Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Gilad Shalit: el soldado que se convirtió en la causa de Israel

Tenía 19 años cuando los palestinos lo arrestaron; hoy, tras cinco años de negociaciones y un intercambio de prisioneros, está en casa
mar 18 octubre 2011 12:28 PM
Israel - Shalit - regresa a casa
Israel - Shalit - regresa a casa Israel - Shalit - regresa a casa

Gilad Shalit era un hombre de 19 años enlistado en el ejército israelí , cuando militantes palestinos atacaron su tanque y mataron a los dos hombres con los que hacia su servicio, tomándolo prisionero.
 
Desde entonces, se ha convertido en la causa celebre de Israel. Los israelíes se encuentraron rebosantes de alegría al saber que su país tenía un trato para traerlo de vuelta esta semana a cambio de más de 1,000 palestinos prisioneros .
 
“Él es realmente nuestro hijo”, dijo Daniel Taub, embajador de Israel en el Reino Unido, destacando que casi todos los israelíes hacen servicio militar.
 
Una gran parte de Israel se detuvo en el caso cinco años después de su captura en respuesta a una campaña de Facebook que fue ascendiendo en la pequeña nación del Medio Oriente.
 
El 15 de marzo, los carros se orillaban, las escuelas cancelaban clases y el presidente israelí Shimon Peres detuvo una conferencia en la ciudad de Eilat, al sur de Israel.
 
Los israelíes no eran los únicos que dejaron huella en el cautiverio del soldado.
 
“Judíos alrededor del mundo han estado añorando la liberación de Gilad Sahalit por más de cinco años”, dijo William Daroff, presidente de las Federaciones Judías de América.
 
“Miles de nosotros tenemos una silla vacía en nuestra cena familiar en pascua reservada para Gilad”, dijo refiriéndose a la cena celebratoria que marca el inicio de la pascua judía. “Hemos rezado para su liberación. Hemos conocido a sus padres, nos hemos sentado con su familia en su tienda afuera de la residencia del Primer Ministro, hemos marchado para la liberación de Gilad”.
 
Los padres de Shalit condujeron una marcha de 12 días de su casa en el norte de Israel a la oficina del primer ministro, Benjamin Netanyahu, en Jerusalén en junio de 2010 y acamparon afuera de ahí, hasta la semana pasada.
 
En cuanto el campamento de protesta se instaló, el gobierno británico pidió la “inmediata e incondicional liberación” de Shalit.
 
“Su detención es injustificada e inaceptable”, sostuvo la oficina británica en el exterior en el cumpleaños número 24 de Shalit.
 
Otras naciones han pedido también la liberación de Shalit. En junio, Estados Unidos condenó el cautiverio de Shalit en los “términos más fuertes posibles”, de acuerdo con una declaración de la Casa Blanca.
 
América “se une a otros gobiernos y organizaciones alrededor del mundo” llamando a su liberación inmediata, de acuerdo con el comunicado.
 
Shalit nació el 28 de agosto de 1986, en Naharia, una ciudad de la costa de Israel, y se mudó con su familia a Galilea occidental dos años después.
 
Tiene dos hermanos y fue un destacado estudiante de ciencias en la escuela media superior, sostiene su familia.
 
Una operación militar israelí inmediatamente después de su captura, no tuvo éxito para liberarlo, y fue mantenido incomunicado a lo largo de su cautiverio.
 
Su familia afirma que es una violación de Derecho Internacional que organizaciones como la Cruz Roja no hayan podido verlo y que sólo pudieran tener una carta suya.
 
La última prueba de que vida, fue un video en 2009 en el cual el perceptiblemente  delgado joven sostenía un periódico con fecha del 14 de septiembre.
 
En el video, habló de su familia diciendo: “Los extraño mucho y anhelo el día en que los pueda ver de nuevo”.
 
Un día después de su captura, un trío de grupos palestinos, incluyendo miembros de Hamas, Fatah y la Yihad Islámica declararon que lo liberarían a cambio de prisioneras palestinas y todos los presos de seguridad menores de 18 años retenidos por Israel, menciona la familia de Shalit.
 
Si el acuerdo continúa como está planeado, Israel liberará más palestinos que los que originalmente se le habían pedido , pese a las objeciones de algunas familias israelíes que se oponen a la liberación de los asesinos de sus familiares.
 
La opinión pública israelí apoya abrumadoramente el acuerdo de liberar más de 1,000 prisioneros a cambio de Shalit, de acuerdo con una encuesta publicada el lunes en el diario Yedioth Ahronoth, un día antes de que su liberación se esperara.
 
El embajador de Israel en Londres resumió los sentimientos encontrados que muchos están experimentando en su país mientras esperaban la liberación de su más famoso cautivo.
 
“Ver a Gilad regresar a casa es como verlo regresar con todas las familias. Pero al mismo tiempo es agridulce”, dice Taub, ya que “cada uno de nosotros en alguna forma hemos sido tocados por el terrorismo”.

Publicidad
Publicidad