Publicidad
Publicidad

Masacre de Texas revive polémica entre Apple y el FBI

La empresa fabricante del iPhone dice que atenderá las peticiones del FBI, pero no aclaró si ayudará a desboquear el smartphone del atacante.
Antecedente
Antecedente La agencia de inteligencia de EU busca entrar a la información contenida en el teléfono del atacante de Texas, lo que consiguió el año pasado con el terrorista de San Bernardino. (Foto: domoyega/Getty Images/iStockphoto)

Apple informó que ayudará al FBI con las investigaciones sobre la matanza de la iglesia de Texas y el teléfono del atacante, Devin Patrick Kelley, quien asesinó a más de 20 personas en el templo, el pasado domingo.

En un comunicado, la compañía dijo sentirse conmocionada por la masacre y aseguró que atenderán de manera “ágil” cualquier solicitud por parte de la agencia de investigaciones, la cual el martes informó que estaba tratando de acceder al teléfono del atacante.

"Nuestro equipo se comunicó de inmediato con el FBI después de enterarnos en su conferencia de prensa el martes que los investigadores estaban tratando de acceder a un teléfono móvil. Ofrecimos ayuda y dijimos que agilizaríamos nuestra respuesta a cualquier proceso legal que nos envíen ", señaló la declaración de Apple, según CNN.

Lee: Los sobrevivientes del tiroteo en Texas relatan cómo fue el terror

"Trabajamos con la policía todos los días. Ofrecemos capacitación a miles de agentes para que entiendan nuestros dispositivos y cómo pueden solicitar información rápidamente a Apple ", agregó.

La solicitud de información del FBI puede levantar de nueva cuenta la polémica sobre la privacidad digital de los usuarios del smartphone fabricado por la compañía dirigida por Tim Cook.

Publicidad

En marzo de 2016, el FBI descubrió una manera de hackear el iPhone de Syed Farook , el hombre que en 2015 mató a 14 personas en San Bernardino, California, y por quien Apple se enfrentó en una lucha legal con la agencia por el desbloqueo de su teléfono móvil como parte de las investigaciones sobre la masacre.

La compañía aseguró que, de cumplir con la demanda de la agencia de inteligencia, haría que todos tengan menos seguridad y alentaría la instauración de un “estado policial”.

OPINIÓN: Por qué a los estadounidenses les importa un comino los tiroteos

Craig Federighi, vicepresidente de ingeniería de software para la compañía con sede en Cupertino dijo en una carta dirigida al Washington Post el 8 de marzo de 2016 que le parecía decepcionante que las “agencias gubernamentales nos presionen para regresar a tecnologías y tiempos menos seguros”.

Hasta el momento no se ha informado si la compañía ayudará al FBI con el desbloqueo del teléfono de Kelley o si la agencia intentará conseguirlo a través de vías jurídicas.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad