Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Los guatemaltecos salen a votar por su nuevo presidente

Hay más de 10 candidatos presidenciales en las votaciones del domingo; si ninguno recibe más del 50% de los votos, habrá una segunda vuelta
dom 11 septiembre 2011 10:38 AM
Guatemala
Guatemala Guatemala

Este domingo por la mañana abrieron las urnas para la elección presidencial en Guatemala, en un proceso que podría colocar a un general militar retirado en el poder.

Los votantes empezaron a formarse horas antes de la apertura de las casillas, a las 7:00 horas (local), informó la agencia de noticias estatal AGN.

Está previsto que las votaciones cierren a las 18:00 horas (local).

Hay más de 10 candidatos presidenciales en las votaciones del domingo. Si ninguno recibe más del 50% de los votos, habrá una segunda vuelta el próximo 6 de noviembre.

Las encuestas favorecen a Otto Pérez Molina, quien hace campaña para la presidencia por segunda ocasión; fue derrotado en 2007 por el actual presidente, Álvaro Colom.

Pérez ha dicho que en caso de ser electo, se enfocará en luchar contra el crimen y la pobreza. "Los dos objetivos fundamentales del Partido Patriota son el mejorar la seguridad de todos los guatemaltecos. Eso es algo que podríamos estar en posibilidades de conseguir en los próximos cuatro años. El otro objetivo es atraer inversión extranjera para que podamos crear oportunidades de empleo y una vida más digna para todos los guatemaltecos", dijo Pérez.

Sin embargo, el alto rango que tuvo Pérez en la milicia durante los años de la guerra civil en Guatemala preocupa a los grupos defensores de los derechos humanos, tanto en el país como en el exterior.

Las preocupaciones tienen como origen el hecho de que el Ejército guatemalteco cometió múltiples atrocidades durante la guerra civil, aunque Pérez nunca ha estado directamente implicado en alguno de ellos, dijo Miguel Castillo, un analista político de la Universidad Francisco Marroquín, en Guatemala.

"Estos grupos han empezado a cuestionar su pasado militar y su participación en la guerra en contra de los insurgentes durante el conflicto armado. Sin lugar a dudas, el tema estará presente durante su mandato si gana las elecciones", ha comentado Castillo.

Aunque hay más de 10 candidatos presidenciales en la votación del domingo, además de Pérez solamente hay otros dos con una real posibilidad de ganar la presidencia.

Manuel Baldizón, de 41 años, es el más joven de todos los candidatos presidenciales.

Baldizón, empresario y abogado abanderado por el Partido Libertad Democrática Renovada (LIDER), ha entusiasmado a los jóvenes.

El slogan de campaña de Baldizón es "Sólo el pueblo salva al pueblo". Él propugna un concepto que denomina "libertad democrática renovada" en el que todos los miembros de la sociedad tienen un papel por jugar en la búsqueda de soluciones  a los problemas comunes.

"Con el fin de cambiar a Guatemala, necesitamos un presidente que realmente esté comprometido con nuestra nación, con un llamado a servir, y que verdaderamente quiera cambiar a Guatemala", ha expresado Baldizón.

El otro principal oponente de Pérez es Eduardo Suger, de 72 años, un intelectual que propone un enfoque integral para abordar los problemas de Guatemala. Su partido se llama CREO, un acrónimo de las palabras compromiso, renovación y orden.

"Todo está entrelazado", ha dicho Suger. "Cuando hablamos de la desnutrición en la niñez, también estamos hablando de la economía, ya que la pobreza genera muchos de esos problemas. Para luchar contra la pobreza, tenemos que abordar la salud, educación en infraestructura".

La pobreza es endémica en Guatemala, y el país tiene una de las peores tasas relacionadas con el crimen en América Latina. Un 43% de los niños menores de cinco años padece desnutrición crónica, y la tasa de asesinatos el año pasado fue de 42 muertos por cada 100,000 personas, una de las más altas en el mundo.

Esta es apenas la cuarta ocasión en que Guatemala ha llevado a cabo una elección presidencial desde que fueron firmados los acuerdos de paz, en 1996, los cuales oficialmente pusieron fin a la guerra civil que devastó durante 36 años al país de Centroamérica. El conflicto dejó más de 100,000 muertos y un millón de refugiados.

El reto principal para cualquiera que gane la presidencia es hacer frente al legado de crimen y pobreza que dejó la guerra civil.

Publicidad
Publicidad