011 02:01 PM
Rebeldes libios festejan sobre un tanque
AFP. Tanque-Libia Rebeldes libios festejan sobre un tanque

Mientras los rebeldes en Libia han dado espectaculares pasos en Trípoli , las fuerzas pro Gadhafi se endurecieron este miércoles, contraatacando por toda la ciudad.

Para poner al día algunos de los recientes hechos en Libia, lo que Gadhafi puede hacer, qué tan unida está la oposición y los posibles escenarios para el futuro, Tim Lister, de CNN, responde las preguntas más frecuentes.

¿Qué opciones tienen Gadhafi, en todo caso? ¿Será sometido a juicio si se le detiene?

A Gadhafi le quedan muy pocas opciones y estas disminuyen en la medida en que se reducen sus fuerzas. Es muy poco probable que pueda comunicarse con el resto de sus leales en lugares como Sirte. Podría haber estado en condiciones de buscar algún tipo de acuerdo, hace un mes, que le permitiese salir libremente del país, sin embargo, ahora Trípoli ha caído en manos de los rebeldes y su cuartel general ha sido invadido ; es un hombre acorralado.

El Consejo Nacional de Transición (NTC, por sus siglas en inglés) insiste en que si es capturado en Libia será sometido a juicio. Su presidente, Mahmoud Jibril, pronunció en una conferencia de prensa, en Qatar, el martes: “Le garantizaremos un juicio justo, pero no tengo idea de cómo va a defenderse en contra de todos esos crímenes que cometió contra el pueblo libio y contra el mundo”. Manifestó que Gadhafi debe ser llevado ante la justicia por los crímenes políticos, detenciones y ejecuciones.

Y el vocero del NTC, Abdel Hafiz Ghoga, dijo a la televisión egipcia que Gadhafi debe enfrentar un juicio en Libia antes de que pueda ser transferido a la Corte Penal Internacional de La Haya.

Publicidad

La Corte Penal Internacional emitió en junio una orden de arresto para Gadhafi, su hijo Saif al-Islam y el jefe de inteligencia, Abdullah al-Sanussi. Se les acusa de crímenes contra la humanidad.

Su portavoz ha comunicado que Gadhafi planea continuar en la lucha contra los rebeldes, durante años, si es necesario. Pero para hacerlo, tendría que permanecer escondido y elaborar algún tipo de guerrilla como resistencia. Él tiene muy pocas o nulas unidades armadas organizadas a su disposición y pocos lugares que lo apoyen. Todavía hay focos de resistencia al NTC, con partidarios de Gadhafi que, según reportes del martes, siguen bombardeando ciudades situadas al oeste de Trípoli, y enfrascados en enfrentamientos en la ciudad sahariana de Sabha, un bastión de Gadhafi.

De alguna forma, la actual situación de Gadhafi se asemeja a la de Saddam Hussein, en Iraq, después de su huida de Bagdad. Estuvo prófugo durante nueve meses a pesar de la enorme presencia militar de EU.

Queda una incógnita inquietante: si Gadhafi ha almacenado alguna reserva libia de gas mostaza. Los diplomáticos occidentales están preocupados por lo que queda del programa libio (de armas de destrucción masiva).

¿Qué sucederá con los leales a Gadhafi?

Personajes con altos cargos de la NTC han hecho un llamado a la reconciliación y la fraternidad, pero tal espíritu puede ser difícil de inculcar entre los combatientes sobre el terreno. Las fuerzas mercenarias de Gadhafi en África siempre han sido odiadas por los libios. Tras 42 años de un dominio a menudo brutal, en el que la disidencia ha sido aplastada una y otra vez, es probable que vaya a haber algún tipo de ajuste de cuentas.

Mucho depende de qué tan rápido pueda ser restablecida la seguridad en Trípoli. Algunos comandantes leales ya se han rendido. Algunos grupos de derechos humanos instan a los nuevos gobernantes de Libia de establecer una comisión de la verdad y reconciliación en lugar de someter a los partidarios de Gadhafi a juicio.

En su conferencia de prensa del martes, Jibril, un ex ministro de justicia en el régimen de Gadhafi, instó a sus colegas libios a mostrar un sentido de propósito nacional. “Mostrar al mundo que se puede construir una nación moderna; debemos mostrar que estamos listos para esta revolución y que somos capaces de edificar un país moderno”, manifestó.

“Tenemos que ser transparentes ante el mundo entero. Ahora debemos enfocarnos en construir y en sanar nuestras heridas”, apuntó Jibril. Los hechos sobre el terreno determinarán si su petición es escuchada.

Si Trípoli permanece firmemente en manos de la oposición, ¿se acabó la guerra?, ¿qué otras áreas u otros obstáculos están enfrentando?

El riesgo para el NTC se encuentra en dos formas: la falta de seguridad agravada por la amplia disponibilidad de armas y la discordia tribal/étnica.

