Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Un exagente del FBI secuestrado en Irán pide ayuda a EU para su liberación

Robert Levinson, desaparecido en la isla de Kish en 2007, reapareció en un video donde pidió al gobierno estadounidense interceder por él
vie 09 diciembre 2011 09:11 AM
Especial
Levinson-Iran-Especia Especial

Robert Levinson, un exagente del FBI al que se le perdió el rastro en Irán desde hace casi cinco años, apareció en un video que su familia publicó en internet este viernes.

Levinson dice que no se encuentra con buena salud y que ha recibido medicamentos para la diabetes.

“He sido tratado bien”, dijo Levinson, originario de Coral Springs, Florida. “Pero necesito la ayuda del gobierno de los Estados Unidos para responder a las demandas del grupo que me ha tenido cautivo por más de tres años y medio”.

“Los 30 años de servicio en Estados Unidos merecen algo”, dijo Levinson, que vestía una camiseta blanca y que habló con una pared gris de fondo. “Por favor, ayúdenme”.

En marzo, la secretaria de Estado estadounidense Hillary Clinton dijo que Estados Unidos recibió indicaciones de que Levinson podría estar cautivo en alguna parte del suroeste asiático. El video es la primera prueba pública de que Levinson se encuentra con vida.

No está claro cuándo y dónde fue filmado, pero hay indicación de que pudo haber sido grabado a finales del 2010, porque Levinson se declaró extraviado en la isla iraní de Kish en marzo de 2007, y él dice que ha estado cautivo por tres y medio años.

Publicidad

El mensaje de Levinson es parte de un video más largo en el que uno de sus hijos, David, y su esposa, Christine, hacen un pedido a los captores. Está titulado Video de prueba de vida de Bob Levinson.

Al hablar a nombre de la familia, David agradeció a los captores “por cuidar a mi padre y por seguirle dando cuidado, el tratamiento médico que necesita para estar con vida”.

Robert Levinson, que también padece de presión alta, aparece “saludable” en “el video que recibimos”, y eso fue “reconfortante para la familia”, dijo David Levinson.

Su hijo pidió a los captores dar a conocer sus demandas, “para trabajar juntos” en llevar a su padre de regreso a casa.

“No somos parte de ningún gobierno y no somos expertos en la región”, dijo. “Nadie puede ayudarnos, solo ustedes. Por favor ayúdennos”, pidió David.

“Intentamos contactarlos pero nunca respondieron”, dijo. “Envío este mensaje porque necesitamos saber qué puede hacer nuestra familia para traerlo a él de nuevo a casa”, dijo el hijo del exfuncionario.

La última vez que se supo del exagente, que se convirtió en un consultor en seguridad, fue el 8 de marzo de 2007, cuando ingresó a un hotel en la isla de Kish, y entregó la habitación al día siguiente, cuando regresaría a Estados Unidos.

La familia dijo en el 2010 que trabajaba con un investigador privado en Dubai, y que podría tratarse de un caso de contrabando de cigarrillos.

El departamento de Estado de Estados Unidos ha negado que Levinson estuviera trabajando para el gobierno y presionó a Irán para que dé a conocer información sobre su paradero.

Las autoridades iraníes, en tanto, han dicho repetidamente que no saben que le ocurrió al hombre.

CNN reportó previamente que Levinson se reunió con Dawud Salahuddin, un fugitivo estadounidense que vive en Irán, poco antes de su desaparición.

Salahuddin, conocido en Irán como Hassan Abdulrahman, se convirtió al islam y tomó el estado de refugiado luego de admitir que mató a Ali Akbar Tabatabai, un exdiplomático iraní bajo el Sha, en Maryland en 1980.

Salahuddin fue detenido por funcionarios iraníes vestidos de civil y luego interrogado sobre su pasaporte iraní en 2007, dijo en una entrevista con CNN. Cuando fue liberado al día siguiente, funcionarios le dijeron que Levinson había regresado a Irán.

Su historia es similar a la de algunos amigos de Levinson, que aseguraron que el hombre temía que pudiera ser arrestado por su reunión con Salahuddin.

En diciembre de 2007, la esposa de Levinson y otros miembros de su familia viajaron a Irán para reunirse con funcionarios. Christine Levinson dijo que el gobierno iraní fue amable y garantizó a la familia seguridad durante el viaje, pero no dio información sobre el paradero de su esposo.

Un año después, ella visitó las Naciones Unidas para buscar más información, pero el presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad se negó a reunirse con ella.

Robert Levinson se retiró del FBI en 1997 y no estaba envuelto en asuntos de inteligencia, según funcionarios. Levinson luego se convirtió en director de la firma Business Integrity International.

Christine Levinson cree que él estaba “en el lugar equivocado a la hora equivocada”.

La familia publicó el video en el sitio www.helpboblevinson.com .

Ed Hornick y Elise Labott contribuyeron con este reporte.

Publicidad
Publicidad