Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Expresidente de Uruguay pensó en una guerra con Argentina por una papelera

El expresidente de Uruguay llegó a pensar en la posibilidad de una guerra con la Argentina por la disputa en torno a la papelera de Botnia
mié 12 octubre 2011 09:55 PM
Botnia-papelera-Uruguay-Argentina
Botnia-papelera-Uruguay-Argentina Botnia-papelera-Uruguay-Argentina

El expresidente uruguayo Tabaré Vázquez se ganó este miércoles una lluvia de críticas en su país y Argentina por haber dicho que durante el conflicto bilateral por una papelera en Uruguay llegó a evaluar la posibilidad de una guerra y pidió apoyo al entonces presidente de EU, George W. Bush.

Al socialista Vázquez le replicaron con dureza tanto los partidos de oposición uruguayos como algunos de los que fueron ministros en Argentina durante el conflicto, que duró siete años y acabó en la Corte Internacional de Justicia.

Incluso la senadora Lucía Topolansky, esposa del actual presidente de Uruguay, José Mujica, calificó de "absurda" la hipótesis de una guerra que barajó Vázquez e hizo votos para que sus afirmaciones no tengan "repercusiones diplomáticas".

"Teníamos un conflicto muy serio con Argentina y un presidente tiene la obligación de plantearse todos los escenarios posibles", incluyendo el del conflicto bélico, señaló Vázquez durante una charla brindada el martes a alumnos del Colegio Monte VI.

También dijo, según se supo este miércoles por la prensa, que durante una visita que hizo a Washington en 2007 le pidió a Bush que apoyara política y diplomáticamente a Uruguay en caso de conflicto bélico.

En vista del revuelo armado con esas afirmaciones, el expresidente salió el miércoles a defenderse en declaraciones recogidas por la web del diario El Observador.

Según Vázquez, "todos los presidentes de la región" manejaban la hipótesis del conflicto armado entre Uruguay y Argentina durante la crisis por la planta papelera, "aunque no se admitiera".

"Y ante esa situación ¿qué se pretendía que hiciera el presidente de un país pequeño que está amenazado?", se preguntó Vázquez.

El exgobernante consideró además que el concepto de conflicto lo impulsó el entonces presidente argentino, Néstor Kirchner, cuando declaró que el tema de la papelera era un asunto "nacional y se abrazó con los piqueteros" mientras Uruguay y Argentina negociaban en Chile un acuerdo.

La embajada de Estados Unidos en Buenos Aires analizó en 2007 la posibilidad de un choque armado entre los dos países rioplatenses, según uno de los documentos secretos revelados por WikiLeaks.

El conflicto se produjo a raíz de la autorización que el Gobierno de Vázquez hizo de la instalación de una planta de celulosa de la empresa finlandesa Botnia (hoy de UPM) en la orilla oriental del limítrofe río Uruguay con una inversión de 1.800 millones de dólares.

El Gobierno argentino protestó por no haber sido consultado y vecinos y ecologistas de la zona argentina cercana a la planta alegaron que era un riesgo para el medio ambiente y bloquearon casi tres años un puente que une ambos países, lo que tuvo un abultado coste económico paraUruguay.

La Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya se pronunció en 2010: si bien Uruguay incumplió un tratado bilateral, no había pruebas de que la planta contaminase, como alegaba Argentina, y podía seguir funcionando.

Las relaciones bilaterales mejoraron con la llegada de Cristina Fernández de Kircher a la Presidencia argentina en 2007 y pasaron a ser cordiales con la asunción de Mujica como presidente uruguayo en 2010.

El Gobierno argentino no ha respondido a Vázquez, pero sí lo han hecho varios exministros, que han negado que durante el gobierno de Néstor Kirchner se pensase en una guerra con Uruguay.

"Con esto Tabaré Vázquez demuestra que es un hombre parroquial, doméstico, suburbano, sin conocimientos en derecho internacional ni en política internacional. Además, no tiene palabra", aseguró el excanciller de Argentina Rafael Bielsa (2003-2005).

"Frente a esto siento mucha tranquilidad por la forma serena, paciente y apegada al derecho en la que Argentina manejó el conflicto. Uruguayno hizo lo mismo con nosotros", subrayó Bielsa al portal del diario La Nación.

Por su parte, el ex jefe de Gabinete Alberto Fernández (2003-2008) indicó que Argentina no consideró "ni remotamente" la posibilidad de iniciar "un conflicto bélico" con el país vecino por la instalación de la planta de celulosa a la vera del limítrofe río Uruguay.

En Uruguay, además de Topolansky, hablaron portavoces de los Partidos Nacional y Colorado, ambos de oposición.

Las declaraciones de Vázquez son "inadmisibles" afirmó el presidente del Directorio del Partido Nacional, el senador Luis Alberto Heber, quien se preguntó "dónde quedó el antiimperialismo" del primer presidente de izquierda de la historia de Uruguay.

"Si confiesa esta barbaridad de pedir la intervención extranjera como si fuera algo positivo de su acción, cabe preguntarse —agregó— si tiene real conciencia de la barbaridad que hizo".

El también senador Pedro Bordaberry, del Partido Colorado, afirmó que las declaraciones de Vázquez fueron "un acto de irresponsabilidad" y opinó "lo está alcanzando la biología (los años)". El expresidente es oncólogo y tiene 71 años.

La senadora Topolansky, del Frente Amplio como Vázquez y Mujica, pidió que lo dicho por Vázquez acerca de la posibilidad de una guerra con Argentina quede como "anécdota escolar".

"Espero que no se complique (la relación con Argentina), que las señales que nuestro gobierno le ha dado al gobierno argentino sean lo suficientemente firmes", añadió la esposa de Mujica.

Para Topolansky, "la forma de solucionar el conflicto con Argentina es lo que hizo el presidente Mujica, abrir los puentes" lo que a su juicio generó avances como que "se esté dragando el canal de Martín García" y que los cancilleres negocien y logren "acuerdos en distintos puntos".

Por su parte, el vicepresidente Danilo Astori se negó a entrar "en ningún tipo de calificación" sobre las palabras de Vázquez, y pidió seguir "recorriendo el camino" que ha propuesto Mujica.

Publicidad
Publicidad