Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El legado de Gadhafi en África hace difícil definir cómo será recordado

África se ha quedado sin el inversionista más grande que desembolsó miles de millones de dólares para carreteras, mezquitas y hoteles
lun 10 octubre 2011 11:01 AM
Libia - Gadhafi
Libia - Gadhafi Libia - Gadhafi

No hace mucho tiempo, el escenario africano le pertenecía a Moammar Gadhafi.

Con togas largas y lentes de sol cerrados, cruzó el continente en caravanas llamativas mientras multitudes de simpatizantes lo saludaban y aplaudían desde las banquetas.

Otros líderes africanos le pusieron apodos halagadores como “hermano líder” y “rey de reyes de África”. Asimismo, Libia estaba entre los contribuyentes más importantes de la Unión Africana, pagando las cuotas de algunos de los 54 países miembros.

Pero ahora el régimen de Gadhafi está en ruinas , dejando al África subsahariana sin el inversionista más grande que desembolsó miles de millones de dólares para carreteras, mezquitas y hoteles de lujo.

“Era conocido por entregar grandes cantidades de dinero en efectivo. En donde creía que podía comprar amistades, repartió grandes cantidades de dinero”, afirmó Richard Dowden, director ejecutivo de la Sociedad Real Africana, un grupo con sede en Londres que tiene el objetivo de promover un mejor entendimiento del continente.

“Sus inversiones le compraron lealtades. Es una práctica muy africana: 'Nos ayudó, entonces ayudémoslo'”. En Níger, que le ha dado refugio a su hijo, Saadi Gadhafi , la influencia del líder caído es evidente.

Publicidad

Una reluciente mezquita construida por el gobierno libio en los setentas se erige en la capital de Niamey. Miles de personas asisten a los rezos de la mezquita –un valioso regalo para el pobre país musulmán donde las multitudes se reúnen en espacios reducidos de adoración.

En su país vecino de Mali, Gadhafi fundó la construcción de una popular mezquita en la capital Bamako y ayudó a financiar un complejo gubernamental que sigue en construcción.

Gadhafi también dio dinero a sus otros países vecinos de Chad y Burkina Faso.

Dichas inversiones sellaron la influencia de Gadhafi en la África subsahariana. No fue sorpresa que algunos líderes estuvieran reacios en un principio a apoyar al nuevo gobierno interino de Libia, según analistas.

“Quienquiera que construya infraestructura, provea productos baratos para mercados y dé préstamos para apoyar las iniciativas de gobierno siempre tendrá influencia sobre los asuntos de África”, dijo Ayo Johnson, director de Viewpoint Africa, una organización que vende contenidos sobre África a medios de comunicación internacionales.

Analistas afirman que otra razón por la que muchos africanos apoyaron a Gadhafi fue la auto preservación. “Algunos líderes africanos piensan que si no apoyan a Gadhafi ahora, ¿quién los acogerá si la próxima vez les toca a ellos?”, agregó Johnson. “La jugada garantiza algo de protección en caso de que hubiese un levantamiento en sus países ellos pueden contar el uno con el otro”.

Por su parte, algunos líderes del continente afirman que no se apresuraron a reconocer el nuevo liderazgo libio porque la comunidad internacional sobrepasó sus límites.

El presidente sudafricano Jacob Zuma, quien se unió a la Unión Africana en reconocimiento al nuevo liderazgo el mes pasado, dijo que la intervención militar de la OTAN en Libia socavó los esfuerzos del organismo panafricano de encontrar soluciones pacíficas para los Estados miembros.

En África, la influencia de Gadhafi se extendía más allá de su generosidad. Sus ideas y excentricidad también eran un gran atractivo, señalaron analistas.

Durante su período como presidente de la Unión Africana en el 2009, renovó sus llamados para crear unos “Estados Unidos de África”, donde se utilizaría un pasaporte único, un solo ejército y una moneda única.

