Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Está la colorida carrera de Silvio Berlusconi próxima a finalizar?

La crisis financiera y numerosos escándalos en los que se ha visto inmiscuido el primer ministro italiano podrían ponerle fin a su carrera
mar 08 noviembre 2011 05:25 AM
Italia - Berlusconi
Italia - Berlusconi Italia - Berlusconi

En una era de insípidos líderes tecnocráticos, siempre ha destacado el primer ministro Silvio Berlusconi . Extremadamente rico, encantador y abierto, y no poco vano, ha sido una presencia atrayente en el escenario mundial. Pero la especulación crece en este momento sobre el cierre de su carrera.

Hasta fechas recientes, Berlusconi llevaba una vida encantadora. Su gran imperio de negocios va desde la construcción hasta el futbol, haciéndolo la persona número 118 más rica del mundo, según Forbes, con una cantidad  total de 6,200 millones de dólares; mientras que este año se ha convertido  en el primer ministro con mayor tiempo en su cargo desde la posguerra. Después de ello, Berlusconi se vio envuelto en cargos sobre el pago por sexo a una chica de 17 años, volviendo a su gobierno todavía más frágil al mismo tiempo que la crisis financiera amenaza con llegar a Europa.

A pesar de los muchos escándalos que han perseguido a Berlusconi desde que entró a la política hace casi dos décadas, el hombre de 75 años de edad es uno de los sobrevivientes. Pese a los númerosos juicios que enfrenta, ningún cargo ha sido probado en la corte; tiene varios oponentes parlamentarios, pero los italianos lo han elegido tres veces primer ministro.

Nacido en Milán en 1936, Berlusconi dio a conocer su lado artístico trabajando como cantante en un crucero para ayudar a pagar su matrícula universitaria – estudió Derecho.

Varias empresas comerciales pequeñas llegaron antes de que el empresario tuviera su primer éxito en el desarrollo inmobiliario a fines de los sesenta, cuando estuvo en un proyecto para la construcción de casi 4,000 departamentos- en las afueras de Milán.

Después de amasar una fortuna en el ámbito inmobiliario en los años setenta, diversificó sus intereses poniendo una compañía de cable: Telemilano, y comprando otros dos canales de cable en un esfuerzo por terminar el monopolio nacional de televisión en Italia. En 1978 estos canales fueron incorporados a su recién formado grupo Fininvest, que incluía tiendas departamentales, compañías de seguros e incluso al Milán A.C.-uno de los mayores clubes de futbol.

Publicidad

Berlusconi dirigió su atención a la política en 1993 cuando formó el Partido Forza Italia de centroderecha y el siguiente año fue elegido como primer ministro después de una elección. Sin embargo, una disputa con el ala derecha de su coalición de sus compañeros del Partido de la Liga del Norte, así como una acusación de fraude , trajo a Berlusconi a terminar su trabajo siete meses después. Fue absuelto en audiencia en el 2000 después de que el estatuto de limitaciones –que pone un límite de tiempo en la acción legal- expiró.

Después de vencer en 1996 a su némesis política Romano Prodi, fue envuelto en otro escándalo financiero, incluyendo  la acusación de sobornar a inspectores de impuestos. Negó las acusaciones y fue absuelto en el 2000.

Su fortuna viró de nuevo en el 2001 cuando fue primer ministro por segunda vez. Pero Prodi –expresidente de la Comisión Europea- terminó el reinado más exitoso de Berlusconi con su coalición de centroizquierda, en el 2006. En ese momento, el magnate presidia el más largo servicio desde la posguerra en el gobierno italiano.

A pesar de tener un marcapasos para regular su ritmo cardiaco después de haberse colapsado en un mítin político, se rehusó a bajarle a su velocidad. Tuvo unos muy comentados trasplante de cabello y cirugía plástica cosmética; y en 2008 un bronceado Berlusconi estaba en el poder una tercera vez, bajo la pancarta del recién creado Partido Pueblo de la Libertad.

