Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Trípoli, entre armas y diversas versiones sobre 'la cacería' de Gadhafi

En el complejo de Bab al-Aziziya quedan cuerpos de los guardias que protegían al líder libio y casquillos de las balas antiaéreas usadas
vie 26 agosto 2011 03:37 PM
Libia - rebeldes - Trípoli
Libia - rebeldes - Trípoli Libia - rebeldes - Trípoli

El complejo del fugitivo líder libio Moammar Gadhafi estaba lleno de casquillos de bala y basura de dos días después de que fue tomado por las fuerzas rebeldes, mientras los cuerpos de una docena de hombres yacían en una intersección cercana.

La amplia edificación estaba llena de los casquillos de bala antiaérea usados, cuando los combatientes rebeldes recogían lo que dejaron atrás los partidarios de Gadhafi cuando huyeron. Un sedán blindado BMW estuvo abandonado en un garaje cerca de la "Casa de la Resistencia", el edificio bombardeado que Gadhafi dejó sin reparar como un monumento al ataque aéreo de EU de 1986 que mató a una de sus hijas.

Varios ataques aéreos de la OTAN y el ataque terrestre que condujo a la caída del complejo Bab al-Aziziya el martes pasado causaron más daños al sitio, corazón simbólico de Gadhafi durante sus 42 años de gobierno.

Pero durante una visita de CNN este jueves a una parte del complejo no había ninguna señal de la red de túneles y búnkers que por mucho tiempo se creyó que habían construido debajo de la sede de Gadhafi. Tampoco hubo ninguna señal de Gadhafi o de sus hijos, sujetos de una intensa cacería, una vez que su régimen se desmoronó.

Esa intrincada red de túneles fue descubierta y recorrido horas después por Sara Sidner, de CNN.

Las calles a las afueras de Bab al-Aziziya están inundadas de armas de fuego y rumores, incluyendo uno en el cual combatientes rebeldes rodearon un complejo de apartamentos cercano tras una pista de que Gadhafi estaba dentro. El líder libio no ha sido encontrado.

Publicidad

Mientras que los cuerpos se apilan en el complejo, el Consejo Nacional de Transición, la dirigencia rebelde, dice que está decidido a expulsarlo con un mínimo de bajas civiles. "No queremos que se derrame mucha sangre, ya sabes, son nuestros hermanos", dijo un combatiente rebelde.

En una intersección cercana, una docena de cuerpos yacen bajo el sol, algunos con las manos atadas. Los combatientes rebeldes dicen que los hombres fueron ejecutados por las fuerzas en retirada de Gadhafi. Sin embargo, los cuerpos parecen ser los de los africanos que constituían una gran parte de las fuerzas pro-Gadhafi y su muerte abre interrogantes sobre si ellos fueron ejecutados por los rebeldes.

Al sur del complejo, que se encuentra cerca de la costa mediterránea de Trípoli, los combates entre rebeldes y leales a Gadhafi persisten. Francotiradores y granadas de mortero continúan provocando bajas entre cientos de civiles, dijo Kirstie Campbell, un trabajador del Cuerpo Médico Internacional de Trípoli.

"He trabajado en zonas de guerra durante 10 años, pero esto es bastante malo", dijo.

Publicidad
Publicidad