Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El clima frío dificulta las tareas de búsqueda, tras los sismos en Turquía

En las últimas semanas dos terremotos han remecido el este del país, pero una tormenta de nieve empeora las condiciones de los damnificados
sáb 12 noviembre 2011 11:55 AM
terremoto en turquia
turquia-terremoto terremoto en turquia

Una fuerte tormenta de nieve llegó este sábado a la región donde se ubica la ciudad más afectada por los terremotos en Turquía , Van, lo cual dificulta las labores de rescate.

El descenso de la temperatura también ha empeorado las condiciones de los sobrevivientes del terremoto que viven en tiendas de campaña o refugios improvisados.

En tanto, funcionarios de emergencias dijeron este sábado que 38 personas murieron y 26 fueron rescatadas, luego de que un terremoto de 5.6 grados de magnitud remeció el este de Turquía el miércoles pasado y de uno de 7.2 durante octubre.

El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, visitó este sábado la región devastada por el sismo.

"No nos es posible sobrevivir al invierno aquí. El invierno de Van es muy frío y cae mucha nieve. Vivir en estos albergues es imposible”, comentó Cezmi Fazla, parado afuera de una casa que su familia construyó y que si bien seguía en pie, estaba seriamente dañada.

De 10 a 15 integrantes de la familia duermen ahí, entre ellos su esposa y su hijo menor, su padre y su hermano.

Publicidad

Fazla comentó que envió a sus tres hijos mayores con parientes a la ciudad turca de Izmir, tras el primer terremoto.

“No hemos recibido ninguna ayuda”, dijo. “Recibimos mucho apoyo de la gente de Turquía, quienes enviaron paquetes con todo, desde ropa hasta pasta de dientes. Pero los funcionarios y las organizaciones no gubernamentales no están haciendo buen uso de ello y no estuvieron bien en la coordinación de esos esfuerzos. Así que la gente se siente muy asustada. Eso ha provocado que mucha gente se sienta incómoda".

La frustración de los sobrevivientes del terremoto es palpable en las calles de Van, donde casi todas las tiendas están cerradas tras los terremotos.

“Culpo a Tayyip Erdogan”, gritó Muhsin Tarhan, en referencia al primer ministro de Turquía. Él caminaba por la calle con su esposa y seis hijos en busca de hurgar plástico y madera para construir un refugio.

Entre las víctimas de los terremotos se encontraban dos periodistas turcos de la agencia de noticias DHA, Sebahattin Yilmaz y Cem Emir.

Ambos habían estado reportando sobre el terremoto de 7.2 grados que golpeó a Van el mes pasado, el cual dejó por lo menos 604 muertos.

Los periodistas quedaron entre los escombros de un hotel de cinco pisos que colapsó este miércoles. Un voluntario japonés que había viajado a Turquía para asistir en las operaciones de rescate también estuvo entre las víctimas de este incidente.

En jueves se suscitaron tensiones a pocos metros de la operación de rescate, cerca de los escombros del Hotel Bayram, cuando un pequeño grupo de manifestantes enfrentó a funcionarios del gobierno turco para exigir la renuncia del gobernador de Van.

Publicidad
Publicidad