Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Benedicto XVI llega a Alemania para una visita de Estado

Entre protestas, el Papa arribó a su país natal para pronunciar un discurso en el Parlamento
jue 22 septiembre 2011 06:22 AM
Benedicto XVI Alemania
Benedicto XVI Alemania Benedicto XVI Alemania

El papa Benedicto XVI llegó este jueves a Berlín para iniciar su primera visita de Estado a Alemania, su país natal, donde hay protestas por la intervención que tendrá en el Parlamento (Bundestag).

A las 10:30 horas locales  (3:30 de México), el Papa fue recibido al pie de la escalerilla del avión por el presidente alemán, Christian Wulff, la canciller federal, Angela Merkel, y el gabinete ministerial germano.

Antes, en el avión que lo llevaba a Berlín, el pontífice aseguró que era “normal” que ocurrieran  protestas en contra de su visita, sobre todo en un país donde hay una sociedad libre, en un tiempo de secularización.

“Es justo que todos puedan expresar su contrariedad, pues cuando se expresa una posición no hay nada que objetar", añadió. En este sentido, un grupo de diputados ya anunció que no asistirá al Parlamento mientras se desarrolle el discurso del Papa.

La visita del pontífice a Berlín provocó un gran despliegue policial, con más de 6,000 agentes, muchos llegados de refuerzo desde otras regiones alemanas.

En una primera jornada de marcado tinte político, el líder católico tiene previsto ofrecer un discurso ante el pleno del Bundestag, el Parlamento germano, lo que ha sido criticado desde las filas de la oposición socialdemócrata, verde y de la izquierda.  

Publicidad

Ante la presencia de Benedicto XVI en la sede del legislativo alemán, organizaciones homosexuales y otros grupos laicos y religiosos críticos del Vaticano tienen previsto acudir de forma simultánea a una manifestación en el centro de Berlín.

El Papa subrayó que Alemania es el país de la reforma protestante y durante años ha sido "normal" la contraposición con Roma.

Puntualizó que son muchos los que están contentos y deseosos de su presencia, pues la sociedad necesita una fuerza moral en un tiempo donde se oscurece la presencia de Dios.

"Voy con mucha alegría a mi Alemania para llevar a Cristo a mi tierra", exclamó.

Benedicto XVI culmina su jornada de este jueves con una misa multitudinaria en el Estadio Olímpico de Berlín, ante más de 60,000 personas.

Sobre los casos de pederastia

Benedicto XVI expresó este jueves que es “lógico que las personas se puedan sentir escandalizadas” por los abusos sexuales por parte de clérigos a menores, pero la Iglesia trabajará desde dentro contra este escándalo.

En el tradicional encuentro con los periodistas que le acompañan en el avión, camino a Berlín, el Papa fue cuestionado sobre si los casos de sacerdotes acusados de abuso en Alemania han repercutido en que cada vez más creyentes abandonen su Iglesia.  

"Puedo entender que esas personas y familiares y quienes han conocido esos casos digan esa no es mi Iglesia. La Iglesia es fuente de humanización y del amor y si los representantes hacen lo contrario es normal que digan que no es mi Iglesia", precisó Benedicto XVI, al referirse a la pederastia como un “crimen”.

Publicidad
Publicidad