Él había propuesto un concepto similar para la unidad árabe, pero fue rechazado. “El mundo árabe no lo quería y no tenía más opción ya que ellos no eran tan fáciles de presionar”, dijo Abdul Raufu Mustapha, profesor de política africana de la Universidad de Oxford. “Volteó a la África subsahariana… Tenían muchas naciones en una situación difícil”.

Entonces, aunque algunos líderes subsaharianos consideraban poco realista la visión de Gadhafi de una África unificada, se referían a ella como una defensa a la cooperación panafricana.

“Cantó muy bien la canción de la liberación y mucha gente se identificaba con eso porque aún les toca fibras sensibles”, dijo Dowden. Otro aspecto que impulsa la popularidad de Gadhafi en la región es su diatriba anti Occidental

“Tanto Gadhafi como Robert Mugabe de Zimbabwe se atrevieron a hacerle frente a Occidente. Son considerados los chicos malos de África y usan sus medallas con orgullo”, afirmó Johnson. “Aquél que lucha y grita más es generalmente reverenciado”.

Johnson describió a Gadhafi como “el bravucón de la escuela”, quien a pesar del hecho de que sus acciones no sean condonadas, inspira respeto por desafiar el status quo.
 
Hubo varias inversiones de Gadhafi que fueron condenables, afirman analistas.

Su apoyo a dictadores brutales como Charles Taylor de Libera, intensificó el derramamiento de sangre en la región, señaló Dowden.

Taylor, quien dirigió a Liberia de 1997 al 2003, es acusado de alimentar una sangrienta guerra civil en su país y en Sierra Leona que se tradujo en asesinatos masivos, violaciones y mutilaciones.

Gadhafi también es acusado de ayudar a milicias árabes en la violenta región de Darfur, en Sudán. Asimismo, respaldó a grupos rebeldes en varios países, incluyendo a los Tuaregs en Mali y Níger, quienes fueron responsables de actos violentos en los noventas.  El nuevo gobierno libio ha dicho que cree que la tribu de los Tuaregs está protegiendo actualmente al líder caído.

“Gadhafi apoyó a muchas de las revoluciones de África Occidental que provocaron gran derramamiento de sangre y guerras civiles”, agregó Dowden. “Él financió y ayudó a crear esas revoluciones”.

En la guerra civil de Libia, la táctica rindió frutos. Analistas afirman que mientras las fuerzas rebeldes avanzaban, apoderándose de ciudad tras ciudad, Gadhafi llamó a guerreros de naciones no árabes para reforzarse.

Algunos guerreros son de países “en deuda con él”, o bien, aquellos que huían de la miseria de sus hogares, señaló Mustapha. Por otra parte, Dowden afirma que Gadhafi también apoyó financieramente al Congreso Nacional Africano en su lucha para terminar el apartheid en Sudáfrica.

“Aún cuando financiaba a los rebeldes, también financiaba los movimientos de liberación. No podemos quitarle eso”. Esta dicotomía hace que el legado de Gadhafi en el continente sea complicado, dicen analistas.

“Quienquiera que escriba el capítulo final tendrá dificultades para evaluar a un hombre con una relación esquizofrénica con el mundo”, dijo Johnson. “Ódialo o ámalo. ¿Loco o dios?

Entonces, ¿qué  le espera a África ahora que Gadhafi ya no está en el poder? “Hay dos grandes elefantes en el salón”, dijo Robert Taiwo, director de Whitespace Advisory, una firma global que trabaja con compañías que quieren invertir en África.

¿La ausencia de Gadhafi provocará vacíos en inversiones en infraestructura en algunos países? De ser así, ¿cómo saldrán adelante esos países?

“Según el Banco Mundial, la brecha de financiamiento en infraestructura de África es aproximadamente 31 mil millones de dólares al año. Parece que Gadhafi ha invertido en algunas de las regiones más frágiles y pobres de África”, dijo Taiwo.

Asimismo, señaló que en el largo plazo, la comunidad internacional podría intervenir para llenar los vacíos.

Por el momento, el efecto dominó ya está sintiéndose.

En Níger, un viejo destinatario de la generosidad de Gadhafi, hay una carretera inconclusa que era financiada por el líder caído.

Publicidad
Publicidad