Publicidad
Publicidad

El G-20 "debe hacer lo necesario" para reactivar la economía, dice Obama

La reunión en México de las 20 economías más importantes trae una esperanza a los países con mayores problemas económicos

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, recibió el lunes con beneplácito los resultados de las elecciones en Grecia al tiempo que se preparaba para reunirse con otros líderes del mundo en una cumbre en la que se busca reactivar la aletargada economía mundial.

La cumbre del G-20 en Los Cabos, México, oficialmente se enfocará en las principales causas de la lentitud de la recuperación: la amenaza de un colapso de la moneda europea que afectaría las frágiles economías de la mayoría de los 17 países que usan el euro.

“El mundo está preocupado por la desaceleración del crecimiento”, dijo Obama tras una reunión con el presidente anfitrión, Felipe Calderón , previa al inicio de la cumbre.

Publicidad

"La atención se ha concentrado en Europa. Es el momento, como hemos discutido, de unirnos para hacer lo que sea necesario para estabilizar el sistema financiero mundial, de evitar el proteccionismo, de trabajar lado a lado para hacer crecer a la economía y crear empleos al tiempo que asumimos una postura responsable respecto de nuestras estructuras fiscales a mediano y largo plazo”.

Sin embargo, no se esperaba que se produjeran compromisos concretos durante esta cumbre; el lunes, el presidente de la Unión Europea, José Manuel Barroso, hizo patente que las naciones europeas no habían asistido para ser sermoneadas respecto del camino a seguir.

“La crisis no se originó en Europa… La crisis se originó en Norteamérica”, declaró Barroso.“Gran parte de nuestro sector financiero se contaminó con las, cómo decirlo, prácticas poco ortodoxas de algunos sectores del mercado financiero. Sin embargo, no pretendemos culpar a nuestros socios. Lo que queremos decir es que debemos trabajar juntos cuando tenemos un problema mundial como el que tenemos hoy”. 

Publicidad

El funcionario hizo un llamado a los líderes del G-20 a apoyar las medidas que la Unión Europea está aplicando, tales como los posibles rescates futuros a economías en crisis como Grecia y España.

“Francamente no venimos a recibir lecciones en temas como la democracia o el manejo de la economía porque la Unión Europea es un modelo del que estamos muy orgullosos”, enfatizó. “No somos complacientes con los problemas. Somos extremadamente abiertos. Ojalá que todos nuestros socios fueran tan abiertos respecto de sus problemas”.

Como es costumbre en cualquier cumbre, Obama sostuvo reuniones bilaterales con otros líderes, entre las que destacó su primer encuentro con el presidente ruso Vladimir Putin luego de que éste asumiera un segundo mandato.

Publicidad

En una conferencia de prensa, luego de casi dos horas de reunión, Obama dijo que discutió el conflicto en Siria con el líder ruso y que ambos concordaron en que “se debe ver por el cese de la violencia, es necesario crear un proceso político para evitar la guerra civil”.

Según Obama, él y Putin “se comprometieron a trabajar de la mano de otros actores internacionales incluyendo a las Naciones Unidas” y su enviado especial, el ex secretario de la ONU, Kofi Annan.

Rusia vetó la resolución de la ONU en contra de Siria, impulsada por Estados Unidos y otros aliados; Moscú es acusado de proporcionar asistencia militar al gobierno del presidente sirio Bachar Al Asad.

Publicidad

El gobierno de Obama declaró que los días de Al Asad está contados y que se deberá trabajar en una transición que permita el pueblo sirio elegir a sus líderes. Antes de la cumbre, el consejero adjunto de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Ben Rhodes, dijo a los reporteros que Estados Unidos sigue trabajando para convencer a Rusia de que Al Asad debe entregar el poder .

Putin, por su parte, expresó que tanto él como Obama “pudieron establecer puntos en común respecto de todos esos asuntos”, pero no dio detalles. El presidente ruso agradeció a Estados Unidos por su ayuda para unirse a la Organización de Comercio Mundial en diciembre del 2011.

“Confío en que esto ayudará a desarrollar las relaciones económicas entre nuestros países, a promover la creación de empleos en ambas naciones”, dijo.

Publicidad

Obama aseguró que trabajaría con el Congreso para reforzar el estado comercial de Rusia con Estados Unidos, agregó que ambas naciones estarán en desacuerdo en algunos puntos y deberán “buscar maneras constructivas de manejar cualquier tensión bilateral”.

Horas antes, Obama y Calderón sostuvieron pláticas en las que se habló del anuncio de la incorporación de México a las negociaciones que se llevarán a cabo entre Estados Unidos y ocho países más acerca de la Sociedad Transpacífica, unión económica cuyo fin será estimular el comercio.

Además de Estados Unidos, la sociedad está compuesta por Australia, Brunei, Chile, Malasia, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam.

Publicidad

Un tema principal de la cumbre será la elección legislativa en Grecia, en la que el partido de centro-derecha Nueva Democracia ganó la mayoría de los votos y a la que se le pidió formar un gobierno de coalición.

El voto fue considerado como un referéndum griego por la permanencia en la zona euro; la estrecha victoria de Nueva Democracia sobre Syriza, partido de izquierda que se opone a las condiciones que incluyan un rescate internacional para el país, tranquilizó en un principio a los mercados mundiales, inquietos por la posibilidad del colapso de la moneda europea.

El lunes, tras sus pláticas con Calderón, Obama se mostró optimista de que el nuevo gobierno griego se mantendrá comprometido con la solución que mantendrá al país dentro de la unión monetaria europea.

Publicidad

“Creo que la elección de ayer en Grecia indica la posibilidad de que no solo formen un gobierno, sino que trabajen constructivamente con sus socios internacionales para poder seguir en el camino de las reformas y hacerlo de tal forma que den al pueblo griego la posibilidad de tener éxito y prosperar”, declaró Obama ante los reporteros.

Uno de los grandes temores previo a la cumbre era una espinosa elección en Grecia que tuviera como consecuencia la salida del país de la eurozona; aunque ese temor parece estar superado por ahora, Estados Unidos aún espera que los líderes europeos diseñen un plan para contrarrestar los efectos de la afligida economía griega.

“Esperamos que en Los Cabos podamos escuchar más sobre este tema, que demuestren que están comprometidos con el desarrollo de la zona euro, de tal suerte que se fortalezca a la unión monetaria a través de una unión más bancaria, más fiscal, más política”, dijo Lael Brainard, subsecretario del Departamento del Tesoro de Estados Unidos para Asuntos Internacionales en una conferencia de prensa días antes del inicio de la cumbre.

Publicidad

Mike Froman, consejero adjunto sobre economía nacional de Obama declaró en dicha conferencia de prensa que “esta no es una reunión en la que esperamos que los europeos tomen decisiones respecto de Europa”.

Por la tarde, Obama se reunirá con la canciller alemana, Angela Merkel, y el martes con el presidente de China, Hu Jintao.

Obama y Hu discutirán el papel de China en las pláticas sobre el programa nuclear de Irán y la intervención del país asiático en la estimulación del crecimiento. El G-20 está conformado por Estados Unidos, la Unión Europea, Alemania, Gran Bretaña, Francia, Italia, Japón, Rusia, China, Canadá, Argentina, Corea del Sur, Sudáfrica, México, Brasil, India, Indonesia, Arabia Saudita Turquía y Australia.

Publicidad

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad