Publicidad
Publicidad

Terremoto en Filipinas mató a 175 personas

Decenas de personas murieron y al menos 181 resultaron heridas tras el terremoto de 7.1 grados que afectó el centro del país

El número de muertos del terremoto de magnitud 7.1 grados que se registró en Filipinas el martes ascendió a 175 este sábado, informaron las autoridades.

El terremoto masivo también destruyó más de 8,600 hogares, de acuerdo al Consejo Nacional de Administración y Reducción del Riesgo de Desastre en la ciudad de Quezon.

La mayor parte de los decesos ocurrieron en la provincia de Bohol.

El consejo informó que 17 personas continúan desaparecidas este sábado.

El terremoto tuvo su epicentro a 619 kilómetros al sureste de Manila, cerca Catigbian, y su profundidad fue de 20 kilómetros, de acuerdo con un reporte del Servicio Geológico de EU.

Los reportes indican que la mayoría de las personas que murieron fueron alcanzadas por la caída de escombros. Hasta el momento, casi 2.9 millones de personas de 560,000 familias han sido afectadas.

Publicidad

Testigos mencionaron que el terremoto derrumbó una serie de edificios y llevó a que la gente saliera a las calles para correr atemorizada.

"En este momento estamos en la calle porque no es seguro estar dentro", dijo Maryann Zamora, una especialista de comunicaciones en la fundación de caridad World Vision. "Díganle a todos que oren por nosotros", agregó mientras sentía una de muchas réplicas del temblor.

Zamora dijo que vio vidrio y concreto en las calles de Cebu City, ubicada a unos 60 kilómetros al norte del epicentro.

La mayoría de las personas que murieron sufrieron la caída de escombros, informó la Agencia de Noticias de Filipinas.

El martes se festejó a nivel nacional el inicio del festival musulmán de Eid ul Adha. 

El sismo no generó una alerta generalizada de tsunami, según el Centro de Alerta de Tsunamis del Pacífico. Sin embargo, terremotos tan fuertes como este podrían causar tsunamis a menos de 100 kilómetros del epicentro.

Publicidad

Robert Michael Poole, un turista, dijo que viajaba en bicicleta en Bohol cuando ocurrió el terremoto y el camino se agrietó justo en frente de él.

"Fue muy fuerte", dijo Poole. "Yo vivo en Tokio. Estoy acostumbrado a los terremotos. Pero éste se sintió muy fuerte. Esto sorprendió a mucha gente aquí". 

Poole dijo que él fue capaz de moverse y documentar algunos de los daños, incluida la destrucción de una iglesia gigante.

"Por suerte que aquí era un día de fiesta y ocurrió en un momento en que no había nadie en la iglesia", dijo Poole.

Joseph Netto y Tim Schwarz contribuyeron con este reporte

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad