Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Los médicos de Texas deberán dar ecografías a mujeres que deseen abortar

Una corte federal avaló la legislación que establece que los médicos deberán brindar imágenes de un feto o embrión a quienes quieran abortar
sáb 14 enero 2012 03:40 PM
Ecografía
Ecografía Ecografía

Una corte de apelaciones federal de Estados Unidos determinó este viernes que el estado de Texas, en el sur del país, puede seguir adelante con la aplicación de una ley que exige a los médicos que entreguen una ecografía a las mujeres embarazadas que quieran practicarse un aborto.

La decisión se produce luego de que, el jueves, la corte de apelaciones del quinto circuito revirtiera la resolución de un tribunal menor que había bloqueado partes clave de esa legislación.

Ahora corresponde al Departamento de Servicios de Salud de Texas establecer una fecha para el inicio de la aplicación de la medida. La dependencia puede empezar a ejercer la ley en 30 días, de acuerdo con Charlie Castillo, vocero de la oficina del fiscal estatal.

“Nos estamos moviendo hacia delante”, dijo Carrie Williams, vocera del Departamento de Servicios de Salud. “El mandato de hoy clarificó el camino para la aplicación inmediata, así que nos estamos moviendo con rapidez hacia ello y esperamos tener todas las piezas en su lugar en las siguientes semanas”.

En agosto, justo antes de que la legislación entrara en vigor el 1 de septiembre, el juez de distrito Sam Sparks, en Austin, encontró varias partes de la ley “inconstitucionalmente vagas” y señaló que violaba la Primera Enmienda al llevar a médicos y pacientes a establecer una mayor relación.

Sin embargo, el panel de tres jueces rechazó la decisión de Sparks, bajo el argumento de que los opositores de la ley no probaron que ésta viola la Constitución.

Publicidad

La ley establece que las mujeres que quieran hacerse un aborto en Texas vean antes una imagen del embrión o feto y escuchen una descripción de su desarrollo antes de que inicie el procedimiento.

El fallo de Sparks temporalmente bloqueó que el gobierno estatal aplicara alguna sanción contra los médicos que no cumplieran con ese requisito. También impidió que hubiera sanciones contra las mujeres.

Un fallo de la Corte Suprema en un caso de Pennsylvania indicó que “el hecho de que esa información veraz y precisa puede causar que una mujer elija no abortar únicamente refuerza la relevancia de que tome una decisión informada”. El juez de distrito Patrick Higginbotham escribió al respecto: “Insistir en que un médico dé esta información como parte de su rol tradicional de asegurar un consenso informado es permisible”.

El gobernador de Texas, Rick Perry, un precandidato republicano a la presidencia, aplaudió el fallo del panel el jueves. “Seguiremos peleando contra cualquier intento por limitar nuestras leyes estatales que valoran y protegen a los no nacidos”, dijo.

“Entre más pronto empecemos a dar ecografías a quienes consideren abortar, más vidas salvaremos”, señaló Perry en un comunicado. “La decisión del quinto circuito exige que los médicos inmediatamente cumplan con la ley, permitiendo a Texas cumplir con la voluntad de nuestro estado, que valora y protege la santidad de la vida”.

La demanda fue presentada por el Centro por los Derechos Reproductivos, de Nueva York. Nancy Northrup, presidenta de la institución, dijo el jueves que la decisión de la corte era “extrema”.

“Esto pavimenta el camino para la aplicación de una ley insultante e intrusiva cuyo único propósito es acosar a las mujeres y disuadirlas de ejercer sus derechos reproductivos, protegidos por la Constitución”, dijo Northrup en un comunicado. “Hasta hoy, cada corte que ha revisado leyes similares las ha catalogado como inconstitucionales”.

La legislación, sostuvo, “sirve únicamente para poner múltiples obstáculos entre las mujeres y el libre y pleno ejercicio de sus derechos reproductivos”. El centro está evaluando “todos los medios disponibles” para desafiar la ley de Texas “y todas las leyes que buscan socavar los derechos fundamentales de las mujeres”.

El documento generó controversia en Texas, pero fue aprobado sin problemas por el Legislativo estatal, controlado por los republicanos.

La ley señala que, al menos 24 horas antes de un aborto, una mujer debe realizarse una ecografía, un procedimiento que recurre a un ultrasonido para generar una imagen.

El médico debe dar, “en una manera entendible, una explicación verbal de los resultados de la ecografía, incluyendo una descripción médica de las dimensiones del embrión o feto, la presencia de actividad cardiaca y la presencia de miembros externos u órganos internos”, dice el texto.

Jamie Crawford, Carma Hassan, Alan Silverleib y Michael Martinez contribuyeron con este reporte.

Publicidad
Publicidad