Publicidad
Publicidad

La ciudad donde la venta de esclavos no pasa de moda

Aprovechando el flujo de los migrantes africanos que intentan llegar a Europa, traficantes de personas han tejido una red de comercio humano en una ciudad cercana a la capital de Libia.

"800", grita el subastador. "900 ... 1,000 ... 1,100 ..." Vendido. Por 1,200 dinares libios, el equivalente a 800 dólares estadounidenses.

No es un automóvil usado, un pedazo de tierra o un mueble. No es "mercancía" en absoluto, sino dos seres humanos.

Uno de los hombres no identificados que se venden en el video grabado con un teléfono celular es nigeriano. Parece tener veintitantos años y lleva una camisa pálida y pantalones de chándal.

Fue ofrecido a la venta como parte de un grupo de "niños grandes y fuertes para el trabajo agrícola", según el subastador, que permanece fuera de cámara. Solo su mano, descansando de forma propietaria en el hombro del hombre, es visible en el breve clip.

Publicidad

Después de ver las imágenes de esta subasta de esclavos, CNN trabajó para verificar su autenticidad y viajó a Libia para investigar más a fondo.

Lee: El Ejército de Zimbabue toma el poder del país africano

Llevando cámaras ocultas a una propiedad en las afueras de la capital, Trípoli, el mes pasado, asistieron una docena de personas que se "metieron debajo del martillo" por espacio de seis o siete minutos.

"¿Alguien necesita una excavadora? Esta es una excavadora, un hombre fuerte que cavará", dice el vendedor, vestido con ropa de camuflaje. "¿Qué es lo que ofrezco, qué es lo que ofrezco?".

Publicidad

Los compradores levantan la mano a medida que el precio sube, "500, 550, 600, 650 ..." En cuestión de minutos todo termina y los hombres, absolutamente resignados a su destino, están siendo entregados a sus nuevos "maestros".

Después de la subasta, conocimos a dos de los hombres que habían sido vendidos.

Estaban tan traumatizados por lo que habían pasado que no podían hablar, y tan asustados que sospechaban de todos.

Represión contra los contrabandistas

Publicidad

Cada año, decenas de miles de personas cruzan las fronteras de Libia. Son refugiados que huyen de conflictos o inmigrantes económicos en busca de mejores oportunidades en Europa.

La mayoría ha vendido todo lo que posee para financiar el viaje a través de Libia a la costa y la puerta de entrada al Mediterráneo.

Pero una reciente represión por parte de la guardia costera libia hace que haya menos barcos zarpados, dejando a los contrabandistas con un atraso de posibles pasajeros en sus manos.

Entonces los contrabandistas se convierten en dueños, los migrantes y los refugiados se convierten en esclavos.

Publicidad

La evidencia filmada por CNN fue entregada a las autoridades libias, que han prometido iniciar una investigación.

El primer teniente Naser Hazam, de la Agencia de Inmigración Anti-Ilegal del gobierno en Trípoli, dijo que aunque no había sido testigo de una subasta de esclavos, reconoció que las bandas organizadas están operando redes de contrabando en el país.

Lee: EU dejará de proteger a inmigrantes contra la deportación

"Llenan un barco con 100 personas", dice Hazam. "(Al contrabandista) no le importa mientras reciba el dinero, y el migrante puede llegar a Europa o morir en el mar".

Publicidad

"La situación es grave", dijo Mohammed Abdiker, director de operaciones y emergencias de la Organización Internacional para las Migraciones, en un comunicado luego de regresar de Trípoli en abril. "Algunos informes son realmente espeluznantes y los últimos informes de 'mercados de esclavos' para migrantes se pueden agregar a una larga lista de atropellos".

Las subastas tienen lugar en una ciudad aparentemente normal en Libia llena de gente que lleva vidas regulares. Los niños juegan en la calle; la gente va a trabajar, habla con amigos y prepara cenas para sus familias.

Pero dentro de las subastas de esclavos es como si hubiéramos retrocedido en el tiempo. Lo único que falta son los grilletes alrededor de las muñecas y tobillos de los migrantes.

Deportación 'de vuelta al punto de partida'

Publicidad

Anes Alazabi es supervisora en un centro de detención en Trípoli para inmigrantes que serán deportados. Él dice que escuchó "muchas historias" sobre el abuso llevado a cabo por los contrabandistas.

"Estoy sufriendo por ellos. Lo que he visto aquí a diario, créanme, me hace sentir dolor por ellos", dice. "Todos los días puedo escuchar una nueva historia de personas. Debes escucharlas a todas. Tienen derecho a expresar sus voces".

Uno de los inmigrantes detenidos, un joven llamado Victory, dice que fue vendido en una subasta de esclavos. Cansado de la corrupción desenfrenada en el Edo en Nigeria, el joven de 21 años huyó de su hogar y pasó un año y cuatro meses, y los ahorros de toda su vida, tratando de llegar a Europa.

Lee: Nicaragüenses pierden protección contra la deportación en EU

Publicidad

Logró llegar hasta Libia, donde dice que él y otros posibles migrantes fueron mantenidos en sombrías condiciones de vida, privados de comida y maltratados por sus captores.

"Si miras a la mayoría de la gente aquí, si revisas tus cuerpos, ves las marcas. Son golpeados, mutilados", dice.

Cuando se agotaron sus fondos, Victory fue vendido como jornalero por sus contrabandistas, quienes le dijeron que las ganancias obtenidas de las transacciones servirían para reducir su deuda. Pero después de semanas de verse obligado a trabajar, a Victory le dijeron que el dinero para el que había sido comprado no era suficiente. Fue devuelto a sus contrabandistas, solo para ser revendido varias veces más.

"Me gasté un millón más (naira nigeriana, o 2,780)", dice desde el centro de detención, donde espera que lo envíen de vuelta a Nigeria. "Mi madre incluso fue a un par de aldeas, pidiendo prestado dinero de diferentes correos para salvar mi vida".

Publicidad

A medida que la ruta por el norte de África se vuelve cada vez más difícil, muchos migrantes han renunciado a sus sueños de llegar a las costas europeas. Este año, más de 8,800 personas han optado por regresar voluntariamente a sus hogares en vuelos de repatriación organizados por la OIM .

El abuso de migrantes en Libia es una mancha en la conciencia del mundo. Mientras que muchos de sus amigos de Nigeria han llegado a Europa, Victory se resigna a regresar a casa con las manos vacías.

"No pude hacerlo, pero agradezco a Dios por la vida de aquellos que lo hacen", dice.

"No estoy feliz", agrega. "Retrocedo y empiezo desde el principio. Es muy doloroso, muy doloroso".

Publicidad
NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad