Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Expresidente de Liberia, culpable de avivar el conflicto en Sierra Leona

Charles Taylor financió a rebeldes sierraleoneses que cometieron asesinatos, amputaciones y violaciones, afirmó un tribunal internacional
jue 26 abril 2012 08:35 AM
Charles Taylor es hallado culpable de crimenes de guerra
AFP. Charles Taylor-Sierra Leona Charles Taylor es hallado culpable de crimenes de guerra

Un tribunal internacional sobre crímenes de guerra encontró este jueves al expresidente de Liberia, Charles Taylor, culpable de ayudar a los rebeldes que violaron, asesinaron y mutilaron a civiles en el país vecino de Sierra Leona. La resolución contra el presidente es la primera en su tipo desde los juicios de Nuremberg contra los líderes nazis tras la Segunda Guerra Mundial.

Un panel de tres jueces emitió una decisión unánime de que Taylor, de 64 años, era culpable de los 11 cargos que lo acusan, entre los que se destacan: complicidad con las fuerzas rebeldes en una campaña de terror, violación, esclavitud sexual, reclutar a niños menores de 15 años para fines militares, y la extracción de diamantes para el pago armas de fuego.

El tribunal lo acusó de financiar y dar órdenes al grupo de rebeldes conocido como Frente Unido Revolucionario en la guerra civil de casi una década en Sierra Leona, que dejó casi 50,000 muertos o desaparecidos.

La fiscal Brenda Hollis aseguró que el veredicto forma parte de una rendición de cuentas y "dejó en claro el papel central que Charles Taylor jugó en los horrendos crímenes contra el pueblo de Sierra Leona".

"Esta sentencia afirma que con el liderazgo viene no sólo de poder y autoridad, sino también la responsabilidad y rendición de cuentas", continuó la jurista. "Ninguna persona, no importa cuán poderosa sea, está por encima de la ley".

El expresidente Taylor comenzará a cumplir con su condena el 30 de mayo, dos semanas después de una audiencia para discutir los términos más apropiados para el seguimiento de la sentencia. La pena de muerte está excluida en el derecho penal internacional y Taylor podría cumplir con la resolución en una prisión británica.

Publicidad

El abogado del exmandatario, Courtenay Griffiths, sugirió que el juicio tuvo motivaciones políticas. Afirmó que la condena de su cliente fue "resuelta con una serie de pruebas viciadas y corrompidas", basada en el testimonio de testigos procedentes de Sierra Leona que “fueron comprados” para comparecer ante el tribunal.

Griffiths retrató a Taylor como un líder legítimo que ayudó a los rebeldes en una nación vecina. “El grupo paramilitar debe pagar, no a sí mismo Taylor “, sostuvo el abogado.

"Si tal conducta es considerada ilegal, entonces me gustaría ver qué se considerará ilegal a través de la junta", dijo Griffiths, refiriéndose a los líderes de los Estados Unidos o Gran Bretaña para que paguen el precio por los crímenes cometidos por los grupos secretos que tienen a su merced.

"Pero seamos francos, damas y caballeros", dijo Griffiths, "¿De verdad eso sucede?"

El juez Lussick permaneció atento a lo largo de la lectura de una larga lista de crímenes escalofriantes, Taylor se mantuvo en silencio y expectante.


Navi Pillay, secretaria de la ONU para los derechos humanos señaló que Taylor puede apelar el veredicto, y podría ser anulado. Dicho esto, llamó a su convicción de "sumamente importante", y que envía un mensaje de que incluso los más poderosos no están por encima de la ley.

"Este es, sin duda, un momento histórico en el desarrollo de la justicia internacional", dijo. "Un ex presidente, quien alguna vez ejerció una influencia inmensa en un país vecino, donde decenas de miles de personas fueron asesinadas, mutiladas, violadas, robadas, en repetidas ocasiones desde hace años. Pero Taylor ha sido arrestado, juzgado en un procedimiento internacional justo y completo." Argumentó la secretaria de la ONU.

El exmandatario ha sido una figura central en la política de Liberia durante décadas después de que derrocó al régimen de Samuel Doe en 1989, sumiendo al país en una sangrienta guerra civil que dejó 200.000 muertos en 14 años.

Taylor  fue obligado a dimitir bajo la presión internacional en 2003, vivió en el exilio en Nigeria, donde los guardias fronterizos lo detuvieron en 2006 cuando intentaba cruzar la frontera hacia Chad en medio de la presión internacional.

El juicio en el que procesaron al expresidente de Liberia comenzó en 2007 en el Tribunal Especial para Sierra Leona en La Haya, Holanda. Funcionarios de la ONU y el gobierno de Sierra Leona, establecieron conjuntamente el tribunal para juzgar a los que jugaron el papel más importante en los crímenes.

Los jueces escucharon el testimonio de más de 100 personas en el caso. Entre ellas la supermodelo Naomi Campbell, quien le dijo al tribunal especial que recibió "piedras de aspecto sucio" que supone fueron regalos de Taylor después de una cena ofrecida por el entonces presidente sudafricano Nelson Mandela en 1997. La fiscalía esperó ese testimonio, para procesar a Taylor bajo el cargo de minería ilegal , y la venta de diamantes, en este caso para financiar los rebeldes en varias zonas de conflicto de África.

“Hombres, mujeres y niños valientes han tomado la iniciativa contra Charles Taylor”, aseguró en un comunicado la oficina de la fiscalía. “Han incluido víctimas de amputaciones y violaciones, antiguos niños soldados y personas esclavizadas, robadas y aterrorizadas. Estamos impresionados por su valentía.”

Ishmael Beah, un exniño soldado rebelde en Sierra Leona escribió un libro en el que relata sus experiencias, dijo que el veredicto da a la gente una razón para celebrar el viernes, en su día de la independencia.

Taylor se convierte en el primer ex jefe de Estado desde que el almirante Karl Doenitz, que se convirtió en presidente de Alemania brevemente después del suicidio de Adolf Hitler, para ser condenado por crímenes de guerra o crímenes contra la humanidad por un tribunal internacional.

El ex presidente yugoslavo Slobodan Milosevic fue juzgado por un tribunal internacional, pero murió antes de que se dictara la sentencia.

La Corte Penal Internacional ha acusado a Laurent Gbagbo, el ex presidente de Costa de Marfil, por crímenes contra la humanidad. También tiene una orden contra el presidente sudanés Omar al-Bashir que ha eludido la detención.

Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad