Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Las protestas en Bahrein no detienen la competencia de Fórmula Uno

La prueba de automovilismo en el país árabe se disputó sin problemas por las manifestaciones populares que en 2011 obligaron a su suspensión
dom 22 abril 2012 11:40 AM
Reuters
India-Bahrein-Reuters Reuters

Los días de protestas contra el gobierno no lograron detener el Gran Premio de Bahrein, el cual se celebró este domingo en un contexto de calles cercanas bloqueadas con llantas y basura en llamas.

La convocatoria a grandes manifestaciones por parte de la oposición había provocado temores de que el Gran Premio tuviera que ser cancelado por segundo año consecutivo y que representara una amenaza para las escuderías, trabajadores y aficionados de la Fórmula Uno.

Sin embargo, no hubo señales externas de protesta durante la carrera. Sebastian Vettel, de Red Bull, aseguró la victoria, seguido por Kimi Raikkonen y Romain Grosjean , de Lotus-Renault. El mexicano Sergio Checo Pérez terminó en undécimo lugar.

Los activistas dijeron que la Policía arrestó a un grupo de por lo menos siete mujeres manifestantes dentro del circuito, que sostenían pancartas demandando la liberación de Abdulhadi al-Khawaja, un integrante de la oposición que ha estado en huelga de hambre por más de dos meses.

Un portavoz del gobierno dijo que no podía confirmar esos reportes.

“Ha sido reportado pero no confirmado que dos mujeres fueron detenidas de entre los 50,000 asistentes”, dijo el portavoz del gobierno Abdul-Aziz bin Mubarak Al Khalifa. “Ellas intentaron hacer una escena al final de la carrera, pero no lo lograron”.

Publicidad

La carrera del domingo fue un éxito “enorme”, agregó.

En otro incidente el reportero de televisión Jonathan Miller e integrantes de su equipo del Canal 4 británico fueron detenidos, aunque no hubo una explicación inmediata respecto a las razones.

El canciller británico William Hague escribió en Twitter, mientras era la madrugada del lunes en Bahrein, que estaba “muy preocupado sobre la detención (de los periodistas)”, y que los funcionarios de la embajada estaban buscando acceso consular.

Poco tiempo después, Miller envió un mensaje en  Twitter donde informó que él había sido puesto en libertad con su equipo, aunque luego fueron trasladados hacia el aeropuerto de Bahrein, para ser deportados.

El corresponsal de temas internacionales escribió que la policía "se negó a devolvernos nuestras cámaras y computadoras", y que su conductor y un activista que los acompañaba permanecían detenidos.

"Estamos seguros de que serán liberados pronto", dijo Miller.

Los manifestantes en contra del gobierno habían calificado la carrera como un truco publicitario hecho por los gobernantes para hacer que el país pareciera más unificado.

El Gran Premio de Bahrein fue cancelado el año pasado en dos ocasiones en medio de un levantamiento provocado por tras las revoluciones populares en Egipto y Túnez.

El gobierno dirigido por los sunitas en Bahrein reprimió el levantamiento chiita, aunque la oposición aún exige una reforma política a través de protestas y, en ocasiones, de enfrentamientos con las autoridades.

La Coalición de Jóvenes 14 de Febrero, un grupo de oposición que tomó su nombre del día en que el año pasado comenzó el levantamiento en Bahrein, había instado a los manifestantes a salir durante la carrera de este domingo .

“Pedimos a los rebeldes en los poblados del oeste el intensificar la movilización revolucionaria a niveles más altos y continuar apuntando a la calle que conduce al circuito de Bahrein”, dijo el grupo en su página de Facebook.

Las protestas en las que se quemaron llantas y basura bloquearon la mayoría de los caminos secundarios que conducen a la pista de carreras, aunque la carretera principal permaneció abierta, dijo Mohammed al Maskati, de la Sociedad de Jóvenes de Bahrein por los Derechos Humanos.

También hubo protestas en muchos poblados cercanos, dijo.

El príncipe heredero de Bahrein, Salman bin Hamad Al-Khalifa, había dicho que otra cancelación de la carrera le hubiera hecho el juego a los extremistas, según la agencia de noticias estatal de Bahrein. Y el organismo rector del deporte prometió que el evento se llevaría a cabo, a pesar de las continuas tensiones.

En la víspera de la carrera, en un suburbio de Manama, las fuerzas de seguridad se enfrentaron a miles de manifestantes que intentaban marchar hacia la carretera que lleva al circuito de la Fórmula Uno. Al menos tres personas resultaron heridas durante los enfrentamientos, dijo al Maskati.

La manifestación fue en respuesta a la muerte de un manifestante  cuyo cuerpo fue encontrado la madrugada del sábado en una granja en las afueras de Manama, un día después de que participara en una protesta disuelta por las fuerzas de seguridad, según los grupos de oposición.

Al-Wefaq, principal partido de la oposición en Bahrein, y la Sociedad de Jóvenes de Bahrein identificaron al hombre como Salah Abbas Habib Musa. El Ministerio del Interior de Bahrein confirmó la identidad del hombre de 36 años, y dijo que se está investigando el caso.

La Fórmula Uno es el deporte de motor más popular del mundo, y las carreras tienen una audiencia televisiva de más de 500 millones de personas. La cancelación de la carrera el año pasado costó a Bahrein un aproximado de entre 480 y 800 millones de dólares en inversiones potenciales.

Fred Pleitgen, Salma Abdelaziz, Becky Anderson y Paul Gittings, de CNN, contribuyeron a este reporte

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad