Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Las protestas de los 'indignados' en Wall Street se extienden por el mundo

Cientos de miles de ciudadanos salieron a las calles en decenas de países, incluido México, para criticar las políticas económicas
sáb 15 octubre 2011 04:40 PM
manifestacion del ocupa wall street en corea del sur
manifestacion-ocupa-corea-sur manifestacion del ocupa wall street en corea del sur

El movimiento Ocupa Wall Street se extendió a las principales calles de Europa, Asia y Australia este sábado, con multitudes que marcharon para participar en un movimiento global de descontento.

Pero en Roma, los ánimos se encendieron. Bomberos apagaron llamaradas en el edificio del Ministerio del Interior, cerca de Porta San Giovanni, el lugar donde se llevan a cabo las manifestaciones de los italianos que forman parte del movimiento de este sábado, luego de que activistas lanzaron una bomba Molotov, según testigos. También vieron automóviles quemándose y ventanas de tiendas y bancos rotas.

La policía dijo que cientos de anarquistas se confrontan con los manifestantes pacíficos. "Ha sido completamente secuestrado por estas fracciones violentas, y la policía está nerviosa, y la situación es muy tensa", dijo a CNN Barbie Nadeau, una corresponsal de Newsweek. "Yo misma vi a una docena de personas  que probablemente necestiaban hospitalización o algún tipo de cuidado, puntadas, ciertamente".

De acuerdo con la policía, un oficial resultó herido.

La protesta en Europa se ha tornado contra los planes de austeridad de Grecia, Bélgica, Italia, España, Irlanda, Portugal y Alemania.

Los manifestantes marcharon, escucharon discursos y mostraron pancartas con mensajes anticorporativos, incluido el famoso "somos el 99%", así como "los bancos son un cáncer", e "impuestos para el rico 1%".

Publicidad

En Alemania, la policía usó spray de pimienta contra dos manifestantes que cruzaron la línea donde estaban los oficiales.

En general, los manifestantes alrededor del mundo han mantenido la protesta pacífica, inspirados en los activistas estadounidenses. 

El fundador de Wikileaks, Julian Assange, estaba entre los que protestaron en Londres, donde también hubo tres arrestos por ataques contra la policía, y habló ante los manifestantes.

"Lo que está pasando aquí ahora es la culminación de la avaricia que mucha gente alrededor del mundo ha tenido, desde el Cairo hasta Londres", dijo Assange.

Testigos afirman que en ciudades alemanas miles se han manifestado. Las protestas pacíficas se han dado entre una atmósfera de festividad y un ánimo de enojo contra las grandes empresas. 

"Aún nos roban nuestros derechos", decía un cartel en Madrid.

Los canadienses salieron a protestar en Toronto con pancartas que pedían el arresto "del 1%". "Dejen de ignorara a la juventud, nosotros somos el mañana", decían. 

“Si estamos aquí, es también para decir que no podemos tener un diálogo con ustedes”, dijo un hombre llamado Gaston en Belleville, Francia, en referencia a los líderes de su país. “Ustedes no nos escuchan, hagamos lo que hagamos, votemos por quien votemos, como sea que nos expresemos. No da ningún resultado. Al contrario, los planes de austeridad y la pobreza continúan. Así que no podemos continuar así, estamos saliendo y manifestándonos”, dijo.

Cientos de personas se reunieron en Hong Kong. “No debemos dejar que los bancos se salgan con la suya”, comentó Wong Chi Keung, un hombre de negocios retirado.

Debbie Chen trabaja para un grupo en contra el trato del trato que supuestamente Apple da a los obreros en China, lo que considera como “avaricia”.

“Como la compañía más valiosa del mundo se llevan la mejor parte, mientras los trabajadores de la línea de producción reciben sólo el 1% de la venta por cada iPhone. Esperamos una mejor distribución de las ganancias”, dijo.

En Japón, alrededor de 200 personas marcharon por Tokio con pancartas que decían: "No más armas nucleares”, y "Libertad para el Tibet”. Incluso participaron niños saltando detrás de los adultos. Algunos manifestantes estaban disfrazados, incluido uno que iba como un panda gigante.