Los siguientes 12 meses probaron ser un año de extremos políticos para los veteranos políticos. Fue premiado por su manejo del terremoto que devastó al pueblo italiano de L’Aquila, en abril de 2009, e incluso sobrevivió las críticas después de pedirle a los sobrevivientes que vieran su apremiante situación como un “fin de semana de campamento”.

Pero el mes siguiente, la segunda esposa de Berlusconi, Veronica Lario, pidió el divorcio –sosteniendo que Berlusconi había tenido una relación inapropiada con una aspirante a modelo de 18 años a la que había acompañado en su cumpleaños. Berlusconi dijo que era la hija de un amigo y que no había hecho nada malo.

En diciembre de ese mismo año, Berlusconi fue golpeado en la cara con una réplica de la Catedral de Milán en campaña, rompiéndose varios dientes y fracturándose la nariz. El ministro de Defensa Ignazio La Russa dijo al periódico italiano Corriere della Sera que Berlusconi siguió estrechando manos con simpatizantes después de “un par de minutos” de haber sido golpeado.

Entretanto, fiscales italianos extendieron sus investigaciones de fraude financiero a la mayor emisora comercial del país, Mediaset, a cargo de Berlusconi. Fue acusado de reducir las obligaciones fiscales al comprar derechos de películas estadounidenses a precios inflados y después crear fondos ilegales, pero el mes pasado fue liberado de todos los cargos.

Con la economía del país en medio de una crisis financiera –las deudas de Italia de $2.7 billones de dólares igualan el 150% de la producción económica- la presión hacia Berlusconi creció. Gianfranco Fini –un antiguo aliado de partido- lo acusó de la falta de atención a la economía  y a las reformas estructurales que necesita Italia. El PM sobrevivió a tres votos de confianza en el parlamento durante 2010, ganando sólo por 3 votos, pero su autoridad continuó en declive.

Economistas dicen que Berlusconi se dirigió con autoridad política insuficiente para empujar los recortes de gastos o preparar el terreno para tener mayores impuestos de los italianos mientras enfrentaba juicios por varios cargos. Otros líderes europeos lo criticaron por fallar en la implementación de una reforma económica seria con suficiente anticipación.

Mientras tanto, Berslusconi enfrenta una serie de cargos personales en su contra, y uno que lo podría llevar a prisión, los cargos de tener sexo con una bailarina de un centro nocturno menor de edad y por abuso de poder.

Berlusconi tuvo sexo 13 veces con la bailarina Karima el Mahroug , apodada “ Rubí, la robacorazones ”, dijeron los fiscales que acusan al primer ministro de haber abusado de su poder al intervenir en mayo de 2010 para liberarla de prisión, donde permanecía por acusaciones de robo. El Mahroug dijo que nunca tuvo sexo con Berlusconi y que le mintió sobre su edad, diciéndole que tenía 24.

En septiembre de 2011 fiscales ingresaron transcripciones de aproximadamente 100,000 páginas realizadas en 2008 y 2009 para una corte en Bari. Los fiscales acusaron a ocho personas de pagar a mujeres jóvenes de ir a las llamadas fiestas "bunga bunga" en la residencia privada de Berlusconi.

Berlusconi negó todos los cargos y acusó a los fiscales de conspirar contra él  en un complot del ala izquierda. “El comunismo nunca  cambia en Italia. Todavía hay gente que usa el código penal como un arma en sus batallas ideológicas”, dijo este año.

Pero de acuerdo con la transcripción de las llamadas, Berlusconi hizo varios comentarios controversiales, incluso sobre dejar Italia, a la que describrió como un “país de porquería” que lo “enfermaba”. Característicamente cuando fue confrontado respecto a estos comentarios, Berlusconi se rió; pero a juzgar por recientes protestas contra él, muchos italianos dirían que el sentimiento es mutuo.

Publicidad
Publicidad