Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Strauss-Kahn admite una "debilidad moral" en NY, pero no un ataque

El exdirector del FMI aceptó que el incidente con la empleada del hotel fue inapropiado, pero aclaró que nunca hubo un ataque sexual
dom 18 septiembre 2011 03:06 PM
Dominique Strauss-Kahn era considerado como la mejor oportunidad del opositor Partido Socialista para ganar las elecciones de 2012. (Foto: Reuters)
DSK

El exdirector del Fondo Monetario Internacional (FMI) quien fue arrestado bajo cargos de ataque sexual y luego puesto en libertad tras ser cuestionada la credibilidad de su acusadora, reconoció una “debilidad moral” en una entrevista el domingo, pero negó cualquier acto de violencia o agresión.

Dominique Strauss-Kahn, dijo a la televisión francesa TF1 que el incidente en el hotel Sofitel de Nueva York con una empleada de Guinea “no es solo una relación inapropiada; más que eso, es un error, un error con respecto a mi esposa, mis hijos, mis amigos, pero también es un error para los franceses que pusieron sus esperanzas conmigo para un cambio”.

“No fue una debilidad”, indicó. “Fue más que una debilidad, es una debilidad moral, un error moral, y no estoy orgulloso de ello. Lo lamento. Yo lo he lamentado a lo largo de estos días, a través de estos cuatro meses, y yo creo, que no he terminado de lamentarlo”.

“Tuve la sensación de que estaba atrapado, humillado", dijo tras las acusaciones. Agregó que estaba profundamente herido por las imágenes y los informes en los medios de comunicación alrededor de las acusaciones.

Dijo que fue acosado por los reporteros y luchaba para encontrar un lugar que cumpliera con los requisitos de seguridad de la Corte. “Eso era caro”, indicó, pero “era eso, o volver (a la cárcel)”.

Considerado como uno de los candidatos favoritos para la presidencia francesa, Strauss-Kahn, de 62 años, fue sacado de un avión con destino a París el 14 de mayo y arrestado tras las acusaciones por ataque sexual. Días después, renunció al Fondo Monetario Internacional y fue puesto en arresto domiciliario tras pasar unos días en la cárcel de Rikers Island, en Nueva York.

Publicidad

Sin embargo, surgieron dudas sobre la credibilidad de la empleada, identificada como Nafissatou Diallo, lo que llevó a los fiscales retirar los cargos contra Strauss-Kahn, quien regresó a Francia a principios de este mes.

Los fiscales señalaron que no había “ ninguna prueba material creíble ”, sobre la supuesta agresión sexual, dijo Strauss-Kahn a la televisión francesa. Y un informe del fiscal indicó que no había señales de violencia contra la mujer, agregó.

Las autoridades dijeron que la mujer había dicho diferentes versiones sobre los hechos, y Strauss-Kahn dijo “si hubiera la más mínima señal para mantener la acusación, habría existido una prueba”.

Los abogados de Strauss-Kahn han dicho que los dos estuvieron involucrados en sexo consensuado.

Los abogados de Diallo han presentado una demanda civil contra Strauss-Kahn. Se le cuestionó en la entrevista de este domingo si su defensa negociaría con la empleada, Strauss-Kahn dijo que no.

“Siempre he tenido respeto por las mujeres”, afirmó “He pagado pesadamente, y sigo pagando por esto”.

“Si el señor Strauss-Kahn piensa que la gente de Francia realmente cree que él fue capaz de convencer a la señora Diallo de que nunca lo había visto antes y no sabía que él estaba en la habitación, para participar en actos sexuales con él en cuestión de minutos, entonces debe describir la forma en que sucedió”, dijeron los abogados de la mujer, Kenneth Thompson y Wigdor Douglas, en un comunicado difundido antes de la entrevista del domingo. “Tenemos la sospecha de que él no lo hará, ya que cualquier historia que él describa no será convincente”.

"Tomaron nota de la periodista francesa que entrevistó a Strauss-Kahn, es una amiga de su esposa. Como todos saben, la señora Diallo se reunió con periodistas imparciales y periodistas de investigación, sin ningún tipo de condiciones para hacerle preguntas a la señora Diallo y los lamentables hechos que el señor Strauss-Kahn cometió en su contra”, indicó el comunicado. “Nosotros esperábamos lo mismo de Strauss-Kahn”, agregó.

Strauss-Kahn dijo a la emisora que su esposa, la periodista francesa Anne Sinclair, es “una mujer excepcional. (…) soy tan afortunado de tenerla a mi lado. Me han hecho daño. Lo sé, me envidio, pero sepa, ella no hubiera sido así, ella no me hubiera apoyado, sino supiera desde el primer momento que era inocente”.

Agregó que quería ser candidato en las elecciones de 2012 para la presidencia de Francia. “Quería ser útil y aportar respuestas, y eso quedó atrás”, indicó. “Es evidente que no puedo ser candidato, aunque he pensado en ello (…) no quiero estar en las primarias”.

La periodista francesa Tristane Banon presentó una denuncia contra Strauss-Kahn en Francia, alegando que él trato de atacarla sexualmente en 2003. El exdirector del FMI presentó una contra-demanda por calumnia.

Consultado el domingo sobre las denuncias de Banon, Strauss-Kahn dijo que se reunió con ella recientemente y “yo le dije la verdad a ella en esa reunión. No hubo acto de agresión, no hubo violencia. (…) La versión que se presentó era imaginaria”.

Susan Candiotti de CNN contribuyó a este reporte

Publicidad
Publicidad