Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Manipulación y discriminación, los retos del voto femenino en Egipto

La manipulación de mujeres analfabetas en Egipto es uno de los múltiples retos que enfrentará el país africano
mié 02 noviembre 2011 05:11 PM
en francia quieren prohibir velos
mujeres egipcias con burka en francia quieren prohibir velos

A todo aquel que dude de la necesidad de impulsar el rol político, económico y social de las mujeres egipcias, lo invito a subirse a las ocho de la mañana en el par de vagones del metro de El Cairo reservados para ellas. Deberá estar preparado para sufrir empujones, torceduras de brazo, pisotones y sensación de asfixia. Se trataría de una sutil, pero contundente prueba de que las mujeres egipcias representan la mitad de los 82 millones de habitantes de este país.

En la Carta de Mujeres redactada por la Alianza de Mujeres Árabes (AMA) en coordinación con Naciones Unidas Mujeres, se resaltan seis importantes ámbitos en los que estas organizaciones consideran que sería indispensable trabajar para mejorar las condiciones de las ciudadanas. También se lamenta de que el 40% de las egipcias sean analfabetas, que sólo el 16% tenga un trabajo a tiempo completo y que existan leyes que las discriminen en vez de proteger sus derechos básicos.

“¿Cómo puede esperar uno que las mujeres analfabetas no sean manipuladas o influenciadas por aquellos hombres que esperan utilizar su voto en las venideras elecciones para favorecer sus propios intereses?”, dijo la presidenta de la AMA, Hoda Badran.

“Bajo nuestro liderazgo, unas 500 organizaciones están trabajando arduamente para animar a las egipcias a sufragar, a preferir a candidatas preparadas o a partidos que apoyen las causas femeninas. Pero hay que enseñarles desde cómo llenar las papeletas, hasta que tienen el derecho de que su voto sea secreto”, subrayó Badran.

A unos pasos de la oficina de la AMA, Ahmed Aboul Hassan y Bakr Atef confirmaron que, si las mujeres egipcias enfrentan varios desafíos en el camino hacia los centros de votación, mucho más grandes son para aquellas que se postulan a los altos cargos.

“Simplemente no tienen experiencia y veo difícil que lleguen a ser presidentas, tal vez diputadas, pero eso también lo dudo”, dijo Bakr, quien trabaja en una dulcería en el centro de la capital.

Publicidad

Reportes de prensa locales indican que ha habido mujeres, como la activista Gamila Ismail, que han decidido retirar sus candidaturas a diputadas en solidaridad con otras postulantes, cuyos nombres no fueron colocados al tope de la lista de candidatos de sus partidos, reduciendo con ello las posibilidades de resultar electas.

“Están además los grupos fundamentalistas que divulgan que va contra la religión el que una mujer se postule como candidata parlamentaria o presidencial”, explicó Hoda Badran, quien profesa la religión musulmana, pero que también mostró reservas ante la pregunta de si aceptaría en su Alianza a una mujer salafista que quisiera participar en el proceso democrático.

“No confío en alguien que se cubre por completo. Tendría que ponerla a prueba y preguntarle sobre temas delicados, pues no creo que compartamos la misma agenda”.

El Partido Salafista Al-Nour y el de Libertad y Justicia de los Hermanos Musulmanes aseguran que se acataran a la nueva legislación electoral que exige la inclusión de al menos una mujer en cada lista de candidatos, pero advierten que el lugar que les designaran dependerá de sus "capacidades y logros".

El registro de candidatos terminó el 22 de octubre y el 28 del mes entrante se tiene prevista la primera fase de los comicios parlamentarios. Será entonces cuando se pongan a prueba los esfuerzos de los grupos que buscan impulsar el rol político de las mujeres, pero sobretodo el interés y l a determinación de ellas mismas de abrirse paso en esta , que según enfatiza Hoda Badran, es una sociedad patriarcal.

Publicidad
Publicidad