Las imágenes del martes de los combatientes transportando, sin ningún tipo de disciplina, armas pesadas y cajas de municiones desde el complejo militar de Gadhafi en Trípoli, fueron el último ejemplo del caos armado que ha sorprendido a Libia en los últimos meses. Un gran complejo militar al oeste de Trípoli , también fue atracado el fin de semana cuando rebeldes avanzaban sobre la capital.

Mucho depende de la prontitud con la que la NTC puede inculcar disciplina en sus filas y controlar quién tiene qué tipo de armas. La otra parte de esta ecuación es asegurar que los miembros de la policía libia permanezcan en su empleo y evitar el saqueo. El NTC considera el pedir a varios estados árabes el suministrar fuerzas de seguridad para ayudar a estabilizar la situación en Trípoli.

El NTC ha sido una coalición inestable, y en el que las tribus del oeste han tenido escasa presencia. Ahora tiene que realizar un delicado acto de equilibrio, puesto que pasa de ser un movimiento rebelde y acuartelado en el este del país a ser un gobierno en espera para toda Libia.

La población no árabe bereber de las montañas del oeste querrá la autonomía y el derecho de revivir su lengua y otros símbolos culturales. Grandes tribus que han sido marginadas durante la época de Gadhafi querrán un asiento en la mesa principal. Y los combatientes que se llevaron la peor parte en los ataques de las milicias pro Gadhafi en Misrata podrían no sentir demasiada lealtad a los líderes políticos de Bengasi.

Los nuevos gobernantes de Libia también necesitan tomar drásticas medidas para que la economía se ponga otra vez en marcha, mediante la extracción de petróleo y el asegurar que los caminos, puertos y aeropuertos sean reabiertos para la importación de suministros básicos. Informes desde Trípoli en los últimos días indican una escasez crónica de algunos artículos médicos. Si son capaces de actuar con rapidez para mejorar la situación humanitaria, tendrán una mejor oportunidad de hacerse del pueblo libio.

El grupo de estabilización del NTC ha trabajado durante meses en un plan de transición, sin duda consciente del caos que envolvió a Bagdad después de que Saddam Hussein fue derrocado. Pero ejecutar este plan exigirá capacidad de organización de los rebeldes, la cual todavía tienen que demostrar.

El movimiento de oposición ciertamente está ganando terreno, pero ¿qué pasa con la cohesión dentro del movimiento?, ¿qué tan unificados están?

El asesinato del jefe militar rebelde, Abdel Fattah Younis, el mes pasado, fue la evidencia más contundente de que el NTC no es un grupo armonioso.

El NTC fue conformado en una situación apremiante, y contiene una dispar mezcla de nacionalistas libios, secularistas e intelectuales, con gran parte de su centro de gravedad en el este de Libia. El asesinato de Younis, seguido del no arresto de Saif al-Islam Gadhafi, no ha inyectado confianza.

Dada la larga historia de tensión entre el este y el oeste de Libia, es de resaltar que las unidades rebeldes en la capital sean en su mayoría del oeste, y que no ha habido una marcha hacia la capital desde los bastiones rebeldes en el este.

En favor del NTC, los gobiernos de Estados Unidos y Europa lo han apoyado sin reserva alguna como “la autoridad legítima de gobierno” en Libia. La embajadora de los EU en las Naciones Unidas, Susan Rice, llamó el jueves al NTC como “interlocutores creíbles y confiables”.

El NTC se beneficiará de un importante apoyo técnico y financiero de sus simpatizantes en Occidente y el Golfo. Qatar está organizando una conferencia de donantes el miércoles, con el propósito de juntar 2,400 millones de dólares, mientras que los Estados Unidos se apresura a liberar 1,500 millones de los activos libios congelados .

¿Cuáles son los posibles escenarios en los meses venideros? ¿Es posible una transición pacífica?

Una pacífica, si no es que una transición perfecta, es posible, sin embargo, Libia es un país demasiado grande (1.75 millones de kilómetros cuadrados), en el cual es posible que aparezcan toda clase de autoridades en disputa durante los próximos meses. Es como liberar una válvula de presión que ha estado cerrada por 42 años; muchos estarán tratando de colocarse en algún puesto. El NTC deberá mostrar una intención de unidad y de considerable sutileza si se trata de resolver discusiones políticas alrededor de una mesa en lugar de en las calles.

El peor de los escenarios sería ver al NTC imposibilitado de imponer su autoridad sobre el país, con tribus organizadas para protegerse y enriquecerse, así como también una ventana de oportunidad para grupos islamistas, los cuales han tenido un papel minúsculo en el levantamiento, pero podrían explotar el vacío político.

En el Magreb islámico Al-Qaeda cuenta con presencia en varios países vecinos (incluyendo Argelia y Níger), y podría tomar ventaja de las vastas regiones al sur del Sahara de las cuales el gobierno de Trípoli titube en gobernar.

Publicidad
Publicidad