Publicidad
Publicidad

Los rebeldes atacan con explosivos un edificio del Estado Mayor de Siria

Por segundo día consecutivo, este miércoles los combatientes en contra del régimen de al Asad atacaron una instalación militar

Con explosiones y disparos, los rebeldes atacaron este miércoles, por segundo día consecutivo, un edificio militar en Damasco, la capital de Siria.

El gobierno indicó que se lleva a cabo una lucha para "limpiar" a los terroristas del edificio —la oficina del Estado Mayor— y que los funcionarios militares están bien. 

Sin embargo, la televisora estatal de Irán Press TV, reportó que uno de sus corresponsales murió por disparos, mientras que uno de sus directores resultó herido. No está claro si la cadena tiene oficinas en el edificio o si sus periodistas cubrían la historia.

Desde noviembre de 2011, al menos 21 periodistas que reportan la guerra en Siria han muerto, lo que convierte a este país en el más peligroso para ejercer dicha profesión, según el Comité de Protección de Periodistas. 

Publicidad

El Ejército Libre de Siria, un prominente grupo armado que lucha contra las fuerzas del gobierno, se atribuyó el ataque.

Un día antes, un ataque doble afectó un edificio escolar en Damasco utilizado por la inteligencia siria. El nuevo año escolar no ha iniciado.

Los ataques a las instalaciones militares en la capital muestran la resistencia de las fuerzas rebeldes, que a pesar de la brutal ofensiva del gobierno no ha mostrado signos de retraerse.

El gobierno ha culpado a "terroristas" por estos incidentes, un término que constantemente utiliza para describir a los combatientes en contra del régimen.

Publicidad

Al menos 117 personas murieron en los ataques de este miércoles. 

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, un grupo opositor, informó este miércoles que la cifra de muertos por el conflicto que inició en 2011 es de más de 30,000.

 

Dicho número incluye 21,534 civiles, 7,322 integrantes de las fuerzas armadas, y 1,168 desertores que se unieron a los rebeldes, según el grupo.

Publicidad

Esta semana, el presidente iraní  Mahmoud Ahmadinejad  dijo Piers Morgan, de CNN, que la crisis en Siria debe ser resuelta sin injerencia externa.

Diplomáticos árabes y occidentales  apoyan un proyecto de resolución del Consejo de Seguridad  de la ONU para pedir la dimisión del presidente sirio, Bachar al Asad, aunque Rusia y China lo consideran intrusivo. 

El Consejo analiza una propuesta de Marruecos para llamar a al Asad a transferir el poder a su vicepresidente. Al igual que en el caso de iniciativas anteriores, al parecer China y Rusia la vetarán. 

La resolución apoya la "plena aplicación" de un informe de la Liga Árabe que pide a Siria formar un gobierno de unidad dentro de dos meses, pero se abstiene de apoyar la intervención militar o sanciones económicas.

Publicidad

Faith Karimi contribuyó a este informe

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad