Publicidad
Publicidad

Una abogada de Gambia es la nueva fiscal de la Corte Penal Internacional

Fatou Bensouda, exministra de Justicia de su país, asumió el cargo de fiscal de la corte en reemplazo del argentino Luis Moreno-Ocampo
AFP
Bensouda-CPI-AFP AFP

La Corte Penal Internacional juramentó este viernes a la abogada de Gambia,  Fatou Bensouda, como su nueva fiscal, la primera mujer en asumir el máximo cargo en el tribunal de crímenes de guerra.

Ella reemplaza al argentino Luis Moreno-Ocampo , el primer fiscal que tuvo la corte, y cuyo mandato de nueve años finaliza este mes.

Bensouda se desempeñó como subdirectora de Moreno-Ocampo en la Corte con sede en La Haya, Holanda. Los países miembros que reconocen la competencia del tribunal votaron por ella por unanimidad durante una reunión en diciembre, en las Naciones Unidas.

Su nombramiento llega en medio de fuertes críticas contra el tribunal —que tiene un gran volumen de trabajo de investigaciones sobre África— de que busca la justicia de forma selectiva, centrándose en el continente.

Publicidad

El tribunal tiene actualmente investigaciones en la República Democrática del Congo, la República Centroafricana, Uganda, Kenia, Sudán, Costa de Marfil y Libia.

"Bensouda se hace cargo de una oficina establecida, con una carga de trabajo ya considerable", señaló Human Rights Watch en un comunicado. "La oficina ha abierto investigaciones en siete países y está llevando a cabo exámenes preliminares para determinar si se debe abrir una investigación en al menos otros siete países".

Los críticos han dicho que el tribunal apunta a África y pasa por alto la oportunidad de investigar los abusos cometidos en varias naciones, incluyendo Afganistán e Iraq.

"Su elección es un paso positivo de la Corte Penal Internacional", dijo Ayo Johnson, director del Viewpoint Africa. “La corte necesita a un africano en el papel para justificar por qué está tan centrado en los dictadores africanos. El tribunal debe ser justo y debe ser visto como consistente en cómo se aplica la justicia, y que no solo se centra en África”.

Publicidad

Bensouda ha trabajado en varios otros cargos, incluso como asesora del Tribunal Penal Internacional para Ruanda, que está juzgando a figuras clave en el genocidio de 1994. También se ha desempeñado como ministra de Justicia y fiscal general en Gambia.

Partidarios de la Corte aplaudieron su nombramiento.

" En Siria y otros países devastados por los conflictos en los últimos 10 años, la Corte Penal Internacional ha llegado a simbolizar la última y mejor esperanza para la justicia", dijo Richard Dicker, director internacional de justicia de Human Rights Watch. "Esperamos que el liderazgo de Bensouda ayude a avanzar en los casos, construir puentes con las víctimas y empujar a los países a apoyar su aplicación imparcial de la ley para que el trabajo se haga".

Bensouda está en la lista de este año la revista Time de las 100 personas más influyentes del mundo.

Publicidad

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad