Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Rebeldes libios hallan fuerte resistencia en intento por tomar Bani Walid

El Consejo Nacional de Transición cree que francotiradores atacarán a los opositores en la lucha por uno de los últimos bastiones de Gadhafi
sáb 10 septiembre 2011 10:45 AM
rebeldes en las afueras de bani walid
libia-bani-walid rebeldes en las afueras de bani walid

Combatientes libios lanzaron un ataque contra uno de los últimos bastiones de los seguidores de Moammar Gadhafi, pero encontraron una fuerte resistencia, por lo que algunos incluso retrocedieron, según un comandante.

El ataque comenzó luego de que las negociaciones para llegar a un acuerdo de rendición fallaron en la ciudad de Bani Walid, ubicada al sudeste de Trípoli. Los combatientes creen que algunos miembros clave del depuesto régimen libio, incluidos dos hijos de Gadhafi, podrían estar escondiéndose ahí.

Ubicados en las afueras de la ciudad, cohetes y balas precedieron el avance de los combatientes, algunos de quienes retrocedieron. Otros lucharon para posicionarse en lugares ventajosos.

Había aviones sobrevolando el cielo. Los combatientes suponen que eran de la OTAN debido a que no se permite que ninguna otra aeronave surque el cielo libio como parte de la zona libre de vuelo establecida por el Consejo de Seguridad de la Naciones Unidas.

El nuevo líder del Consejo Nacional de Transición (CNT) dijo que querían evitar el derramamiento de sangre y la destrucción a través del diálogo a pesar de que los críticos creían que esto daría tiempo a los leales a Gadhafi para atrincherarse.

Las fuerzas opositoras declararon el inicio del combate el viernes, horas antes del sábado.

Publicidad

" El plazo terminó el sábado cuando ellos lanzaron cohetes a nuestras fuerzas", dijo el jefe de las negociaciones del CNT, Abdallah Kenshil a CNN.

Kenshil dijo que espera que tomen el centro de la ciudad pronto pero que sabía que habría resistencia por parte de francotiradores ubicados en casas, que les lanzarían cohetes y que habría combates con artillería.

Los opositores se han mantenido en las afueras de la ciudad por casi dos semanas; la han rodeado por tres lados mientras se llevaban a cabo las negociaciones.

Los leales a Gadhafi pedían como condición para entregar a la ciudad que los opositores entraran desarmados y que no revisaran las casas, según Shamsuddin Ben Ali, vocero del CNT.

También querían un indulto general. Los leales, sin embargo, quieren juzgar a los leales que hayan estado involucrados en asesinatos.

Bani Walid es uno de las tres principales ciudades de Libia que permanecen leales al régimen. Las otras son Sirte, en la costa del Mediterráneo y Sabha, en el suroeste del país.

Los opositores no saben cuántas fuerzas de Gadhafi hay en Bani Walid, pero creen que están fuertemente armados, según el vocero Abdulrahman Busin.

El CNT había dicho antes que tiene reportes confirmados de que dos hijos de Gadhafi, Saif al-Islam y Mutassin, están en la ciudad.

Saif al-Islam, quien alguna vez fue visto como el posible sucesor de Gadhafi, es buscado junto con su padre por crímenes contra la humanidad, por reprimir a manifestantes antigubernamentales. Mutassin, un defensor de su padre, solía servir como consejero nacional de seguridad.

Ben Ali añadió que recibió reportes de inteligencia de que las fuerzas leales habían capturado a miembros del CNT y que los usaban como escudos humanos en la ciudad de Qasr Bu Hadi, ubicada a unos 15 kilómetros de Sirte.

Los leales y las fuerzas fieles se enfrentaron a unos 55 kilómetros de Sirte, según el vocero del Comité de Medios del CNT, Jalal el Gallal.

Los nuevos combates ocurren mientras la Interpol lanzó una mundo/2011/09/09/la-interpol-ordena-la-detencion-de-moammar-gadhafi #mce_temp_url# , quien es buscado por la Corte Penal Internacional para ser juzgado por crímenes contra la humanidad.

El secretario general de una misión de las Naciones Unidas en Libia, Ian Martín, dijo que los temores de que ocurra un desastre humanitario en Libia no se han materializado.

La infraestructura ha sufrido pocos daños, la distribución de agua se ha restablecido, mientras que la de electricidad y combustibles ha mejorado. Se espera que las escuelas reabran el próximo 17 de septiembre. Además, no ha habido disturbios públicos, de acuerdo con Martin.

Publicidad
Publicidad