Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Un asesino a sueldo en Siria relata su 'trabajo' contra los manifestantes

Un hombre narra cómo supuestamente fue obligado a matar a alrededor de 70 personas indefensas por instrucciones del régimen
mié 15 febrero 2012 05:16 PM
AFP
Violencia-Siria-AFP AFP

Nota del editor: CNN no da a conocer la localización exacta en Siria de Arwa Damon por razones de seguridad

Dentro de Siria (CNN) Sa'er se autodenomina como un asesino que trabaja para el gobierno sirio. Ha disparado contra manifestantes desarmados, ha matado a unas 70 personas y una vez degolló a un hombre, según relata. 

Fue un asunto de matar o morir, asegura. Sa'er dice que simplemente cumplía órdenes. Trabajó en una prisión del Ministerio del Interior, y cuenta que salía con los funcionarios de las cárceles... Nos daban armas con mira telescópica y veías los cuerpos como te estuvieras viendo en el espejo”.

Sa'er consintió que CNN lo grabara mientras los activistas de oposición atendían sus heridas. Comentó que estaba en el interior de un autobús que fue emboscado por desconocidos. Pidió que su identidad sea lo suficientemente guardada como para que el gobierno no pueda reconocerlo, aunque dijo que quería que sus amigos se enteraran que está vivo, y que ya es otra persona.

Por miedo, sus captores mantienen a Sa'er con los ojos vendados. Integrantes de la oposición intentaron intercambiarlo por otros hombres en custodia, y no quieren que él pueda identificarlos en el camino. Es una moneda de cambio.

CNN, por su parte, no pudo confirmar los relatos del hombre, ni tampoco fue posible saber si había sido obligado a contarlos. 

Publicidad

“No puedo quitarte la venda de los ojos porque te tengo miedo”, le dice Mounir, un integrante de la oposición, a Sa'er. “¿Por qué haces esto?, ¿por qué nos matas?”, pregunta Mounir, manteniendo cerca su arma.

Sa'er cuenta a Mounir de cuando dos agentes de la policía capturaron a un hombre. Un superior le puso una pistola en la cabeza a Sa'er y le ordenó matar al prisionero. “Dijo, ‘voy a contar hasta 10’. Levantó la pistola, disparó al aire y la puso otra vez en mi cabeza. Lo asesiné", dice Sa'er.

El gobierno convirtió a él y a otros en monstruos que, de ser necesario, habrían matado a sus propios padres, afirma. Se les prometió dinero y se les dijo que ayudaban a combatir a los terroristas, comenta.

Durante cerca de un año, el gobierno sirio ha mantenido una violenta ofensiva contra manifestantes que buscan derrocar al presidente Bachar al Asad. El gobierno sostiene que sus fuerzas de seguridad pelean contra terroristas.

Naciones Unidas calcula que por lo menos 5,400 personas han sido asesinadas, mientras que un grupo de oposición dice que más de 7,000 personas han muerto.

Cada lado lucha por el futuro de Siria, y con cada muerte, se atrinchera más la situación. Sin embargo, quizá, existe una posibilidad de cambio, o tal vez, sólo un aparente cambio de parecer por un hombre que está detenido en contra su voluntad.

“Estos chicos con los que estoy, solía verlos con una mirada distinta”, dice Sa'er sobre sus captores. “Desde que he estado con ellos, sólo he visto el bien”.

Publicidad
Publicidad