“Estoy aquí porque la juventud japonesa está sufriendo por perder empleos, pero no muchos hablan de ese problema al público”, comentó Kesao Murakami. “Realmente quisiera que la gente joven apelara al público diciendo: ‘estamos en problemas’”.

En Corea del Sur, Arthur Fragoso estuvo con un pequeño grupo afuera de un banco de Seúl. Dijo que la protesta es en solidaridad con el movimiento Ocupa Wall Street, y no una reflexión o por estar descontentos con el gobierno.

"Protestamos por el asunto económico global”, dijo. “Necesitamos ideas para resolver los problemas del mundo”.

En la capital de Indonesia, Yakarta, una docena de personas —algunos con máscaras— se reunieron cerca de la embajada de EU.

“Queríamos demostrar que el régimen estadounidense, su sistema imperialista, debe ser destruido”, comentó Rudi Daman, líder de la Liga Internacional de la Lucha de la Gente.

Las ciudades australianas de Melbourne y Sydney se unieron a las manifestaciones contra la "avaricia corporativa”.

“Nuestras protestas son para mostrar nuestra solidaridad con Ocupa Wall Street, y también para protestar contra varios problemas, desde las cuestiones indígenas en el país hasta los problemas de gobierno", dijo Alex Gard, uno de los organizadores en Melbourne. "Sabemos que tenemos que hacerlo mejor que los manifestantes en Estados Unidos... pero aún hay problemas en este país".

Los organizadores instaron a los manifestantes a llevar sacos para dormir. "He escuchado a gente decir que planea estar allí durante días, incluso meses", dijo Gard.

El movimiento global fue impulsado por Ocupa Wall Street, que el mes pasado empezó como una protesta contra la economía y lo que los participantes llaman una inalcanzable élite corporativa política y financiera.

Los manifestantes de Wall Street dicen que fueron inspirados por la Primavera Árabe, protestas en el Medio Oriente que han derrocado a los gobiernos de Túnez y Egipto.

Latinoamérica se une a los ‘indignados’

Nacionales y extranjeros en Latinoamérica se unieron este sábado a la marcha mundial de los "indignados" en la que pidieron ser escuchados y que se les dé su lugar en una "democracia real" y no en la dominada por los políticos y los financieros, reportó EFE.

La jornada de movilización convocada en al menos 82 países y denominada World Revolution 15.0, en alusión al 15 de octubre, surgió tras el movimiento 15-M de los "indignados" en España.

Uno de los primeros en pronunciarse este sábado fue el presidente venezolano, Hugo Chávez, quien dijo que las manifestaciones de los "indignados" son consecuencia de la pobreza que afecta a la clase media y que tildó de "tsunami".

"Ese es el capitalismo, mientras eso está en el mundo, que la pobreza crece, el hambre crece, en Venezuela la pobreza sigue bajando y ya en Venezuela no hay hambre", subrayó Chávez, al defender el modelo socialista que impulsa su Gobierno, aunque admitió aún hay aspectos que mejorar.

Varios miles de "indignados" salieron a las calles en varias ciudades de Chile. En Santiago, donde según los organizadores se concentraron 100,000 personas, se exigió la redacción de una nueva Constitución que sustituya a la actual, elaborada en 1980 durante la dictadura de Augusto Pinochet.

Cientos de activistas se manifestaron de manera festiva en el monumento a la Revolución mexicana, en el centro de la capital de México, y con un baile al ritmo de batucada exigieron al gobierno oportunidades de trabajo, combatir la pobreza y lograr la igualdad.

Al menos 800 "indignados" de diferentes nacionalidades marcharon de forma pacífica por Buenos Aires, en la que organizaron una "bicicleteada" y diferentes actividades artísticas.

En Brasil, donde se habían convocado actos en 44 ciudades, la participación fue en general escasa, como fue el caso de Río de Janeiro, la segunda mayor urbe del país, en la que se movilizaron exactamente 37 personas.

Faith Karimi, Junko Ogura, Kathy Quiano, Per Nyberg, Laura Perez-Maestro, Livia Borghese y Tim Schwarz contribuyeron con este reporte

Publicidad
Publicidad