Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La nana quemada de los Gadhafi puede recibir ayuda vía internet

Anti-Slavery International y CNN abrieron una página de internet para recaudar dinero para el tratamiento y cuidado de Shwygar Mullah
jue 01 septiembre 2011 07:59 AM
Libia - niñera quemada - Gadhafi
Libia - niñera quemada - Gadhafi Libia - niñera quemada - Gadhafi

Anti-Slavery International y CNN han abierto una página de internet para recaudar dinero para el tratamiento y cuidado de Shwygar Mullah, una trabajadora doméstica de Hannibal Gadhafi , el hijo del líder libio fugitivo, quien fue encontrada con quemaduras serias provocadas con agua hirviente.

CNN está ayudando a las agencias de asistencia para que Shwygar sea trasladada a una clínica internacional especializada en el tratamiento de quemaduras. Ahora se encuentra en un hospital de Trípoli recibiendo atención médica.

Se estima que a Shwygar le tomará hasta ocho meses recuperarse y el dinero que se reúna se destinará para el pago de los cuidados adicionales que requiera, incluyendo sus gastos de estancia y vuelos.

Publicidad

Si el dinero que recaude supera lo necesario para atender a Shwygar, el remanente se destinará a Anti-Slavery International, la organización de derechos humanos más antigua del mundo, la cual trabaja para proteger a trabajadores domésticos del abuso y la esclavitud a nivel mundial.

Mullah fue la niñera de los pequeños hijos de Hannibal, un niño y una niña.

A los 30 años de edad, hace casi un año, llegó a Libia procedente de su natal Etiopía. Al principio las cosas parecían ir bien, pero luego de seis meses en su puesto de trabajo, dijo, fue quemada por Aline, la esposa de Hannibal.

Tres meses después, el hecho se repitió, pero con mucha más seriedad.

En un tono suave, la joven explicó a CNN cómo Aline perdió los estribos cuando su hija no dejaba de llorar y Mullah se negó a golpear a la niña.

"Me llevó a un cuarto de baño. Ella me ató las manos a la espalda, y también me ataron los pies. Ella tapó mi boca, y empezó a verter el agua hirviendo en la cabeza", relató mientras imitaba con sus manos una vasija sobre su cabeza.

Publicidad
Publicidad