Publicidad
Publicidad

La reforma inmigratoria entra a debate en una comisión del Senado de EU

La Comisión Judicial inició el análisis formal de la iniciativa bipartidista que definirá la situación de 11 millones de inmigrantes

El análisis formal de la reforma inmigratoria en Estados Unidos inició este jueves en la Comisión Judicial del Senado con el rechazo de una de las enmiendas más polémicas de la iniciativa. 

Se trata de la primera votación de la propuesta bipartidista que integra más de 300 enmiendas. 

El republicano Chuck Grassley, uno de los miembros de más alto perfil en el panel, 'detonó' la discusión con el tema de la seguridad fronteriza. La reforma bloquearía por seis meses la legalización de cualquier residente indocumentado hasta que el gobierno estableciera un control "efectivo" en toda la frontera con México.

Pero la propuesta de Grassley no tuvo éxito, pues 12 de los 18 miembros del panel votaron en contra. Los senadores Lindsey Graham y Jeff Flake —dos de los republicanos que forman parte del bipartidista Grupo de los Ocho que creó la iniciativa— se unió al comité demócrata opositor a la medida.

Publicidad

Los cuatro demócratas y los cuatro republicanos que idearon esta reforma han llamado a oponerse a cualquier cambio sustancial en el documento.

Hasta ahora, los miembros de la Comisión han votado 17 enmiendas, de las cuales avalaron 15 que implican cambios relativamente menores.

Leer: El apartado sobre gays augura división política en la reforma inmigratoria  

Entre otras cosas, los legisladores aprobaron un punto impulsado por Patrick Leahy y John Cornyn que excluye una cuota para cruzar la frontera.

Publicidad

La enmienda, que según sus defensores es necesaria para proteger el comercio, fue propuesta en respuesta a una petición del Departamento de Seguridad Interior para examinar posibles cargos de admisión a peateones y pasajeros en vehículos que entran tanto de Canadá como de México.

En general, la iniciativa bipartidista crearía un camino de 13 años hacia la ciudadanía para la mayoría de los inmigrantes indocumentados, reforzaría la seguridad en la frontera y transformaría drásticamente las políticas laborales en el campo estadounidense.

Si se aprueba, este plan constituiría el primer gran cambio en la política inmigratoria del país desde 1986.

OPINIÓN: Obama y sus problemas para que se aprueben reformas en EU

Publicidad

Quienes lo proponen señala que el cambio es necesario para resolver permanentemente y de manera justa el estatus de casi 11 millones de residentes indocumentados en Estados Unidos. Sus detractores insisten en que implica una amnistía para quienes rompieron las leyes de inmigración del país. 

Este miércoles por la noche, antes de que iniciara la discusión, el vicepresidente Joe Biden dijo que quiere que el Congreso apruebe la reforma inmigratoria en los próximos meses. 

"Como decía mi abuelo, con la gracia de Dios y la buena voluntad de los vecinos, el Congreso tendrá la sabiduría para aprobar la iniciativa de inmigración bipartidista a finales del verano. Deben, y soy optimista”, señaló en una cena en Washington.

"Mi optimismo no está basado en una noción falsa", agregó. "Se basa en la creencia firme y absoluta de que el corazón de Estados Unidos ha cambiado".

Publicidad

Aunque incluye la mayor parte de las propuestas de la reforma fallida de 2007, esta nueva iniciativa es vista como un retroceso entre algunos miembros de la derecha.

La Fundación Heritage, de derecha, difundió un reporte esta semana en el cual indica que los cambios implicarían un costo de 6 billones 3,000 millones de dólares en los próximos 50 años, por lo que llamó al Congreso a aprobarla en secciones.

El republicano Marco Rubio , quien forma parte del Grupo de los Ocho, criticó el reporte al decir que no lo consideraba "legítimo". 

Los republicanos parecen estar más abiertos a la reforma de lo que estaban en 2007 luego de que su candidato a la presidencia perdió las elecciones pasadas.

Publicidad

Republicanos de alto perfil han dicho que necesitan hacer de la inmigración un tema prioritario dada la baja preferencia que los latinos tienen por los candidatos de dicho partido. Mitt Romney solo obtuvo 27% de los votos de los latinos en las elecciones de noviembre del 2012, de acuerdo con encuestas de salida de CNN.

Más de una docena de líderes conservadores firmaron un comunicado conjunto dado a conocer este jueves en el que piden apoyo a la reforma de inmigración y llaman al proyecto de ley del Senado un “punto de partida importante”.

Con información de Alan Silverleib y Ashley Killough

Publicidad
NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad