Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El tema sucesorio domina el entierro del príncipe heredero saudí

La ceremonia fúnebre se enmarcó en el debate sucesorio para enfatizar la estabilidad del principal país productor de petróleo
mar 25 octubre 2011 08:12 PM
Arabia Saudita - entierro - príncipe heredero
Arabia Saudita - entierro - príncipe heredero Arabia Saudita - entierro - príncipe heredero

El funeral del príncipe heredero de Arabia Saudita ofreció el marco para que el rey Abdullah nombre a un nuevo sucesor , que se prevé será el veterano ministro del Interior, príncipe Nayef, en una medida que busca enfatizar la estabilidad del principal exportador mundial de petróleo.

El cuerpo de Sultán Bin Abdulaziz al-Saud, cubierto en una manta marrón, fue llevado en andas entre una multitud de personas que asistieron a despedirlo en la extensa mezquita Imam Turki bin Abdullah, en Riad, en una ceremonia previa al entierro.

En la transición se pone en juego la dirección de un importante aliado estadounidense, cuyo envejecido liderazgo está intentando reconciliar sus conservadoras tradiciones con las necesidades de una economía moderna y una población joven que mira al exterior.

"En el sistema político, este es un evento importante, pero el sistema está diseñado para asegurar la continuidad", dijo Jarmo Kotilaine, jefe economista del National Commercial Bank, en Jeddah.

"La política económica es pensada para un período de tiempo mucho más largo y probablemente no cambiará en nada", agregó.

Publicidad

En su reinado de seis años, el rey Abdullah impulsó cambios dirigidos a crear empleos al liberar los mercados y aliviar el dominio de los conservadores religiosos en la educación y la política social.

La muerte del príncipe heredero , que también era ministro de Defensa, podría derivar en un recambio de gabinete más amplio.

Arabia Saudita, que domina los mercados petroleros mundiales y tiene una profunda influencia sobre los musulmanes a través de la protección de los sitios más sagrados del Islam en La Meca y Medina, enfrenta la inestabilidad de la región y una confrontación con su rival Irán.

El príncipe Nayef a veces es descrito por los liberales saudíes como una figura conservadora contraria a la reforma, que probablemente adopte un enfoque prudente ante el cambio político y social y mire a la política exterior a través del ángulo de la seguridad nacional.

Sin embargo, exdiplomáticos en Riad y algunos analistas dicen que el hombre que fue ministro del Interior desde 1975 podría mostrar un costado más pragmático como príncipe de la corona, y eventualmente como rey.

"Nayef tuvo tiempo con la larga enfermedad de Bin Abdulaziz al-Saud , de actuar como príncipe de la corona y ha actuado en nombre del rey", dijo un exdiplomático. "Se ha familiarizado con la autoridad a todos los niveles", agregó.

Publicidad
Publicidad