Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Pérez Molina, el candidato del puño cerrado, lidera el voto en Guatemala

Los principales candidatos a la presidencia irán a una segunda vuelta y Otto Pérez Molina, un general retirado, encabeza las encuestas
mar 13 septiembre 2011 02:45 PM
Otto Pérez Molina
Otto Pérez Molina Otto Pérez Molina

Los dos principales candidatos en la carrera por la presidencia de Guatemala se medirán en una segunda vuelta después de que el conteo de votos  luego de que ninguno de los dos consiguió los votos suficientes para ganar la elección.

Otto Pérez Molina, un general retirado del ejército que se comprometió a adoptar una postura firme contra el crimen, obtuvo mayor número de votos en las elecciones del domingo.

Con casi el total de las boletas electorales contadas el lunes por la noche, Pérez Molina obtuvo el 36% de los votos, muy por debajo de los más del 50% de votos necesario para ganar directamente. Su más cercano competidor, el empresario Manuel Baldizón, consiguió el 23% de los votos, comentó la autoridad electoral de Guatemala.

Observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA) criticaron la evidente desorganización y el lento conteo de los votos de los funcionarios electorales guatemaltecos tras las elecciones del domingo, informó AGN, la agencia estatal de noticias.

Los observadores electorales dijeron que esperaban que el proceso mejorara en la segunda vuelta electoral, fechada para el seis de noviembre.

Hacer frente a la extendida violencia y a la creciente amenaza por parte del crimen organizado son los puntos fuertes en las campañas de los 10 candidatos que aspiran a la presidencia.

Publicidad

Baldizón defendió un plan de lucha contra el crimen denominado "¡Seguridad Ahora!"

Los carteles de la campaña de Pérez Molina, quien encabezaba las encuestas antes de las elecciones del domingo, mostraban un puño cerrado. El general retirado, de 60 años, se comprometió a ofrecer "mano dura" en el cargo más alto de Guatemala.

En un debate, el mes pasado, organizado conjuntamente por CNN en Español, Pérez Molina llamó a las "unidades de élite del ejército" a desempeñar un papel más grande en el combate del país contra las bandas y cárteles de la droga.

Ese enfoque propuesto —y el alto rango que Pérez Molina tuvo en el ejército durante las décadas de guerra civil en Guatemala— preocupa a grupos de derechos humanos, tanto en Guatemala como en el exterior.

"Estos grupos han empezado a cuestionar su pasado militar y su participación en la guerra en contra de los insurgentes durante el conflicto armado. Sin lugar a dudas, el tema estará presente durante su mandato si gana las elecciones", dijo Miguel Castillo, analista político de la Universidad Francisco Marroquín, de Guatemala.

“Las preocupaciones tienen como origen el hecho de que el ejército guatemalteco cometió múltiples atrocidades durante la guerra civil, aunque Pérez nunca ha estado directamente implicado en alguno de ellos", aseguró Castillo.

Pérez Molina se postula a la presidencia por segunda vez. Fue derrotado en el 2007 por el actual presidente, Álvaro Colom.

“Nos hubiera gustado ganar en la primer ronda, aunque estamos preparados con una revisión de los planes y la estrategia para encarar la segunda fase de este proceso electoral", dijo el lunes muy temprano, según la AGN.

El novel candidato a la presidencia Baldizón, de 41 años, también se dijo preparado para la siguiente vuelta. El empresario y abogado abanderado por el Partido Libertad Democrática Renovada (LIDER), ha entusiasmado a los jóvenes.

Su eslogan de campaña es "Sólo el pueblo salva al pueblo".

El más joven de todos los candidatos, Baldizón, propugna un concepto que denomina “libertad democrática renovada” en el que todos los miembros de la sociedad tienen un papel por jugar en la búsqueda de soluciones  a los problemas comunes.

“Con el fin de cambiar a Guatemala, necesitamos un presidente que realmente esté comprometido con nuestra nación, con un llamado a servir, y que verdaderamente quiera cambiar a Guatemala", manifestó Baldizón.

La pobreza es endémica en Guatemala, y el país tiene una de las peores tasas relacionadas con el crimen en América Latina. Un 43% de los niños menores de cinco años padecen desnutrición crónica. Y la tasa de asesinatos el año pasado efue de 42 muertos por 100,000 personas —una de las más altas en el mundo—.

En la encuesta nacional Vox Latina, realizada en julio, más de dos tercios de guatemaltecos dijeron que la violencia es el asunto que más les preocupa, superando por mucho y en su conjunto a la economía, el desempleo, la pobreza y la falta de educación.

Esta es apenas la cuarta ocasión en que Guatemala ha llevado a cabo una elección presidencial desde que fueron firmados los acuerdos de paz, en 1996, los cuales oficialmente pusieron fin a la guerra civil que devastó durante 36 años al país de Centroamérica. El conflicto dejó más de 100,000 muertos y un millón de refugiados.

El nuevo presidente tomará posesión en enero.

Fernando del Rincón, Rafael Romo, Arthur Brice y Patzy Vasquez contribuyeron con este reportaje

Publicidad
Publicidad