Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Mango, coco y papaya ayudan a mitigar el hambre en Venezuela

Ante la escasez de alimentos, tanto jóvenes como viejos aprovechan la fruta de los árboles que crecen en el país sudamericano.
Desde niños hasta padres de familia, la gente en Venezuela lanza piedras a los árboles para comer esta fruta.
Mangos La gente lanza piedras a los árboles o usa grandes palos para hacerse de la fruta. (Foto: CARLOS GARCIA RAWLINS/REUTERS)

La temporada de mangos en Venezuela está proporcionando algo de alivio tras el empeoramiento de la escasez de alimentos que ha obligado a los pobres a saltarse las comidas y precipitado una serie de recientes saqueos.

Frente a las enormes colas para comprar alimentos cada vez más escasos, más y más personas están recurriendo a los exuberantes árboles de mango, coco y papaya que se yerguen a lo largo del país petrolero.

Antes era usual ver a niños arrojando piedras para derribar jugosos mangos, pero ahora se les unieron los trabajadores durante sus horas de almuerzo, mientras los padres de familia construyen largos palos para alcanzar los frutos más alejados.

"A veces, cuando no hay nada en la nevera, bajo dos mangos", dijo Juany Iznaga, una adolescente de 13 años cuya familia se salta algunas comidas desde que su madre perdió su trabajo en una alcaldía de La Fría, una pequeña ciudad a pocos kilómetros de Colombia. "El mango ayuda un poquito, le llena a uno".

Alrededor de la nación de 30 millones de habitantes afectada por la crisis, la gente está consumiendo más carbohidratos y menos proteínas. Muchos dicen que no pueden permitirse tres comidas al día.

Lee: Venezolanos gritan "queremos comida" en protesta cerca del palacio presidencial

Publicidad

Por ello, la temporada de mangos está siendo recibida como nunca antes.

"Ahorita no se puede botar nada, ni la concha (cáscara)", confesó Iris García, ama de casa de 58 años, cuyo hijo recoge mangos en la península de Paraguaná, frente a la isla de Aruba.

'Es lo que tenemos'

A medida que la recesión reduce el empleo y la inflación aplasta el poder adquisitivo, las esquinas se llenan con vendedores informales de frutas recién cortadas.

Josué Moreno dejó su trabajo hace cuatro meses en una planta embotelladora de agua donde ganaba siete dólares mensuales al tipo de cambio del mercado negro, y ahora vende cocos, cobijado por la sombra de los árboles en una concurrida calle de La Fría.

Lee: La escasez de productos básicos aumenta en Venezuela

"Este trabajo es más fácil", discurrió Moreno, de 19 años, mientras cortaba la fruta con un enorme cuchillo para dársela a un sediento cliente. "El coco se da solo, no tienes que estar encima de él".

Aún así, las frutas tropicales no son sustitutos de una dieta adecuada, y las protestas se están extendiendo a medida que los camiones repartidores desaparecen de la vista.

Durante dos días, Adrián Vega ha estado comiendo galletas con mango del árbol de su patio trasero en el selvático estado de Bolívar.

"Por lo visto, seguiré comiendo mango por varios días más porque es lo que tenemos", se lamentó el estudiante de 23 años.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad